Logo Cirterio.hn blanco

Región está aplazada en el abordaje y cumplimiento de los derechos de la mujer y penalizar los delitos en su contra

Tegucigalpa. – La violencia sexual es muy grave en la región y Honduras se ubica en los primeros lugares, porque hay un proceso de normalización de la violencia, pero también hay un proceso de estigmatización de la violencia.

De esa forma y con ese contexto explicó los temas de violencias contra las mujeres, la coordinadora de la implementación de la Convención de Belém do Pará y secretaria técnica del MESECVI, Luz Patricia Mejía, en entrevista exclusiva con Criterio.hn.

Luz Patricia Mejía, secretaria técnica del MESECVI.

En la región se da la penosa situación en la cual, la mujer que violentada siente vergüenza de haber sido violentada, pero, además, el mensaje y el discurso que está escuchando es que sienta vergüenza porque algo malo o equivocado debió haber hecho.

“No se estigmatiza al violento, sino a la mujer y esa es la cultura que hay que cambiar porque eso es lo que hay debajo del femicidio, sea un femicidio que ocurre en el ámbito privado, que ocurre por la pareja o expareja, o contra la niña, adolescente o mujer que iba caminando sola por la calle”, destacó Mejía.

En cualquiera de los casos de violencia contra la mujer, incluyendo el abuso sexual y el femicidio, la estigmatizada es la mujer y todo lo ocurrido en su vida es un proceso que la convierte en la culpable de ser la víctima.

Lea también: Femicidios en Honduras ya suman 216 desde enero a octubre de 2022

Se trata de un panorama de ironía, dando como resultado que lo que sucede en la región es dramático, porque comparando con el resto del mundo donde se reconocen los derechos de las mujeres, esta es un área en la cual esa implementación de los derechos es menos efectiva.

Lo anterior se debe a que existe un nivel de reconocimiento alto, pero la calidad de vida de las mujeres es bajo, es una vida con miedo, con inseguridad, desigualdad laboral, de carga en materia de cuidados.

Por otra parte, hay enormes obstáculos impuestos para alcanzar los mismos espacios de poder y decisión del hombre tanto en el ámbito público como privado, es decir, a las mujeres les cuesta mucho más.

Para que este proceso cambie es esencial que existan nuevas masculinidades, siendo toral que los hombres puedan reconocer sus privilegios y estén conscientes que mucho de lo que hacen es posible porque tienen a alguien (las mujeres) en casa que les está resolviendo la mitad o más de los quehaceres.

Las mujeres en esta región, además de hacer las labores de la pareja, cuidan niños propios y ajenas, cuidan personas e la tercera edad propios o ajenos.

Mejía apuntó que no hacen un ranking de cómo se encuentran los países de la región en cuanto a violencia hacia las mujeres, en general, toda la región está en pésimas condiciones; algunos países con procesos más atrasados y otros más adelantados.

Lea también: Feministas presentan informe ante CEDAW y exponen femicidios y violaciones a las mujeres en Honduras

POCAS ACCIONES A FAVOR DE LAS MUJERES

En los países en los cuales existe una Ley contra Femicidios es importante, el problema es que no se aplique o que sea de forma limitada, pues solo el 1% de los casos llegan a ser justiciables.

Honduras como parte del triángulo norte ha sido uno de los que ha llamado la mayor atención a nivel regional por el altísimo número en índice de violencia doméstica y de femicidios. El país se ha sumergido en una situación delicada desde hace años y sigue empeorando.

A lo anterior se suma, las mujeres desaparecidas, desplazadas forzosamente, en tránsito migratorio, víctimas del crimen organizado, de la trata de personas y, además, la violencia sexual y acoso que ocurre en el área laboral, hechos que ocurren con mucha frecuencia.

“Honduras por primera vez tiene una presidenta mujer y esperamos que pueda asumir con la misma valentía que asumió hace muchos años, como enfrentar un golpe de Estado y las resistencias que se formaron en el país frente a un proceso muy convulso políticamente, que enfrente con la misma fuerza y compromiso la necesidad de comprender que hay que abrir un diálogo amplio y rico con la sociedad civil organizada y todos los otros sectores que impactan en la vida de las mujeres, luego de vivir hechos de violencia y discriminación”, dijo Luz Mejía.

Lea también: Ante alza de femicidios y violencia contra la mujer exigen refugios para las sobrevivientes y sus hijos

La renuencia de los Estados en garantizar los derechos de las niñas y las mujeres proviene del privilegio a la presencia de los hombres, por ejemplo, actualmente, Iris Xiomara Castro Sarmiento es la única mujer presidenta en la región (2022-2026), pero no hay acciones contundentes a favor de las mujeres.

Pese a que la presidenta es mujer, el tema de género parece no formar parte de la agenda, aunque más del 50% de las votantes sean mujeres, aunque en la vida cotidiana sí sea el principal tema, el sistema patriarcal da a entender que el tema de la mujer no es importante, sino la reproducción, el cuidado de los demás, estar disponible y ser subordinada.

Biografía
Periodista , Criterio HN

Soñadora incorregible, en todo lo que hago soy diferente y auténtica, quiero dejar legado en esta carrera que ha sido descuidada y utilizada, defiendo a los seres vulnerados y detesto la injusticia. Las artes, el estilo y la naturaleza son parte del libro de mi vida. Escribiendo encontré el sosiego para sobrevivir.

Creo reportajes y escribo sobre derechos humanos, migración, LGBTIQ+, mujeres, niñez, corrupción, arquitectura, análisis y comportamiento social, a veces una pizca de política. Creadora de Las 5 de Criterio.

comparte:

Más publicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.