Certeza.

Proyecto militarista de JOH va viento en popa para perpetuarse en el poder

Honduran President Juan Orlando Hernandez (L) arrives to say goodbye to the Honduran troops which will travel to Haiti on the UN Stabilization Mission (MINUSTAH), in the southern outskirts of Tegucigalpa, on January 29, 2014. AFP PHOTO /Orlando SIERRA.

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redacción@criterio.hn

Tegucigalpa.-A juicio de líderes de opinión pública vinculados a los movimientos sociales de  Honduras, el proyecto militarista que está implementando el presidente, Juan Hernández, se afianza cada día más con el visto bueno de los grupos de poder, que apoyan el proyecto reeleccionista del gobernante en aras de garantizar las concesiones y otros beneficios a las transnacionales extractivas de los recursos naturales.

Todo problema social, de salud, político o educativo el mandatario hondureño lo resuelve con militares
Todo problema social, de salud, político o educativo el mandatario hondureño lo resuelve con militares

“Lo que hay de fondo en todo esto es un proyecto político, una concepción basada en la fuerza, en la amenaza, en la producción del miedo inducido que tiene que ver con el proyecto que preside Juan Orlando Hernández, que tiene como base dar el mayor servicio a las multinacionales, en alianza con la oligarquía para poner en marcha proyectos extractivitas”, manifestó el padre jesuita, Ismael Moreno, director de Radio Progreso y ERIC (Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación).

Moreno apuntó que este tipo de planes solo se origina en sociedades que están  deterioradas, con una institucionalidad colapsada y donde todos los hilos humanos, económicos y sicológicos están rotos.

La militarización no es algo impuesto por el mandatario “por moda sino que es algo esencial de un  proyecto que radicaliza el modelo neoliberal extractivista en Honduras para favorecer a las multinacionales y la inversión de los capitales extranjeros”.

OTRO PROYECTO EN LA MISMA LÍNEA

El líder social, consideró además que a la par del proyecto militarista se desarrolla un programa de asistencia social o de caridad, que busca lo mismo, pero desde otro ángulo, “para poder de algún  modo aplacar el descontento de la sociedad hondureña a través de regalías y al mismo tiempo tener a su favor a la gente más empobrecida, de cara a la reelección”.

Mejor dicho de otra manera, Juan Hernández, representa el proyecto económico para la gente más rica, tanto del país como de las multinacionales y para eso se apoya en la gente más pobre, a quien utiliza perversamente para que conformen instancias que defiendan a los poderosos, dijo el entrevistado.

¿QUIÉNES SALDRÁN AFECTADOS CON EL PROYECTO DE JOH?

Toda la sociedad que no tiene capacidad para poder beneficiarse porque es un modelo productor de desigualdades y productor de violencia, entonces los más afectados es la gente más pobre aunque reciba regalías. Asimismo las organizaciones y las comunidades que defienden esos territorios, porque a ellos les afecta los proyectos extractivitas, respondió Moreno.

En la lista de afectados, el defensor de los derechos humanos incluyó a los gremios y a la clase trabajadora en general, que cada día que pasa pierden sus derechos y tienen menos acceso a los bienes, porque los proyectos, extractivitas y neoliberal van acentuando la privatización de los bienes.

Asimismo la micro, mediana y pequeña empresa, que conforman la clase media, porque son quienes sostienen a las élites oligárquicas.

SE ESTÁ GENERADO MIEDO PARA LOGRAR EL CONTROL

Por su parte el director del Centro de Investigación y Promoción de Derechos Humanos (CIPRODEH) Wilfredo Méndez, dijo que con la militarización se está generando miedo para controlar a la población.

“Parece ser que hay una estrategia de generar miedo y a través del miedo, militarizar el país”, expresó Méndez, quien a renglón seguido dijo que no ve la intención de este gobierno de atacar la inseguridad, “parece que una mente maquiavélica de lo más atroz existe detrás de una articulación, cuya pretensión es dominar mediante el miedo a una población que se moviliza, a una población que se articula mejor cada día”, prosiguió.

En ese sentido, “miro la expresión de los militares en los colegios públicos, en colonias y barrios que pareciera que hay toda una planificación sangrienta para atemorizar a esta gente  y evitar que salga de sus comunidades y lograr que la gente termine aceptando a los militares como los salvadores”.

El defensor de los derechos humano, consideró que los militares no pueden ser vistos como los salvadores de la sociedad porque son responsables de hechos deleznables de corrupción y crimen, “solo en los noventa lograron una situación de despojo de las arcas públicas para crear grandes empresas”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.