Organismo estadounidense alerta que Trump quiere eliminar el TPS

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) alertó en las últimas horas que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, pretende eliminar el Estatus de Protección Temporal (TPS por sus siglas en inglés).

Mediante un pronunciamiento WOLA pide a los congresistas estadounidenses que se apongan al “movimiento inhumano e imprudente” del gobernante con el que se estaría afectando a 320,000 ciudadanos salvadores, hondureños y haitianos, que se han acogido a este régimen migratorio.

Noticia Relacionada: Honduras pide a EE.UU. nueva ampliación de vigencia del TPS

A continuación la alerta de WOLA:

La administración de Trump puede suspender el Estatus de Protección Temporal para cientos de miles de migrantes; El Congreso debe oponerse al movimiento inhumano e imprudente”, dice una alerta de WOLA emitida este martes 15 de agosto.

El Estatus de Protección Temporal (TPS) es un estatus legal, otorgado por el Departamento de Seguridad Nacional, que ofrece a los migrantes indocumentados una estancia de deportación y autorización de trabajo ante las circunstancias de sus países de origen que dificultarían que el país volviera a absorberlos, si se les devolviera. Actualmente hay alrededor de 320.000 personas acogidas al TPS de 10 países, la inmensa mayoría son de el Salvador, Honduras y Haití.

Los emigrantes salvadoreños que estuvieron aquí cuando un devastador terremoto golpeó en 2001 han renovado repetidamente su estatus TPS debido a las dificultades que tendría el país para reabsorberlos. Los hondureños aquí desde 1998 cuando el huracán Mitch los golpeó, han tenido su estatus similarmente renovado. Y los haitianos que estaban aquí cuando el golpe del terremoto de 2010, han tenido su estatus renovado debido a las dificultades políticas y económicas de la isla.

Sin embargo, la administración Trump está considerando no renovar la designación del TPS que expira el próximo año para los salvadoreños, hondureños y todos los demás receptores del TPS (y ya ha dicho a los haitianos que probablemente perderán su estatus legal en seis meses).

El mes pasado, veintiséis miembros del Senado, dirigido por Kirsten Gillibrand (d-NY) y Bob Menéndez (d-NJ), escribió una carta instando al Secretario de Estado, Rex Tillerson, y el entonces ex Secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, para ampliar el TPS para todos los nacionales que actualmente residen en los Estados Unidos.

Actualmente, hay una carta circulando en la cámara de representantes por Jim McGovern (d-mA), norma Torres (d-CA) y Randy Hultgren (R-Il) con casi 90 signatarios instando al Secretario de Seguridad Nacional a renovar TPS específicamente para hondureños y salvadoreños. En su carta, los miembros del Congreso subrayan la renovación histórica del TPS para los ciudadanos de El Salvador y Honduras por parte de ambos partidos políticos, así como las condiciones urgentes de los países que harían de la devolución de estos individuos y familias un peligroso y consecuente error.

Hay buenas razones para renovar el TPS y se debe exhortar a los demócratas y republicanos en el Congreso a que apoyen su renovación.

El no renovar el TPS para los hondureños y los salvadoreños innecesariamente destrozaría a familias y comunidades de estos dos países. Actualmente hay aproximadamente 200.000 salvadoreños y 61.000 hondureños que tienen TPS, que han estado viviendo en los Estados Unidos por años y que son miembros valiosos e importantes de nuestras comunidades. Los estudios han demostrado que la mayoría de estas personas han procreado sus familias en Estados Unidos, se unieron a la fuerza laboral, propulsaron su educación, compraron una casa, se activaron en sus comunidades, pagaron impuestos sobre la renta y contribuyeron a la seguridad social, y contribuyeron al país de muchas otras maneras.

Terminar el TPS tendría consecuencias económicas negativas para la economía de Estados Unidos. Los titulares de TPS pagan impuestos sobre la renta, contribuyen a la seguridad social y Medicare, y contribuyen al PIB de Estados Unidos. El centro de recursos legales para inmigrantes estima que los titulares de TPS de El Salvador y Honduras contribuyen con una combinación de $4,1 mil millones anualmente en ingresos salariales al PIB, una cantidad que se perdería si no se renovara su estatus y se terminara su empleo. Además, el estudio encontró que estos individuos pagan un total de $525 millones en contribuciones de la seguridad social total y $122 millones en contribuciones de Medicare por año. El centro de recursos legales inmigrados también informó que el deportar a todos los salvadoreños, hondureños y haitianos costaría al contribuyente estadounidense $3,1 mil millones.

La devolución de cientos de miles de ex-TPS a Honduras y El Salvador tendría efectos dañinos en sus países de origen. Los gobiernos de Honduras y El Salvador no están preparados para recibir a estos individuos. Ambos países no se han recuperado completamente de los desastres naturales que dieron lugar a su designación original, mientras que las condiciones se han visto aún más afectadas por el hecho de que El Salvador y Honduras se clasifican como uno de los países más violentos del mundo, y las oportunidades de empleo son escasas. El posible retorno de cientos de miles de personas que poseen TPS a Honduras y El Salvador probablemente traería consecuencias desestabilizadoras en toda la región, y socavaría los esfuerzos estadounidenses para promover la prosperidad y la seguridad en Centroamérica.

15 comentarios en “Organismo estadounidense alerta que Trump quiere eliminar el TPS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.