¿Para qué sirven las «gloriosas» Fuerzas Armadas de Honduras?

 

Por: Tomas Andino Mencía

Al árbol se le conoce por sus frutos. Veamos algunas de sus hazañas a través de la historia:

1) Derriban gobiernos electos democráticamente, mediante Golpes de Estado, como por ejemplo, los Golpes contra Villeda Morales en 1963, Ramón Ernesto Cruz en 1972 y Manuel Zelaya en 2009); solo una vez derribaron una dictadura (Julio Lozano Díaz, 1957), pero el gobierno democrático que la sustituyo, también fue derribado por ellos (Villeda Morales).

2) Respaldan a gobiernos surgidos de elecciones fraudulentas, como ocurrió en 1965, cuando prácticamente llevaban a los votantes forzados a votar por el dictador Oswaldo López Arellano, o cuando en 2009 respaldaron la farsa electoral convocada por el gobierno Golpista de Micheletti, y recientemente las elecciones fraudulentas de 2013 y 2017, cuando le robaron el triunfo a Xiomara Castro y a Salvador Nasralla, respectivamente.

3) Cuando los gringos se lo ordenan, se imponen como dictadores directamente, como ocurrió en los siguientes periodos: 1963-1971, 1972-1980, cuando los militares gobernaron como tales, disolviendo el Congreso y el poder judicial.

4) Ocupan puestos claves en gobiernos civiles, pero solo para conspirar contra el poder civil, detrás de gobernantes que les son serviles, o de gobiernos golpistas, como hizo el General Gustavo Álvarez de 1982 a 1984, y como hace la Fuerza Armada de 2009 a la fecha.

5) Respaldan Golpes de Estado o intervenciones militares contra gobiernos democráticamente electos de otros países vecinos, como las invasiones que salieron de nuestro territorio contra Jacobo Arbenz en Guatemala (1954) y contra Juan Bosh en República Dominicana (1965). O prestan a soldados hondureños para respaldar invasiones militares de los gringos a otros países, como hicieron en Irak.

6) Respaldan a las fuerzas armadas de países vecinos, permitiéndoles su establecimiento en territorio nacional, para aplastar revoluciones triunfantes o insurrecciones populares contra dictaduras respaldadas por los gringos, como el apoyo que dieron a la Contra nicaragüense contra el Gobierno sandinista (de 1982 a 1988); y a la Fuerza Armada de El Salvador contra el FMLN (en el mismo periodo).

7) Prestan el territorio nacional para que fuerzas de ocupación gringas instalen bases militares permanente en Honduras, sin aprobación del Congreso Nacional, como ocurre con la sección gringa de la Base Aérea de Palmerola, donde ni siquiera los militares hondureños pueden entrar.

8) Dirigen los operativos de represión contra el Pueblo, incluso dirigiendo a la Policía Nacional, para potenciar su efectividad de neutralizar la protesta social contra las injusticias, como ocurre por ejemplo con la FUSINA, coordinada por los militares.

9) Organizan cuerpos especializados con licencia para asesinar, como el Escuadrón 3-16 en los años 80 o la actual Policía Militar del Orden Publico; u organismos para espiar a la oposición, como los TIGRES y similares.

10) Administran grandes negocios para su propio beneficio, aunque no sea esa su misión institucional, como, por ejemplo, las agencias de seguridad privadas que sus oficiales organizan, la administración de cementeras, bancos y similares, el negocio de la venta de armas, la administración de la explotación de los bosques, entre otros.

Nota relacionada  Conozca por qué las Fuerzas Armadas son tan leales a JOH

La última vez que las Fuerzas Armadas luchó contra otro ejercito de igual a igual, fue en 1969, en la guerra contra El Salvador. En esa ocasión, lo único que los salvo de una derrota humillante fue el Alto al fuego promovido por la OEA y por otro lado, la organización del Pueblo hondureño, organizado en Comités de Defensa de la Soberanía, volcado masivamente al voluntariado, que resistió la invasión de los militares salvadoreños mientras los oficiales hondureños huían acobardados.

Desde entonces, el ejército hondureño solo ha estado en guerra contra su propio pueblo. Sus víctimas no han sido soldados invasores de otros países, sino obreros, campesinos, estudiantes o profesionales, que de sus propios impuestos pagan sus elevados salarios. Y lo peor, es que se sienten «orgullosos» de hacer esta historia.

En conclusión, las Fuerzas Armadas, con lo caro que resultan, no le sirven al Pueblo para nada, pero si son útiles para la oligarquía, los gringos, los delincuentes organizados y para sí mismos. Juzgue Usted que hay que hacer con ellas.

36 comentarios en “¿Para qué sirven las «gloriosas» Fuerzas Armadas de Honduras?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.