Global|Noticias Destacadas

¿Son los periodistas grupo prioritario en la vacunación de países latinoamericanos?

Son los periodistas grupo prioritario

Compartir

 

Tomado de: ijnet.org

 

El principio del fin de la pandemia que azotó a todo el planeta parece acercarse. En todo el mundo se está hablando de las vacunas, de franjas etarias, de cupos, de velocidad de llegada, de dosis que faltan, etc. Y en medio de esas discusiones, todos los gobiernos deben responder –y muchos ya lo han hecho– a una pregunta básica: ¿a quienes vacunamos primero?

El dilema parece tener una respuesta obvia: a los trabajadores de la salud y a los ancianos: a aquellos que están atacando al virus en la primera línea y a los que son más débiles para resistirlo en su cuerpo. Pero la pregunta va más allá: ¿frenamos con ellos o también vacunamos a otros grupos que, aunque en menor medida, también están más expuestos a la enfermedad y su transmisión? ¿Cuáles son en realidad esos grupos? ¿Los periodistas que trabajan todo el día en la calle no entran también en esa categoría?

Por fuera de América Latina hay algunos ejemplos de gobiernos que decidieron que sus primeras dosis, además de ser dirigidas a los médicos y otros profesionales de la salud, también sean destinadas a periodistas.

Ese es el caso de Zimbabwe, por ejemplo, que incluyó a más de 2.000 trabajadores de medios de comunicación en la lista de prioridades de vacunación contra el covid-19. 

El gobierno de Indonesia, en tanto, inoculó a 5.000 periodistas a partir de febrero, con su primera tanda de vacunas, según informó la agencia EFE. El presidente de ese país asiático, Joko Widodo, lo decidió en reconocimiento al compromiso de los periodistas en la lucha contra la pandemia.

En Estados Unidos, estados como Colorado y Virginia también clasificaron a los periodistas como esenciales.

¿QUÉ PASA CON AMÉRICA LATINA?

Hasta el momento, ningún gobierno de la región decidió sumar a los periodistas en los grupos prioritarios de riesgo. Aunque muchos reporteros ya han obtenido la inmunización, no lo hicieron en su carácter de profesionales sino por estar dentro de determinada franja etaria que los respectivos gobiernos fueron priorizando.

En la mayoría de los países latinoamericanos los periodistas no han reclamado estar en esa posición de privilegio. En muchos casos porque en sus países todavía hay muy pocas dosis y en otros porque entienden que los verdaderamente prioritarios son los ancianos y los médicos.

“Los periodistas tienen que hacer fila como cualquier otra persona y la fecha de asignación para la cita de su vacuna será asignada según las características básicas definidas para el resto de la población, pero sin ninguna excepción y sin ninguna gabela especial”, expresó el jefe de redacción del periódico El Espectador (Colombia), Fidel Cano Correa, en diálogo con IJNet.

En Costa Rica tampoco nadie le reclamó al gobierno una inclusión entre los primeros grupos en ser vacunados. “Todo el mundo está con la idea de que vacunen a las personas mayores y a las personas que están trabajando en la primera línea, entonces ni siquiera se ha presentado la idea ni nadie ha hecho la observación”, comentó Luis Fernando Cascante, periodista costarricense.

En Paraguay, el Sindicato de Periodistas analizó pedirle al gobierno que priorice la vacunación entre sus agremiados pero no llegaron a solicitarlo formalmente. ¿Por qué? El planteo “quedó aplastado por la realidad”, contó Santiago Ortiz, secretario general del sindicato. Según explicó, la campaña sanitaria está muy retrasada y el gobierno todavía no ha conseguido que se inmunice siquiera a todo el personal sanitario.

En el continente la excepción está marcada por Argentina y Uruguay. En ambos países los sindicatos de periodistas le reclamaron al gobierno que sean priorizados aquellos trabajadores de los medios cuya función es realizar coberturas en la calle.

La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa emitió un comunicado el 29 de marzo, ante el último aumento de contagios en el país. Entre otros pedidos está el de ser priorizados entre los trabajadores esenciales al ser inoculados.

Según contó a IJNet el Secretario General de la Asociación de Prensa de Santa Fe (APSF), Pablo Jiménez, el pedido ya se había presentado “hace un tiempo atrás” y desde el gobierno les dijeron que “se iba a tratar de tener en cuenta” al sector pero “después de todos los grupos de riesgo”.

“Creo que podemos llegar a tener una buena respuesta pero no ahora en lo inmediato. Depende mucho también de la cantidad de vacunas que lleguen al país”, sostuvo Jiménez.

La Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), por su parte, le llevó el mismo planteo al Ministerio de Salud Pública de ese país a fines de enero. El líder de esa cartera, Daniel Salinas, lo consideró pertinente y lo elevó al comité de asesores que define estos asuntos. Sin embargo, hasta el momento el sindicato no ha tenido respuesta positiva.

“El gobierno optó por otra estrategia hasta ahora que ha sido dividir por grupos etarios. La única división que hizo con los profesionales fue con los docentes, policías, militares y médicos. Pero como dividió por grupos etarios, no hubo atenciones muy específicas a grupos profesionales”, explicó Fabián Cardozo, el presidente del sindicato.

De todas formas, desde APU realizaron una campaña entre los diferentes medios para que los profesionales más afectados por su labor (aquellos que están más expuestos al virus por su cobertura) se anoten a una lista de correo para ser enviada al gobierno cuando las autoridades lo dispongan. En esa base de datos se registraron aproximadamente 700 trabajadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.