A once años del golpe de Estado en Honduras: CONSECUENCIAS

El coronavirus está sacando la peor cara de la humanidad

Por: Ondina Maldonado Zavala

Repasando los sucesos que dieron lugar al golpe de Estado en el 2009, tras varios meses de crisis entre los poderes de la República, y cuando los hondureños asegurábamos que “Atrás habían quedado los fatídicos golpes de Estado militares desde los tiempos de Oswaldo López Arellano y el reformismo militar en la década de los 60 y 70, que se habían encargado de configurar los mecanismos de poder desde el consenso de Washington”.  Los orígenes eran precisamente para “detener el avance y configuración de los movimientos sociales y el movimiento obrero, ya que en el siglo XX se dio un crecimiento del obrerismo y al mismo tiempo un éxodo del campo a la ciudad”, a lo “Aníbal Quijano llamó una marginalización y urbanización masiva”. Montes, Rossel. Las consecuencias políticas y sociales del Golpe de Estado de 2009.Reporteros de investigación. Junio 2009.

También se pusieron “a prueba las capacidades del sistema interamericano para evitar golpes de Estado y la interrupción de la institucionalidad. Hasta el momento, se pensaba que los cuartelazos eran cosa del pasado, pues en los últimos 15 años ningún intento de asonada militar había tenido éxito en América Latina”. Diamint Rut, Benítez Manaut Raúl. La cuestión militar. El golpe de Estado en Honduras como desafío a la democracia y al sistema interamericano. NUSO No. 226, marzo-abril 2010.

¿Cuáles han sido las consecuencias que ha dejado para el país la ruptura del orden constitucional, con el golpe de Estado en el 2009? ¿Cuál ha sido el papel de la oposición desde la responsabilidad de sus funciones Constitucionales?

Luego de 11 años del golpe de Estado del 28 de junio de 2009 “al entonces presidente Manuel Zelaya, Honduras sigue social y políticamente dividida y con más problemas, que se han agudizado con la pandemia de la COVID-19, que oficialmente en tres meses y medio ha dejado 471 muertos y 15.994 contagios”. La crisis económica, política y social “demuestra que los hondureños han dejado pasar once años sin ser capaces, gobernantes y gobernados, de poner a su país, con más del 60 % de pobres de sus casi 9,5 millones de habitantes y una precaria economía, en la ruta hacia el desarrollo”. Amador, Gustavo. Honduras dividida y doblada por el COVID-19 tras 11 años del golpe de Estado. Agencia EFE, junio 2020.

A 11 años del golpe de Estado, José Manuel Zelaya Rosales, afirma que “Honduras vive sin democracia, el saqueo se instaló, al igual que los fraudes y el tránsito protegido de la droga, de acuerdo con el presidente destituido Manuel Zelaya”. Asimismo, que “la tragedia del COVID 19, sumado a la pérdida de la democracia que instaló el saqueo, los fraudes y el tránsito protegido de DROGA, se vence con la CONSULTA POPULAR. Libre organiza alianzas y se roban elecciones con apoyo de EEUU y sectores poderosos”. Honduras, a 11 años del golpe de Estado contra Manuel Zelaya. Telesurtv.net/news

Estos 11 años “están marcados por el crecimiento del deterioro social reflejado en los niveles de violencia, pobreza y en la expulsión de hondureñas y hondureñas hasta en caravanas. Marcado por el incremento de las concesiones del territorio y bienes naturales a favor de la élite económica que respaldó el golpe, y que goza de total impunidad”. Como también, “El golpe de Estado también ha estado marcado de rebeldías y resistencias, de comunidades organizadas que trabajan por recuperar la institucionalidad y sentar las bases de un modelo económico incluyente, donde se respete el derecho”. Radio Progreso. Honduras: 11 años de golpe en golpe. Junio 2020.

Luego de 11 años del golpe de Estado, “el país retornó a la idea de los fraudes electorales y significo a nivel de las élites la ruptura del pacto de alternabilidad con la entrada del proceso reelección ilegítima”, el “permanente y sistemático proceso de deterioro grande de las condiciones de vida, producto de una economía que tiene un modelo volcado hacia afuera y volcado hacia lo neoliberal, con gobiernos muy pro empresariales”, los “retrocesos democráticos fraudulentos”, en los “últimos diez años de gobierno del Partido Nacional se volvió como si tuviera licencia para robar. Ya para ellos robar, ni siquiera es un tema de vergüenza pública. Y han caído en una degradación moral que ya nada les preocupa que los señalen de corruptos y que el pueblo no les crea nada”. Sosa, Eugenio. Once años de retrocesos democráticos ha vivido Honduras tras el golpe de Estado de 2009. Criterio.hn. Junio 2020.

