Nación.

Ahora faltan los poderosos autores intelectuales: Hija de Berta Cáceres

Olicia Zúniga Cáceres, asegura que la lucha por descubir a los asesinos intelectuales de su madre, seguirá firme y con mayor fuerza.

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Ahora falta que las autoridades de Honduras deduzcan responsabilidad a los poderosos autores intelectuales del crimen de la lideresa ambientalista, Berta Cáceres y que su caso sea investigado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Así lo demandó Marcela Olivia Zúniga Cáceres, hija de Berta Cáceres luego que la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) y la Policía Militar del Orden Público (PMOP) capturaran este lunes a cuatro personas, supuestamente, implicadas en el asesinato de su madre.

Zúniga Cáceres consideró la captura de los cuatro implicados como un triunfo, pero no del gobierno o del Estado, sino como resultado de las presiones del pueblo hondureño y del entorno familiar.

Sin embargo aclaró que con lo ocurrido hoy su familia no está satisfecha, “nosotros vamos a seguir exigiendo justicia porque el Estado de Honduras también está implicado, también están implicados autores intelectuales muy poderosos a quienes no se les ha señalado hasta este momento”.

Agregó que el crimen de su madre fue planificado varios meses antes por poderosos, que 24 horas  al día montaban  una vigilancia permanente a su madre, lógicamente eso,  “tenía que tener un financiamiento muy grande para movilizar carros y equipo logístico”, dijo.

“Hay que condenar, también a los autores intelectuales del asesinato, sino el problema va a seguir, van a seguir asesinando gente”, apuntó Zúniga Cáceres, quien a la vez recordó que los asesinos de su progenitora “decían públicamente asesinamos a la mosca, ahora vamos con la plebe”.

La joven apuntó que desde el 2 de marzo pasado, que asesinaron a su madre, ella responsabilizó al Estado hondureño y a la empresa Desarrollo Energéticos S.A. (DESA), por lo que hoy las instituciones del Estado le están dando la razón  porque entre los implicados hay empleados de esa firma empresarial.

Detalló que solo en el 2015 su progenitora recibió 33 amenazas a muerte de empleados de DESA y de funcionarios del gobierno y activistas del gobernante Partido Nacional.

Amplío que no es de extrañarse que el jefe de la seguridad de DESA, Jorge Ávila, esté implicado porque él dirigía operaciones policiales y militares a nivel local para atentar contra los miembros del Consejo Cívico de Organizaciones Indígenas y Populares de Honduras (Copinh).

Zúniga Cáceres apuntó que sus acusaciones contra el Estado de Honduras estriban porque las instituciones del Estado ejecutaron “una guerra jurídica y mediática en contra de mi mamá, quien antes de ser asesinada fue víctima del plan Colombia”, para neutralizar y detener sus acciones de lucha.

También enumeró una amplia lista de figuras públicas que ejercieron una campaña de odio en contra de Berta Cáceres, entre los que citó al cardenal, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga; a la expresidenta del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Aline Flores y al comentarista político de la derecha, Juan Ramón Martínez.

La hija de Berta Cáceres demandó al Estado de Honduras para que se instale una comisión internacional de la CIDH, ya que  es la única forma de garantizar resultados confiables, pues de lo contrario nunca se llegará a los autores intelectuales. Sin embargo lamentó que pese a las constantes demandas, el gobierno no acceda, por lo que pareciera que hay intereses de miembros del Partid Nacional para que eso no se lleve a cabo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.