Uncategorized

‘Viagra’ para mujeres sale al mercado en EE.UU. en medio de fuertes críticas

Compartir

 

«La flibanserina, que incrementa la libido en las mujeres y su deseo sexual, se puede encontrar en farmacias de EE.UU. bajo el nombre comercial de Addyi, convirtiéndose así en el primer medicamento de este tipo disponible específicamente para el público femenino.,,

viagra-para-mujeres

Le han precedido meses de un intenso debate que todavía sigue vivo entre la comunidad científica, pero finalmente ha llegado el día y el conocido «Viagra femenino» ha salido este sábado al mercado en Estados Unidos después de que su comercialización se aprobase en agosto.

La flibanserina, que incrementa la libido en las mujeres y su deseo sexual, se puede encontrar en farmacias de EE.UU. bajo el nombre comercial de Addyi, convirtiéndose así en el primer medicamento de este tipo disponible específicamente para el público femenino.

Para entender la polémica surgida en torno a este producto cabe matizar en primer lugar que, pese a que los consumidores y los medios de comunicación han bautizado estas pequeñas píldoras de color rosa con el nombre de «Viagra femenino», su funcionamiento y efectos no son comparables al del medicamento para hombres.

«Addyi provee una opción de tratamiento a las mujeres premenopáusicas con desorden de deseo sexual hipoactivo, mientras que el Viagra está prescrito para el tratamiento de la disfunción eréctil», explicó la portavoz de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos, Sarah Peddicord.

Fue precisamente la FDA la que el pasado 18 de agosto aprobó la comercialización de la flibanserina después de recibir la recomendación de un panel.

Le puede interesar: Cinco cosas que debe saber sobre la aprobación del ‘viagra’ para mujeres

Addyi, a diferencia del Viagra, no modifica de ninguna manera directa la actuación de las mujeres en sus relaciones sexuales, sino que incrementa su apetito sexual, lo que ha llevado a parte de la comunidad científica a dudar sobre su naturaleza.

Son numerosos los médicos y farmacólogos que ponen en duda no ya sólo los efectos del medicamento, sino la propia naturaleza del supuesto desorden sexual contra el que va dirigida la píldora.

«No existe una norma establecida científicamente para la actividad y deseos sexuales, y no hay pruebas de que el desorden de deseo sexual hipoactivo (al que va dirigido Addyi) sea una condición médica», explicó la profesora asociada de Farmacología de la Universidad de Georgetown Adriane Fugh-Berman.

«El desorden de deseo sexual hipoactivo es un típico ejemplo de un problema que fue patrocinado por la industria para preparar el mercado para un tratamiento específico», apuntó la doctora.