Compartir

Por: Juan Almendares Bonilla

 

Cuando exista la explotación humana y de la madre tierra, el racismo, la opresión de clase, el sexismo, la violencia estructural y patriarcal contra la mujer y la ausencia de la verdadera democracia, no debemos guardar silencio; debemos tomar posición y decir la verdad. Juan Almendares

Asunto: Juicio político, solicitud, renuncia, dimisión del presidente de la republica de Honduras, periodo 2014-2022.

Me dirijo en calidad de persona, que he tenido el privilegio de educarnos en un país extremadamente desigual, y, por lo tanto, tengo una deuda impagable con el pueblo, en ese sentido tenemos un compromiso de luchar por defender este terruño, de toda forma de injusticia, explotación, humillación, exclusión y, sobre todo, opresión patriarcal y de clase que violenta los derechos de hombres mujeres niñas niños y ancianos.

En síntesis, siempre me he considerado un intelectual en proceso de aprendizaje y articulado orgánicamente a las luchas justas de nuestros pueblos, en defensa de los derechos humanos y de la madre tierra. Por consiguiente, soy respetuoso de las creencias religiosas y el respeto a las ideas sociales y políticas, así como debe promoverse la lectura de la biblia y las creencias religiosas, debe de existir la libertad para el estudio del capital de Carl Marx u otras filosofías y enfoques científicos relacionados con la vida y la visión universal del pensamiento.

El segundo principio, es la defensa de los derechos humanos y el convivir en comunidad y el respeto a la familia, teniendo las condiciones materiales, espirituales y culturales para vivir en sociedad.

El tercer principio, es que en nuestro país deben también existir un trato respetuoso a la dignidad, la autonomía, la soberanía cultural, la soberanía territorial y la autodeterminación de nuestro pueblo que debe ser solidario con toda la humanidad por la paz y la justicia, y, sobre todo, solidario con los pueblos de América Latina y el Caribe. Por lo tanto, debemos defender el principio de autodeterminación y condenar toda forma de bloqueo y violación a la soberanía nacional. En consecuencia, condenamos la existencia de bases militares y hegemonía cultural estadounidenses o de cualquier otro país en nuestro territorio; así como los bloqueos inhumanos de Cuba, Venezuela, Nicaragua, y las intervenciones y golpes contra Bolivia, Brasil, Honduras, Haití, Granada, Rep. Dominicana, Puerto Rico, Paraguay, Chile, Bolivia, Argentina, Ecuador y en diferentes países en la historia de América Latina.

Con estos antecedentes, analizaremos nuestra presente situación, nunca hemos estado a favor de la extradición de un hondureño, porque no existen tratados de igualdad con Estados Unidos de América. En el caso de las drogas, se culpa a hondureños y latinoamericanos y no se hace ningún señalamiento a estadounidenses que en forma corrupta y criminal negocian las drogas en EU, y, sin embargo, todo el problema aparece que es en Honduras, la corte de ese país enjuicia los extraditables, pero casi nunca aparecen quienes son narcotraficantes en esa nación del norte.

El otro aspecto que señalo es que no soy partidario de la metodología individualista y reduccionista que se enfoca en un caso singular, que es el clamor popular e internacional que el presidente de Honduras es parte importante del narcotráfico.

Sin embargo, no estamos negando o afirmando estos hechos, porque consideramos que el problema de Honduras no solo es el narcotráfico, si no que tiene que ver la existencia de un Estado policial militar, persecutorio, carcelario donde predomina la tortura, los tratos crueles inhumanos y degradantes y sobre todo las cárceles de máxima seguridad que son de máxima tortura. Se suma a esta situación, una corrupción escandalosa y una violación sistemática de los derechos humanos.

O sea, que el problema no solo es el presidente el que ha contribuido a la existencia de un Estado sin derechos, sino que es todo un sistema que debería de cambiarse incluyendo al presidente.

La Mesa de Derechos Humanos de Honduras, planteó al Congreso Nacional de la Republica en el mes de 1mayo de 2020, someter a juicio a político al presidente de la república, Juan Orlando Hernández y al Fiscal General de la republica por violentar las disposiciones referentes al Estado de derecho y los derechos humanos. El Congreso Nacional de la Republica hizo caso omiso a este planteamiento de la Mesa de Derechos Humanos.

Según el Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (FOSDEH) 2Honduras perderá L. 70 mil millones este año por corrupción e incertidumbre electoral.

En consecuencia, con lo anterior estamos obligados a plantear lo siguiente: El fundamento del problema no es un enfoque singular e individual, sino que debe considerarse un componente principal del sistema de poder Geopolítico, económico, militar y, por lo tanto, es un imperativo categórico y ético que renuncie el Consejo Nacional de Seguridad (integrado por el presidente de la República, quien lo preside, así como por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, el Fiscal General, el Secretario de Estado en el Despacho de Seguridad, y el Secretario de Estado en el Despacho de Defensa Nacional). En caso de que el Congreso Nacional de la Republica no proceda a plantear las exigencias y clamor popular, el pueblo queda en libertad de exigir la renuncia de la directiva del Congreso Nacional.

A continuación, señalamos las urgentes tareas que toman como base la soberanía popular que se enmarca en la Constitución de la República y en las convenciones, cartas y acuerdos internacionales y nacionales que contribuyen a la justicia, la paz y al derecho internacional.