Necesitamos un país, con “un gobierno democrático y responsable” con “definiciones claras acerca de los límites de su poder”, con “un poder judicial políticamente independiente” que  “permite que los ciudadanos impugnen las leyes que consideren inconstitucionales, y que acudan a los tribunales en busca de remedio para los actos ilegales de los gobiernos o sus funcionarios”. Asimismo, es “un desafío porque el éxito de la empresa democrática descansa sobre los hombros de sus ciudadanos y de nadie más”. La Democracia, en síntesis. Oficina de Programas de Información Internacional, Departamento de Estado de EEUU. 

El nuevo Código Penal plasma un sello de impunidad a políticos tradicionales, decenas de diputados, exdiputados, funcionarios, exfuncionarios y a particulares señalados en actos de podredumbre, especialmente, en tres gobiernos consecutivos del Partido Nacional.   Nuevo Código Penal sigue siendo un fantasma para los hondureños. Criterio.hn. Mayo 2020.

La posibilidad de una extensión de la Vacatio Legis que constituye una nueva esperanza para el pueblo, para anular las consecuencias que supone las nuevas disposiciones, se ve completamente anulada cuando el diputado del Partido Nacional Antonio Callejas, afirmó que solamente fue “un show mediático la reunión de diputados y más bienes un distractor para no ver los verdaderos problemas que hay en el país. Esa reunión no tiene efecto legal (abrogación del Código Penal) en lo más mínimo”, y que lo que “ha pasado hoy es una reunión (sesión de diputados de oposición) de buenos amigos de diferentes bancadas del CN, es de conocimiento público que la junta directiva es electa por cuatro años su presidente y por dos años los demás miembros”. Radioamericahn. Junio 2020.

Por su parte el Diputado Jorge Cálix, recalcó que “de nada servirá la suspensión momentánea del nuevo mecanismo legal, sí el Legislativo continúa omitiendo la propuesta de cancelación de las nuevas disposiciones penales que reducen las penas por corrupción y obstruyen el libre ejercicio de los derechos fundamentales”. Criterio.hn. Mayo 2020.

“La clase política de Honduras da vergüenza”, no “se están haciendo los mínimos esfuerzos para mejorar las condiciones políticas y sociales del país”, sin embargo, no hubo apoyo para la “renovación de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras, cuando ese mecanismo era toda la esperanza del pueblo hondureño”. La “oposición política, quien ni si quiera pueda ponerse de acuerdo, no hay diálogo que pueda al menos generar esperanza”, porque “los partidos están más centrados en el proselitismo que en los verdaderos temas del país”. Valladares, Olban. Oposición política da vergüenza en Honduras, dice excandidato presidencial. Proceso.hn/ política nacional. Enero 2020.

La sociedad civil organizada juega un papel muy importante, para rescatar el estado de derecho, y para hacer valer la Carta Magna que pertenece al pueblo.

Los recursos de los que debe valerse para formar el bloque ciudadano, debido a la ruptura de relaciones coherentes cívicas y patrióticas con la institucionalidad, son la necesidad de la construcción de una democracia participativa y representativa, que demanda  de una sociedad civil fortalecida, imponiendo recursos de amparo contra la inconstitucionalidad, aprovechando las coyunturas internacionales que refuerzan toda acción de la población por recobrar la buena gobernanza, en la búsqueda de cumplimiento del Artículo 1. De nuestra Constitución, “Honduras es un Estado de Derecho, soberano, constituido como República libre, democrática e independiente para asegurar a sus habitantes el goce de la justicia, la libertad, la cultura y el bienestar económico y social”.

¡Sólo el pueblo, salva al pueblo!

Un comentario en “A once años del golpe de Estado en Honduras: CONSECUENCIAS

  • el julio 3, 2020 a las 1:19 pm
    Permalink

    Con 11 años del Golpe lo que ha existido es proliferación de partidos de maletín y una infinidad de canallas participando en nuestro remedo de democracia, y todo para robar, caerle al presupuesto y hacer negocios turbios. Además, nuestros seudolideres poco les importa la patria, lo único que buscan es defender sus intereses y a toda costa mantenerse vigentes engañando imbéciles. ¿Qué otra cosa saben hacer?… Por eso huyen de la Unidad. Acá la política es negocio familiar.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.