Daños humanos, estructurales y productivos incalculables deja Eta en Honduras

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn  

Foto: redes sociales Olancho

Teucigalpa, Honduras.- Con la claridad de la mañana asoma el rostro de una crisis humanitaria inimaginable en Honduras, como si no bastaran el Covid-19 y la opacidad de gestión pública en el manejo de la pandemia, hoy la tormenta Eta asoma una tragedia aún más terrible y dolorosa que la del imborrable huracán Mitch, mientras las autoridades anuncian operaciones de rescate de emergencia.

El Servicio Meteorológico Nacional en una rueda de prensa con el gobernante Juan Hernández, el jefe castrense, el titular de la policía nacional y la Comisión Permanente de Contingencias, (COPECO), anunciaron operaciones de rescate en lancha y helicóptero, especialmente en el norte del país, en las próximas dos horas.

La milicia trabaja en el valle de Sula, la zona Atlántica y piden colaboración ciudadana para las evacuaciones. En este momento se hacen extracciones aéreas. La policía confirmó labores de apoyo en todo el país.

Los Mosquitia hondureña ha sido fuertemente azotada y hay centenares de familias en albergues esperando la ayuda estatal.

El Servicio Meteorológico Nacional confirmó que la estación hidrológica en Chinda, Santa Bárbara, registró una crecida de 15.8 metros del río Ulúa, una marca histórica porque con el huracán Mitch fue de 12 metros y se dirige al valle de sula, alcanzando importantes ciudades del valle en seis horas en el punto más distante.

“Viviendas que en el Mitch no fueron afectadas en esta ocasión sí lo serán, por lo que se requieren evacuaciones ordenadas”, señaló Hernández

ÉXODO HUMANO

Vecinos de Ciudad Planeta, entre lágrimas, relataron momentos de pánico al observar como el agua en menos de media hora subió hasta la cintura, tan rápido que no rescataron nada más que lo puesto, además de clamar la presencia de la policía, cuerpos de socorro y lanchas para rescatar de sus viviendas a decenas de personas de todas las edades atrapadas en el sector.

Autoridades del Cuerpo de Bomberos confirmó la muerte de al menos 11 personas, nueve de ellas niños y niñas; más de 360 mil afectados, 561 familias evacuadas, 3.539 en albergues y 2.266 refugiadas en casas de amigos y familiares; 200 rescates, más de 11.400 personas aisladas y más de 500 viviendas dañadas o destruidas.

Fuertes derrumbes en la carretera CA-5, a la altura de Carrizales, Comayagua, donde desde horas de la madrugada no hay paso hacia el norte del país.

En Olancho, el río Talgua destruyó tramos de la carretera a Buena Vista, La Unión y a las Cuevas de Talgua, entre otras comunidades; además de pérdidas en ganadería y producción lechera por las inundaciones y vías dañadas.

También se ha desbordado el río Guayape en varios municipios provocando pérdidas e inundaciones de viviendas y cultivos por lo que los llamados de auxilio también son fuertes en el departamento más grande de Honduras.

Mateo Yibrin, empresario de la costa norte aseveró que el daño a la infraestructura productiva y en carreteras equivalen a los daños que en 1998  ocasionó el huracán Mitch “y las pérdidas podrían andar en un 30% más”.

La tormenta tropical, hoy degradada a la depresión tropical Eta, pasó esta madrugada por el norte del departamento de Francisco Morazán, Comayagua y Cortés, como se espera que lo haga  en el resto de la jornada de mañana viernes y en los que aún podría derramar de 100 a 120 milímetros de agua, según el Centro Nacional de Huracanes de La Florida en su reporte más reciente.

Los municipios de La Lima, Villanueva, Pimienta, Chamelecón y El Progreso, están bajo el agua. El aeropuerto internacional de San Pedro Sula, “Ramón Villeda Morales”, ubicado en La Lima, están total inundados e incomunicados del resto del país con la caída o daños en puentes y carreteras. Las aguas embravecidas del río Chamelecón destruyeron un antiguo puente en Pimienta

Decenas de familias refugiadas en techos y cerros clamando ayuda surgen en toda la geografía del país. Centenares de familias, con niños y pocas pertenencias en las manos, en éxodo salen de Ciudad Planeta, Celeo Gonzáles, Cielito Lindo, El Carmen y la colonia López Arellano.

Tomas aéreas de extensas zonas de cultivo en el valle de Sula permanecen bajo el agua; la memoria del huracán Mitch se muestra en una magnitud mayor.

Asimismo, al menos 13 kilómetros de la carretera de Trujillo a Corocito inundados, las autoridades resguardan el lugar a fin de evitar el paso de vehículos. El puente sobre Río Lindo, en Santa Cruz de Yojoa, Cortés, sufrió daños estructurales y en cualquier momento podría caer.

En el departamento de Paraíso no se reportaron víctimas mortales, sí 25 familias que fueron evacuadas en aldeas anegadas por el agua.

Dramas

En la aldea San José de Oriente, municipio de Ilama, Santa Bárbara, una quebrada destruyó tres viviendas y dejó cinco personas desaparecidas, se trata del ciudadano Héctor Sabillón y sus cuatro hijos.

Un drama en sentido opuesto se produjo en el trayecto de la carretera del municipio de Santa Rita a El Progreso, donde una mujer dio a luz a bordo de un vehículo, siendo auxiliada por vecino del lugar quienes formaron una cadena humana y rescatar a la madre y a una niña que vino al mundo en medio de la doble emergencia de la pandemia de Covid-19 y el fenómeno tropical Eta.

Incluso en el sector de El Carmen, San Pedro Sula, hubo gestos de humanidad de parte de dos ciudadanos que rescataron perros que deambulaban desorientados en medio del curso de agua en que se transformó la vía.

En la última semana de octubre y la primera de noviembre de 1998 Honduras vivió lo que hasta ese entonces había sido el peor momento de su historia causado por el poderoso huracán Mitch, con un saldo oficial de 6.000 muertos, pérdidas económicas por más de 4.000 millones de dólares, más de un millón de damnificados y miles de desaparecidos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.