Pese a recibir más exoneraciones fiscales, productores de energía no bajan la tarifa al consumidor final

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-A pesar de las quejas y extorsiones constantes de los productores de energía al Gobierno en lo que respecta a generación energética, este sector ha sido de los más beneficiados con las disposiciones aprobadas en esa área en la última década.

La producción energética es una de las áreas más exoneradas de impuestos fiscales, gracias a normativas como la Ley General de la Industria Eléctrica aprobada por el Congreso Nacional en 2014, en la cual se fijaron los beneficios que los productores obtendrían en contratos con el Estado.

Honduras ha brindado a empresarios del rubro, los contratos más caros de la región, en ese enfoque el Congreso Nacional adjudicó una nueva exoneración la cual fue dirigida a empresas que encajan en el concepto mercado libre de oportunidades, el que consiste según la Ley General de la Industria Eléctrica, en liberar del pago de impuestos por combustibles a compañías generadoras que brindan un servicio sin firmar contrato con el Estado.

“Hay que tener claro que este impuesto estaba exonerado desde hace varias décadas, incluso desde 1990, eso se hizo a nivel regional en América Central, porque cualquier porcentaje que se le cargue al combustible se carga en la tarifa, entonces es una práctica que se hace desde ya varias décadas, es un beneficio para el consumidor no para la empresa”, dijo el representante de la Asociación de Productores de Energía Kevin Rodríguez.

El mismo presidente del Congreso Nacional Mauricio Oliva, dijo que el mercado energético gozaba en un 95% de esta exoneración y ahora con la extensión de la misma al mercado de oportunidades, lo que hacen es completar el beneficio a los productores para que ellos bajen el costo que le cobran al Estado por esa energía.

La Comisión Reguladora de Energía Eléctrica reportó a inicios de 2020 que el costo promedio de generación de Honduras fue de $0.1273 el Kilowatt hora, asimismo Honduras paga contratos a generadores entre 15 y 17 centavos de dólar por generación.

Rodríguez fue consultado por medios de comunicación, sobre cuándo se verá reflejada esa disminución en la tarifa de energía para el consumidor final. Kevin contestó: “es difícil saber cuándo se va a ver reflejado en la tarifa para la gente, la idea de este decreto es aplicarlo al mercado de oportunidad, donde no existen contratos, solo se compra de acuerdo a lo que se necesita y lo que busca este decreto es que entren empresas a generar y reducir los déficit que existen”, explicó Rodríguez.

El representante de este sector siguió argumentando: “es muy difícil decir cuándo vamos a ver el beneficio en las facturas, porque primero tienen que hacer efectos las medidas en este nuevo mercado, sí podemos decir que si se maneja de forma correcta entonces en el corto plazo se podrían dar los beneficios”.

La generación de energía se ha convertido en un negocio lucrativo para empresarios del rubro, quienes han sido beneficiados con jugosos contratos por parte del Congreso Nacional en la última década.

La queja eterna de este sector es que el Gobierno no cumple con el pago de contratos de forma mensual, para el caso han dicho que hasta la fecha les deben más de 10 facturas por un monto de 12 mil millones de lempiras, mora que se estaría cancelando gracias a préstamos con organismos internacionales.

“Recordamos que las empresas necesitan los recursos para pagar empleados, pagar préstamos y funcionamiento. Es necesario dar liquidez, seguridad y garantías a los inversionistas del mercado energético. Si acá no hay seguridad jurídica entonces la gente se irá a invertir a otro lado”, sentenció Rodríguez.

La nueva exoneración se dio bajo el argumento que el beneficiado será el consumidor final, quien tendría una rebaja significativa a su tarifa mensual, pero paradójicamente, el 95% de las empresas que generan energía no han aplicado este beneficio a la población en los últimos 20 años.

Para el caso Kevin contó la forma en cómo es que se aplica la exoneración actualmente: “si se cobrara ese impuesto la energía sería más cara, por eso es que se ha aplicado esta exoneración por varios años, porque si no se le carga al consumidor final”.

Según explicó Rodríguez lo que sucede al existir esta exoneración es que la tarifa se da sin el incremento que generaría pagar el impuesto por combustible, es decir, si el pago fiscal existiera, la tarifa sería más cara.

“El beneficio se ve reflejado en que no hay aumentos, si se maneja de forma correcta y se empieza a producir las plantas que no tienen contrato de manera horaria, entonces se reducirá el déficit de energía y se hará a bajo costo, es un beneficio bastante fuerte el no tener que sufrir suspensiones de energía eléctrica”, manifestó Rodríguez.

La rebaja para el consumidor final producto de esta nueva exoneración no tiene fecha ni compromiso por parte de los empresarios energéticos hondureños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.