“Todo mundo sabe que el dinero ha sido saqueado”: padre Melo

El sacerdote jesuita Ismael Moreno,  dice que el grafiti “Dónde está el dinero”, pintado

en el bulevar Suyapa en Tegucigalpa,  “Es un llamado a la movilización”

 

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

 

Tegucigalpa.-  El grafiti ‘Dónde está el dinero’ “está denunciando directamente al equipo de gobierno que conduce la emergencia”, dice el padre jesuita Ismael Moreno, refiriéndose al enorme mensaje pintado ayer sobre el bulevar Suyapa, en Tegucigalpa, que exige al Gobierno de Honduras explicar el destino de los fondos para combatir el coronavirus, en especial la compra supuestamente sobrevalorada de siete hospitales móviles.

“Todo mundo sabe que el dinero ha sido saqueado y conducido a cuentas raras y no tanto para responder y aliviar el dolor de la población enferma”, agrega Moreno, popularmente conocido como padre Melo.

Necesitamos recuperar el Estado

Para el también director de Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC), grafitis como el pintado en Tegucigalpa y otras partes del país son una forma de educar a la población y su respuesta “es un llamado a la movilización, a salir de nuestras paredes mentales e ideológicas y abrirnos hacia un encuentro con toda la ciudadanía indignada con el destino de los fondos públicos”.

Además de los supuestos actos de corrupción detrás de la compra de los siete hospitales, de los cuales únicamente dos han venido a Honduras, las médicas y los médicos y el personal sanitario hondureño que se halla al frente de la guerra contra la pandemia está reclamando equipo de bioseguridad de buena calidad y pagos atrasados, entre otras muchas deudas que el gobierno de Juan Orlando Hernández tiene con el gremio de la medicina.

“El mensaje tiene de fondo tres puntos: primero, tomar conciencia la sociedad misma de que la indiferencia y la apatía nos hacen mucho daño. Esto es un llamado a despertar y que tomemos conciencia de la necesidad de expresar lo que sentimos. Segundo, está directamente denunciando al equipo gobierno que conduce la emergencia y tercero, una manera pedagógica de educarnos porque cuando se lanza la pregunta dónde está el dinero todo el mundo se ve en la absoluta necesidad de dar su propia respuesta”, dice Moreno.

El Consejo Nacional Anticorrupción señala que el gobierno de Hernández obtuvo 90 millones de lempiras para combatir de forma directa la corrupción, pero este fondo no se sabe a manos de quién fue a parar. “Es necesario que paguen los responsables del descalabro financiero que ha provocado miles de muertes”, señala la institución.

Los corruptos perdieron la vergüenza

“Los hondureños demandan respuestas y eso no se ha obtenido de las autoridades. Las élites políticas y corruptas siguen teniendo un fuerte poderío y ahora no se esconden”, dice el sociólogo político Eugenio Sosa.

Afirma que no hay instituciones estatales que quieran enfrentarse a la corrupción que hace crecer la desconfianza de la población en sus autoridades. Según Sosa, la gente espera mucho del Ministerio Público, “pero al final le fallan”. Puso como ejemplo “la caja chica de Rosa Elena de Lobo y el caso Pandora”.

“Los corruptos en Honduras han perdido la vergüenza”, lamenta el sociólogo. “Siempre han sido los eternos ganadores, depredando al Estado y a la población hondureña”.

Tanto Melo como Sosa dicen que seguirá habiendo manifestaciones públicas para decirles a los corruptos de siempre que las hondureñas y hondureños no les creen. “Estamos en un tiempo a través de todo este tipo de situaciones que ya sabemos identificar a quienes nos hacen tanto daño. Esto es una oportunidad para que avancemos hacia la libertad”.

Este otro grafitti está siendo colocado en oficinas de gobierno y casa donde viven reconocidos nacionalistas a quienes el pueblo señala de ser responsables de apoderarse de los bienes del Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.