Uncategorized

En medio de pandemia gobierno amaga con abrir franquicias de comidas rápidas

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. En las últimas horas, el gobierno hondureño a través del Secretario de Seguridad, Julián Pacheco, ha anunciado sobre una posible apertura de los establecimientos de comidas rápidas.

Aunque el funcionario no especificó con claridad los criterios de evaluación sanitaria para proceder a reabrir las franquicias, esbozó un ligero argumento: “no tenemos más opciones, si apretamos la economía vamos a sitiar y habrá hambruna”.

Lea también: Fiscalía levanta perfil, ahora investiga robo de medicamentos en IHSS de San Pedro Sula

Según Pacheco, en caso de abrir los establecimientos de comidas rápidas, estos funcionarían mediante entregas a domicilio.

Las declaraciones de las autoridades llegan en un momento en que, ante la inactividad mercantil, las franquicias se han interesado por una labor “altruista” selectiva.

Justamente, previo al anuncio de las autoridades sobre una posible reapertura, a través de redes sociales circulaban imágenes del personal de los restaurantes de comidas rápidas pertenecientes al Grupo INTUR, asistiendo con alimentos a los funcionarios policiales y militares. 

Anteriormente también han sido noticia, precisamente cuando el gobierno hondureño mediante Decreto Ejecutivo PCM-005-2020 suspendió las labores en el sector público y privado, trascendieron denuncias sobre la suspensión de contratos de trabajo hasta por cuatro meses sin goce de salario entre el grupo de franquicias que ahora el gobierno ha insinuado que reabrirá.

En un panorama en que el Sistema Nacional de Prevención de Riesgo (Sinager), hasta este jueves 16 de abril, Honduras registra un total de 442 casos confirmados, los médicos especialistas de las principales ciudades como Tegucigalpa y San Pedro Sula, epicentros de la pandemia, han insistido en no suspender las medidas de confinamiento.

Con la apertura de las franquicias de comida sería el segundo sector en reactivarse ya que en las últimas horas el gobierno anunció el funcionamiento de las ferreterías. 

Mientras los dueños de las franquicias de comidas rápidas se preparan para abrir sus negocios, el propietario de Power Chicken, Roberto Contreras, anunciaba en la últimas horas que se veía en la penosa necesidad de suspender a parte de sus trabajadores, porque su empresa estaba en bancarrota como consecuencia de las medidas adoptadas por el gobierno para evitar la propagación del coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.