Un mundo sin sida, tuberculosis y malaria

 

Por: Rémy Rioux y Peter Sands*

 Rémy Rioux es Director Ejecutivo de la Agencia Francesa de Desarrollo. Peter Sands es Director Ejecutivo del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria.

PARÍS – Como parte de la Agenda de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, la comunidad internacional se fijó el ambicioso objetivo de erradicar el VIH, la tuberculosis y la malaria para 2030. A pesar del progreso extraordinario que ya se ha logrado, poner fin a estas pandemias y alcanzar el objetivo más amplio asegurar la salud y el bienestar de todos requerirá intensificar los esfuerzos para ayudar a los países a construir sistemas de salud resilientes e inclusivos.

El Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, una asociación público-privada, ha contribuido sustancialmente a este esfuerzo, ampliando masivamente la prevención y el tratamiento. En los países donde invierte el Fondo Mundial, 18.9 millones de personas recibieron terapia antirretroviral para el VIH en 2018, se trataron 5.3 millones de pacientes con tuberculosis y se distribuyeron 131 millones de mosquiteros. Estos esfuerzos han demostrado ser tremendamente efectivos para reducir el número de muertos de estas pandemias. Las últimas cifras indican que se han salvado 32 millones de vidas desde la creación del Fondo Mundial en 2002. Durante la última década, el número anual de muertes por VIH, tuberculosis y malaria se ha reducido a la mitad. Sin embargo, todavía no estamos en camino de eliminar el VIH, la tuberculosis y la malaria para 2030.

Para lograr este objetivo, no solo debemos expandir drásticamente el acceso al tratamiento; También necesitamos lograr una fuerte reducción de nuevas infecciones. El éxito requerirá un liderazgo político claro y una inversión sostenida en capacidades críticas, como trabajadores de salud comunitarios bien capacitados, cadenas de suministro rentables, sistemas de datos de calidad y laboratorios bien equipados.

Para garantizar que los servicios de salud lleguen a los más pobres y marginados, deben eliminarse las barreras al acceso a la salud, como las tarifas de los usuarios, los impedimentos relacionados con los derechos humanos o las desigualdades de género. La participación activa de la comunidad será esencial aquí. Por supuesto, no existe una solución única para todos. Los países y las comunidades deben diseñar estrategias que respondan a las necesidades de sus residentes y reflejen las amenazas de enfermedades particulares que enfrentan. Además, ningún socio de desarrollo externo puede proporcionar todo el apoyo necesario.

Es por eso que pedimos coaliciones innovadoras que comprendan organizaciones de desarrollo multilaterales y bilaterales que aprovechen sus fortalezas complementarias para fortalecer las capacidades nacionales. Este apoyo coordinado se necesita con mayor urgencia en las regiones, por ejemplo, el Sahel en África Subsahariana, que tienen instituciones e infraestructura débiles, y que son particularmente vulnerables a las amenazas a la seguridad y las crisis ambientales.

En Costa de Marfil, el Fondo Mundial y la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) han invertido en la construcción, junto con el gobierno marfileño, de una oficina regional para el centro nacional de suministro de medicamentos médicos. Esto facilitará la entrega del tratamiento lo más cerca posible de las comunidades, fortaleciendo así la capacidad de las autoridades nacionales de salud para llegar a los más vulnerables de manera sostenible.

En el mismo sentido, la AFD y el Fondo Mundial están apoyando al Ministerio de Salud Pública de Níger en sus esfuerzos por ampliar el acceso a los productos de salud y fortalecer la red nacional de laboratorios, mejorando así el diagnóstico, incluido el VIH / SIDA, la tuberculosis y la malaria. Al garantizar la sinergia entre las actividades y evitar la duplicación de esfuerzos, podemos apoyar a Níger en el fortalecimiento de su sistema de salud, incluso a nivel comunitario.

Evitar actividades basadas en silos es la razón de ser del reciente acuerdo de asociación entre el Fondo Mundial y la AFD. Bajo el liderazgo de las autoridades nacionales de salud, buscamos una mayor convergencia y sinergia entre los programas de lucha contra el VIH / SIDA, la tuberculosis y la malaria, como los que financia el Fondo Mundial, y las iniciativas para fortalecer los sistemas de salud, como aquellos en los que la AFD Invierte. Subrayando hasta qué punto estas dos áreas están interconectadas, el Fondo Mundial ya es el mayor proveedor multilateral de subvenciones para fortalecer los sistemas de salud, invirtiendo más de $ 1 mil millones por año en la causa.

Al combinar las fortalezas de nuestras organizaciones, estamos reafirmando nuestro compromiso de garantizar una cooperación efectiva y una acción coordinada para erradicar el VIH, la tuberculosis y la malaria, y de construir sistemas de salud fuertes y resistentes, particularmente en los países más vulnerables. La comunidad internacional tiene la responsabilidad compartida de cumplir sus compromisos sin dejar a nadie atrás.

Para poner fin a las epidemias de VIH, tuberculosis y malaria para 2030, un enfoque de negocios como de costumbre no será suficiente. Debemos intensificar la lucha. Eso significa invertir más en sistemas de salud y forjar nuevas alianzas efectivas, como la que existe entre la AFD y el Fondo Mundial.

* Rémy Rioux es Director Ejecutivo de la Agencia Francesa de Desarrollo.

*Peter Sands es Director Ejecutivo del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria.

Esta publicación es dentro del convenio de colaboración entre 

Un comentario en “Un mundo sin sida, tuberculosis y malaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.