Revisar los tratados militares y comerciales desiguales que ultrajan nuestra soberanía y violenta el modelo económico de vida de los hondureños.

Desmantelar las bases militares que ocupan nuestro territorio nacional.

Desmilitarizar los centros penales y todas las instituciones del Estado.

Derogar las leyes que autoriza la existencia de la policía militar.

Que la pedagogía y los planes educativos de los niños y niñas “Guardianes de la Patria” no sean militares, si no que estén bajo la Secretaria de Educación.

Que la prioridad del Estado sean la salud, la educación, la vivienda, el transporte público; la asistencia técnica y económica a las comunidades indígenas, garífunas y campesinas.

Que se garanticen los procesos electorales y que se elimine el fraude electoral.

Que no existan las cárceles donde se tortura a los seres humanos y cese la criminalización de la protesta social.

Justicia para la desaparición forzada de los garífunas, y cese el genocidio racista contra pueblos indígenas y garífunas.

A 5 años de impunidad de Berta Cáceres, el pueblo y el mundo lucha por la verdad y justicia ante este crimen, libertad para los presos políticos, Romel Valdemar y los defensores del medio ambiente de Guapinol y otros presos políticos.

Justicia contra la impunidad del asesinato de mujeres, niños y niñas, así como, la violencia estructural del patriarcado.

Se exige respeto al código laboral, y derogar aquellas leyes que fomentan el trabajo infantil, trabajo por hora y toda forma de esclavitud moderna bajo el pretexto de violentar los derechos del trabajador. Es urgente parar los despidos masivos y la criminalización de la protesta y los asesinatos bajo el pretexto de el Estado de excepción y la existencia de la pandemia, Covid-19.

Condenar todas aquellas políticas que no dan bioseguridad y que han precarizado la salud y la seguridad social, con la muerte de centenares de trabajadores de la salud (Médicos, enfermeras, microbiólogos, técnicos, anestesistas de laboratorio, así como personal de limpieza y de servicio en los hospitales y centros de salud). sin embargo, los gastos en armas se han convertido en prioridad de este Estado militarista.

Es urgente, que todos y todas, bajo una ética que no se fundamente en considerar que dios es él mercado total, fundamento del neoliberalismo.

Contribuyamos con amor y solidaridad con los seres más necesitados y construyamos la comunidad como un sujeto no fragmentado, donde la verdad es la vida y la mentira es la muerte.

Con humildad y respeto a todos los seres humanos y a la madre tierra, saludo sórico y fraterno a todos los seres y también a todos los hermanos y hermanas de la madre tierra y el mundo.

Gracias a ti juventud, que ha sido el gran testimonio que ha fortalecido mi alma de lucha, a Eduardo Lanza, Roger Gonzales, Soad Bustillo Ham y los garífunas desaparecidos por la defensa de sus comunidades.

 ¡Alta es la noche y Morazán vigila al Comando Sur y a las Fuerzas Armadas de Honduras!

Juan Almendares

Ex rector de la UNAH, director ejecutivo del CPTRT, dirigente del Movimiento Madre Tierra, miembro de Amigos de la Tierra de América Latina y Amigos de la Tierra Internacional.

 

 1 Mesa de DDHH exige al Congreso, interpelar y someter a juicio político al presidente Hernández y al Fiscal General por «mal manejo» de la emergencia. http://www.radioamerica.hn/mesa-de-ddhh-exige-al-congreso-interpelar-y-someter-a-juicio-politico-alpresidente-hernandez-y-al-fiscal-general-por-mal-manejo-de-la-emergencia/ 2 Proceso digital https://proceso.hn/honduras-perdera-70-mil-millones-de-lempiras-este-ano-por-corrupcione-incertidumbre-electoral-fosdeh/

2 comentarios en “Carta a la nación ultrajada

  1. Un Fraternal Abrazo y Felicitaciones por su Carácter y Lucha de Toda una Vida. Que podamos ver Muchos más contagiados con su Sentir y pensar.

    1. Definitivamente este nuestro país ha sido por siglos vilipendiado por hondureños apátridas, quienes siempre han velado por intereses mezquinos y muy particulares, llenando sus arcas de muchos millones producto del sistemático latrocinio del que ha sido objeto por parte de politiqueros inescrupulosos, de todos colores e ideologías. Siempre se interesaron por mantener a nuestro pueblo alejado de los libros, de un sistema educativo que permita su desarrollo integral; le han negado servicios de salud de calidad para crecer dentro de un sistema de vida digno al cual todos los seres humanos tenemos derecho. El fraude electoral ha sido el instrumento que los ha llevado al poder, lo cual nunca ha sido tan evidente como en los últimos procesos electorales y para rematar la injerencia de gobiernos foráneos se han inmiscuido de una manera tan abierta, cínica y descarada que no tiene perdón del pueblo hondureño consciente y deseoso de vivir en armonía, con seguridad, disfrutando de las mieles de un sistema educativo y de salud digno de todo ser humano. BASTA YA DE TANTO LATROCINIO. FUERA NO SÓLO JOH, SINO TAMBIÉN TODOS LOS POLÍTICOS CORRUPTOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.