Ramón Sabillón

Ramón Sabillón, el verdugo de JOH que regresó del exilio para capturar a los narcos

Compartir

Tegucigalpa. –Considerado el terror de los narcotraficantes hondureños, retornó del exilio siendo ungido por la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, como ministro de Seguridad, dando captura, a los pocos días de su nombramiento, al exgobernante Juan Orlando Hernández uno de los principales políticos que señaló en el pasado de ser parte de la narcoactividad y crimen organizado.

Ramón Sabillón Pineda, se graduó en la quinta promoción de la Policía Nacional. Es abogado en orientación penal y tiene una maestría en políticas públicas y gestión de seguridad. Durante tres meses, en su reciente exilio en Estados Unidos, fue formado en antiterrorismo.

También lea: Fausto Cálix, de las luchas estudiantiles a ser el ministro más joven del gobierno de Xiomara Castro

Comenzó como patrullero a nivel de escuadrón, el cargo básico que desempeñan los policías en las calles. Posteriormente, fungió como comandante de operaciones aeromóviles en el escuadrón Comando de Operaciones Especiales (Cobra).

Luego fue capacitado en el área de inteligencia y laboró formando diez promociones dentro de la institución policial. Pasó a ser director de servicios especiales durante cinco años, puesto desde el cual evidenció una lucha contra el crimen organizado que le costó exiliarse en El Salvador, pero debido a la persecución de las redes directas de las estructuras criminales conformadas por las maras y pandillas solicitó ayuda a la embajada de los Estados Unidos donde culminó un corto exilio.

Lideró las investigaciones del caso de corrupción conocido como “Gasolinazo” que se originó en el gobierno del nacionalista Ricardo Maduro (2002-2006) y en el que se destapó una red de corrupción mediante la cual 519 cisternas ingresaron al país sin ser reportadas a la extinta Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI). Este caso, que quedó en la impunidad por la connivencia del Ministerio Público, causó una defraudación superior a los 67 millones de lempiras e involucró a varios políticos ligados a la administración de aquel entonces.

Posterior a la gestión de Óscar Álvarez, exministro de seguridad en el periodo 2002-2005, tuvo que irse al exilio, en 2007, a Estados Unidos donde se convirtió en consultor para beneficio de la Policía Nacional de República Dominicana.

Tras el golpe de Estado de 2009 que derrocó al entonces presidente José Manuel Zelaya Rosales, regresó a Honduras y continuó sus labores dentro de la Policía Nacional como comisionado general de la policía.

El 20 de diciembre de 2013, durante el gobierno de Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), Sabillón fue ungido director de la Policía Nacional de Honduras, y ostentó el cargo por once meses en reemplazo de Juan Carlos Bonilla, alias “El Tigre Bonilla”, quien ha sido acusado por Estados Unidos de delitos relacionados con el narcotráfico y crimen organizado.

Durante su corta gestión, Sabillón capturó a ocho poderosos narcotraficantes hondureños, entre estos: los hermanos Valle Valle, Don H, Doble AA, todos figuras claves que han vinculado al exgobernante Juan Orlando Hernández de ser parte de la estructura de la narcoactividad que convirtió a Honduras en un “narco Estado”.

Hernández, a través del entonces ministro de Seguridad, Arturo Corrales Álvarez, lo destituyó, según declaraciones de Sabillón, por no informarle del operativo para capturar a los Valle Valle, pues asegura que la intención del exgobernante era asesinarlos durante la gesta.

Esta situación fue el detonante para que el jefe policial huyera del país ante el temor de ataques en su contra. El 22 de abril del 2016, Sabillón, partió al punto fronterizo de Guasaule rumbo a Nicaragua, dos días después llegó a Costa Rica pasando por la frontera de Peñas Blancas. Posteriormente, tomó un vuelo desde Costa Rica hacia Houston, Estados Unidos para evitar ser perseguido o asesinado por el régimen de Hernández.

El 21 de junio de 2016, la Comisión Especial para el proceso de depuración de la Policía Nacional, integrada por el pastor evangélico, Alberto Solórzano; la expresidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Vilma Morales; y el titular del Foro Nacional de Convergencia (Fonac), Omar Rivera, anunció la separación de Sabillón por abandonar la institución.

Lea, además: Rebeca Santos, la reencarnación del «Poder Ciudadano» en el Banco Central de Honduras

Antes de su exilio, denunció, ante medios de comunicación nacional, que Hernández recibió fuertes sumas de dinero proveniente del narcotráfico para financiar sus campañas políticas, versión que se reforzó con las declaraciones de narcotraficantes durante los distintos juicios celebrados en Nueva York, incluido el de Juan Antonio “Tony” Hernández, hermano del exgobernante.

Seis años después de su exilio, retornó a Honduras tras la victoria electoral del Partido Libertad y Refundación (Libre), bajo la figura de Xiomara Castro, quien lo nombró ministro de Seguridad, aunque en sus primeras declaraciones a la prensa dejó entrever que su nominación era auspiciada por los Estados Unidos.

Curiosamente la justicia de Estados Unidos acusó formalmente a Hernández, el 27 de enero, día en que cesó en la presidencia de Honduras y en el mismo instante en que asumía el cargo como diputado al Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Lo anterior ha sido interpretado por lideres de opinión como un plan que ya era conocido por Sabillón, pues once días después, Hernández fue incluido en la lista de actores políticos antidemocráticos y corruptos del Triángulo Norte de Centroamérica al tiempo que se le canceló la visa y cinco días fue capturado por Sabillón tras aprobarse su arresto provisional para su extradición.

Sabillón no solo se convirtió en el terror de los narcotraficantes de Honduras, ahora asume el reto de reducir los índices de violencia y la tasa de homicidios que supera los 38,6 asesinatos por cada cien mil habitantes siendo el tercer país con más violencia en Latinoamérica y el primero en Centroamérica, según el Observatorio Nacional de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.