Defensores de derechos humanos de Honduras en la línea de la muerte

 

Los defensores de derechos humanos se sienten indefensos en Honduras.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. – Defender los derechos humanos en Honduras es sinónimo de retar a la muerte o por lo menos ser objeto de ataques y criminalización por parte del mismo Estado.

Durante el año 2019 al menos 30 defensores de derechos humanos han sido asesinados, la mayoría en conflictos por el desarrollo de proyectos extractivistas, seguidos de periodistas y comunicadores sociales, según reportes de organizaciones que trabajan en la defensa de los derechos humanos.

La defensora de derechos humanos y directora de la organización no gubernamental Asociación para una Ciudadanía Participativa (ACI Participa), Hedme Castro, dijo que actualmente en Honduras hay una crisis para la defensa de los derechos humanos. Castro ilustró que varias de las víctimas han sido objeto de la aplicación de medidas por parte del Mecanismo de Protección para las y los Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia.

derechos humanos de Honduras
Hedme Castro, directora de ACI Participa

La organización que dirige Castro realizó recientemente un estudio sobre el papel del Mecanismo y encontró varias irregularidades, inconsistencias y el rechazo por parte de los beneficiarios de medidas por parte de la instancia que fue creada en el año 2015.

Noticia Relacionada: Mecanismo de Protección otorga vehículos blindados a personas que no son defensoras: ACI Participa

En la década de los años 80 Honduras vivió una etapa oscura y de sistemáticas violaciones a los derechos humanos. Las víctimas eran en su mayoría estudiantes universitarios y dirigentes sindicales y obreros que se oponían a la invasión estadounidense que promovía y financiaba la contra nicaragüense.

A juicio de la directora de ACI Participa las violaciones de derechos humanos en Honduras supera lo que ocurrió en los años 80, porque el número de asesinatos y criminalizados es mayor y no existe una institución estatal que resuelva la problemática.

Ante los constantes crímenes, el gobierno de Honduras creó en el año 2015 el Mecanismo de Protección para las y los Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia y posteriormente en el 2018 la Fiscalía Especial para la Protección de Defensores de Derechos Humanos, Periodista, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia.

Para el defensor de derechos de la niñez, Jaime Flores, la creación del Mecanismo exhibe al gobierno como violador de derechos humanos, porque en un gobierno donde se defiende la vida y los derechos de las personas no debería existir una instancia de esa índole, dado que un Estado de derecho todas las personas son iguales y todas las personas tienen derecho y acceso a la justicia.

“Este Mecanismo solo es para lavarle la cara al gobierno ante los organismos internacionales que presionan, igual que la Secretaría de Derechos Humanos, que no está cumpliendo con su función, solo exhiben la violación de derechos humanos que existe en el país”, dijo Flores.

derechos humanos de Honduras
Jaime Flores, coordinador del Observatorio de la Niñez de Casa Alianza.

Para Flores, quien labora en Casa Alianza, la situación de los defensores de derechos humanos se complicó a partir del golpe de Estado del año 2009 y así lo deja ver la cantidad de asesinatos y atentados contra los defensores de los derechos humanos y de hondureños que se encuentran en el exilio por defender derechos humanos y colectivos en sus comunidades.

Flores apuntó que las agresiones vienen del gobierno a través de las fuerzas de seguridad del Estado y del paramilitarismo. Coincidió además que la situación está peor que en los años 80 desde que “tenemos una dictadura que ha violado el estado de derecho y que ha irrespetado la institucionalidad”.

Por su parte la periodista investigadora, Wendy Funes, concluyó con base a un análisis que los siete periodistas que han sido asesinados en el año 2019 murieron en la misma ruta donde se supone está operando la narcopolítica en Honduras y donde se supone trabajaba el narcotraficante, Juan Antonio Hernández, hermano del gobernante Juan Hernández y excongresista hondureño.

Los periodistas asesinados en el 2019 pertenecen al sector de la Mosquitia, norte de Copán y zona sur de Honduras.

Funes, quien es directora del sitio Reporteros de Investigación, manifestó que hay que tener en cuenta el entorno de violencia, para entender cómo se ejerce el periodismo en Honduras, sobre todo cuando hay más de 80 periodistas y comunicadores sociales asesinados a partir del año 2003.

derechos humanos de Honduras
En un estado gobernado por la criminalidad, la periodista Wendy Funes, considera necesario la visibilización de los crímenes contra periodistas como una medida de protección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.