Global.

“En países donde prevalece la impunidad, los periodistas hacemos las Investigaciones”

Carlos Fernando Chamorro junto a Carmen Aristegui.

Compartir

 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

«Los Estados no le rinden cuentas a los ciudadanos y muchas veces a los periodistas nos toca ir más allá de la mera misión de simplemente informar», dijo.

En entrevista para Aristegui CNN, grabada en el marco del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo, dijo que, “en esos países donde prevalece la impunidad, las investigaciones las hacemos los periodistas y eso no provoca ninguna consecuencia, no cambia las cosas, porque a quienes les toca realmente aplicar la ley, no la hacen”.

Carlos Fernando Chamorro junto a Carmen Aristegui.
Carlos Fernando Chamorro junto a Carmen Aristegui.

Criterio.hn reproduce esta entrevista de Carmen Aristegui con el periodista nicaragüense, Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial y Esta Semana. Porque aunque se centra en Nicaragua, la realidad es similar o una copia al carbón con lo que está pasando en Honduras, donde los periodistas (no todos, porque son más los acomodados al régimen) son los que investigan y por sus investigaciones y posteriores denuncias, los quieren encarcelar y cerrar sus medios

¿Por qué mar está cruzando América Latina?

En algunos países latinoamericanos hay una “tendencia positiva”, que tiene que ver “con la existencia de instituciones de fiscalización del poder que juegan su papel. Además de la prensa, en Guatemala la CICIG (Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala), una institución supranacional, pero también el Ministerio Público, las instituciones brasileñas, la justicia brasileña, pero hay otros países como Nicaragua donde lo que prevalece es la impunidad, no se mueve una hoja de manera independiente o autónoma.

La Fiscalía, la Corte de Justicia, la Contraloría, no hacen absolutamente ninguna investigación sobre casos de corrupción o sobre presunciones de corrupción”, lamentó el periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial y Esta Semana.

Contó que la Revolución en Nicaragua fue un período largo de gestación, “tomó el poder en 79 y duró diez años, en el momento en que la Revolución perdió en las elecciones de 1990, en Nicaragua se inició una transición política que generó diferentes cambios, algunos positivos en la tendencia de la democratización, mucho déficit en materia social y económica”.

El actual presidente Daniel Ortega, “vuelve al poder en 2006 en otra Nicaragua y esto no es una segunda etapa en la Revolución, es un antiguo líder revolucionario reconvertido en un caudillo convencional que tiene una visión de concentración del poder y de involución de la sociedad nicaragüense, si en los 80 Ortega era parte de un proceso de transformación revolucionaria y de cambio… el de hoy es simplemente un caudillo tradicional”, consideró.

Sobre el empresario mexicano Carlos Slim, comentó que “significa un símbolo del capital global que llega a Nicaragua a bendecir la alianza que existe entre este régimen autoritario y el capital nicaragüense. Nicaragua no es un invento nuevo, no es la primera vez en la historia que un gobierno autoritario que al mismo tiempo favorece el desarrollo de un clima de negocios sobre todo de grandes grupos económicos”.

“Supongo que en México estarán familiarizados con la historia del corporativismo, las alianzas de grupos económicos con el poder político que sustituyen instituciones como el Congreso y otros espacios de la sociedad. Carlos Slim estuvo en Nicaragua invitado por el gobierno a reunirse con el presidente Ortega y el sector privado, para bendecir esta alianza y dijo que bien que en Nicaragua se está produciendo este diálogo entre el gobierno y el capital”, apuntó.

Y aclaró que “el diálogo no es malo, es necesario, estoy absolutamente de acuerdo en que los sectores económicos dialoguen con el gobierno, el problema es cuando sustituyen a otros espacios de la sociedad, a los partidos en los procesos de negociación de las leyes”.

“En Nicaragua, el Parlamento dejó de ser el eje donde se discuten las leyes de los impuestos, la ley de la seguridad social, la reforma tributaria, eso se discute en una mesa negra entre los representantes de los grupos económicos y el gobierno y posteriormente van a la Asamblea Nacional a ser endosada”, ejemplificó.

“No existe autonomía del Ministerio Público, ni Fiscalía… todo el aparato de investigación nacional está contaminado y responde a una orientación política del más alto nivel”.

En otro sentido, comentó que “desafortunadamente Nicaragua después de haberse abierto una enorme esperanza con la Revolución que llegó hasta cierto punto… y que después vino a una transición democrática, nuevas instituciones… una herencia de esa larga transición. Todo eso ha entrado a un proceso de regresión autoritaria, en Nicaragua se han perpetrado fraudes electorales a la vieja tradición del PRI en México”.

Porque “volvimos a un sistema en donde lo que predomina es un proceso de concentración de medios de televisión, hay un duopolio que controla la televisión”.

“Ángel González es dueño de cinco de los diez canales de televisión abierta en Nicaragua”, indicó.

En cuanto al plan de hacer un canal interoceánico en su país recordó que “por el momento es una promesa que genera expectativa porque a la gente se le dice que va a generar empleo, los empresarios quieren agarrar algunos proyectos, pero hasta hoy se otorgó una concesión por cien años a un misterioso empresario chino… fue escogido de dedo”.

“Hay muchísimas preocupaciones por la soberanía nacional y por el impacto ambiental… lo más grave es que es una concesión por cien años no sólo para el canal, sino para un ‘menú de subproyectos’… se pueden llevar actos de corrupción de un calibre inimaginable”, aseguró.

“Por el momento las implicaciones nacen en Nicaragua, pero tienen una proyección mayor, ¿está China detrás o no?“, preguntó.