Actualidad|Noticias Destacadas

El desfile de Libre y las «Fiestas Cívicas Refundacionales»

El desfile de Libre

La movilización fue concurrida y contó con la participación de los colectivos de Libre y algunos sindicatos y políticos en el poder

Compartir

Texto y Fotos: Jorge Burgos

Tegucigalpa.- Este 15 de septiembre la capital de Honduras tuvo dos movilizaciones: una en la que desfilaron los colegios de segunda enseñanza, la policía y los militares, conmemorando los 201 años de independencia del reinado de España y otra de los simpatizantes del Partido Libertad y Refundación (Libre), los sindicatos y algunos diputados y funcionarios públicos que propugnan por la refundación prometida por la presidenta Xiomara Castro en su campaña proselitista de 2021.

En años anteriores, después del golpe de Estado del 28 de junio de 2009 contra Manuel Zelaya Rosales, el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), una plataforma social conformada tras la ruptura constitucional, comenzó a desarrollar una movilización paralela a la convocada por el gobierno a través del Comité Cívico Interinstitucional.

Esa movilización paralela siempre resultaba reprimida por gases lacrimógenos y golpes de los policías y militares que obedecían al presidente Juan Orlando Hernández, hoy extraditado a Estados Unidos por actividades de narcotráfico.

La movilización fue multitudinaria y llena de colorido, música, palillonas y consignas alusivas a la refundación y a la lucha antiimperialista que abanderan las bases del partido oficialista, pero, que al parecer  para el gobierno de Castro  no es determinante, pues sus funcionarios reciben constantemente a los enviados de Joe Biden en una relación de sometimiento que comenzó con la venida de Kamala Harris a la toma de posesión de la presidenta, el pasado 27 de enero.

A continuación, la movilización en gráficas:

 La movilización comenzó alrededor de las ocho de la mañana desde el final del bulevar Morazán hasta el Estadio Nacional José de la Paz Herrera «Chelato» Uclés

Las banderas azul turquesa volvieron a flamear en Honduras después de una reforma que se hizo durante el último año de la dictadura del nacionalista Tiburcio Carías Andino, en 1949, quien cambió el color original del pabellón nacional.

Según apuntes históricos, fue en febrero de 1866, durante el Gobierno que presidió José María Medina, cuando se decretó la creación de la bandera nacional con dos franjas azules y una blanca en el centro, con cinco estrellas azules, representando a los cinco países de la Federación Centroamericana: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua.

El sacerdote de las letanías de la resistencia no podía faltar en esta movilización por la «refundación de Honduras».

La lucha contra las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) estuvo presente con el comisionado presidencial Fernando García. Aunque el Congreso Nacional derogó la ley orgánica de este régimen territorial, los proyectos que se ejecutaron continúan su desarrollo, lesionando la soberanía nacional.

La discapacidad no fue problema para no ser parte de la movilización. Este hombre, integrante del poder popular participó en la movilización ayudado por sus familiares.

Diferentes movimientos sociales de izquierda se hicieron presentes a la movilización. La Federación Socialista de Honduras nace para educar políticamente a las bases del Partido Libertad y Refundación (Libre), explico Óscar Canaca.(al centro)

Los famosos y controversiales motorizados de Libre estuvieron presentes con sus motocicletas y portando la bandera nacional y la bandera de su instituto político.

El coordinador general del Partido Libertad y Refundación (Libre) y asesor presidencial, Manuel Zelaya Rosales, apareció en medio de la movilización, manejando un vehículo Jeep descapotable, acompañado de su hija Xiomara Hortensia Zelaya, actual diputada al Congreso Nacional, donde hasta la fecha no se le conoce la voz porque no discute ni presenta proyectos de ley.

Pese a la fuerte oposición de las iglesias católica y evangélica, la comunidad LGTBIQ+ también participó en la movilización con sus palillonas, pomponeras y cuadro de danzas folclóricas. 

Diferente al pasado reciente en que su presencia era repudiada por los hondureños que protestaban durante las festividades de independencia, la policía en esta oportunidad no lanzó bombas lacrimógena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.