Nación.|Noticias Destacadas

Misión de la UITA constata violación de los derechos de los trabajadores en Honduras

Compartir

 

 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

 

Del 2 al 8 de mayo, la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, Agrícolas, Hoteles, Restaurantes, Tabaco y Afines (UITA), realizó su Sexta Misión a Honduras. La decisión de viajar nuevamente a este país centroamericano se debe a la grave situación de crisis de derechos humanos, incluyendo los laborales, que ha venido golpeando a su población tras el golpe de Estado de 2009.

La UITA brindó su informe en una conferencia de prensa en la sede del Cofadeh

Durante una semana, la Misión, que estuvo integrada por Gerardo Iglesias secretario regional de la UITA, Marcial Cabrera y Carlos H. Reyes, respectivamente miembros del Comité Ejecutivo Latinoamericano y del Comité Ejecutivo Mundial de la UITA, se reunió con organizaciones y activistas que, a diario, sufren los embates de un modelo político y económico que arrasa con los bienes comunes, acapara tierra, flexibiliza y precariza el mercado laboral.

Un modelo que también atenta contra los derechos de los pueblos indígenas y negros hondureños, persigue y criminaliza a hombres y mujeres defensores de los derechos humanos, asesina a mujeres, cercena la libertad de expresión, criminaliza y judicializa a campesinos y campesinas, reprime a miembros de la comunidad LGBTI.

“Estamos sumamente preocupados por lo que esta Misión de la UITA ha podido observar durante estos días. La impunidad sigue siendo el combustible de una maquinaria de terror. La impunidad dispara y vuelve a cargar las armas contra todo aquel que se niega a resignarse y acatar el hambre, la depredación ambiental, la pobreza, la falta de empleo y los empleos basura que no permiten a la gente salir del circuito tenaz de la miseria y la desesperación”, dijo Gerardo Iglesias.

La Sexta Misión de la UITA se reunió, entre otros, con el Cofadeh, la Unión de Sindicatos de Trabajadores de Alimentos y Bebidas de Honduras (USTBAH), la Red de Sindicatos de la Maquila, la Plataforma Agraria Regional del Aguán, el MUCA y la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh).

También viajó a La Esperanza, Intibucá, para escuchar de la viva voz de los familiares de la luchadora social y lidereza indígena Berta Cáceres, y del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), y conocer cuáles son sus demandas ante tanta impunidad tras 14 meses del brutal asesinato de Cáceres.

Ambos siguen exigiendo que los órganos responsables de impartir justicia aseguren el castigo para los mandantes intelectuales que orquestaron y financiaron el crimen.

Carlos H. Reyes en una de las visitas de campo

Asimismo, piden que cese el secretismo alrededor de las investigaciones y que no se obstaculice el trabajo del Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas (GAIPE), cuyo objetivo es realizar un análisis independiente, objetivo e imparcial de los hechos.

“Es urgente y necesario quitar el velo de secretismo e impunidad que rodea el caso del asesinato de Berta Cáceres, quien había denunciado oportunamente a las autoridades públicas competentes que su vida corría peligro y nada se hizo, convirtiendo este caso en una muerte anunciada”, manifestó Iglesias.

La misión de la UITA y el Cofadeh se reunieron con la subdirectora de Fiscales Loany Alvarado y varios miembros de esta institución, manifestándoles su profunda preocupación ante la campaña de criminalización y judicialización de cientos de campesinos y campesinas en diferentes zonas del país. Asimismo mostraron sus inquietudes por el caso de Berta Cáceres y la situación de inseguridad que viven las y los trabajadores de las meloneras en el sur de Honduras por el simple delito de haber constituido un sindicato. También mostraron su preocupación ante la situación de quiebra del Instituto Hondureño de Seguridad Social y la demora en encontrar los responsables del mayúsculo robo que allí se llevó a cabo.

La Misión, acompañada por miembros del Sindicato de Trabajadores de la Agroindustria y Similares (STAS), viajó a Choluteca para reunirse con las trabajadoras de las meloneras propiedad de la transnacionales Fyffes en las comunidades de La Permuta y Los Chagüites, a quienes las empresas meloneras Sur Agrícolas de Honduras (Suragroh) y Melón Export S. A. (Melexsa) han cercenado los derechos de libertad sindical y negociación colectiva.

Una situación ya difícil que se ha vuelto aún más preocupante después del atentado del pasado 13 de abril que sufrieran los hermanos Moisés y Misael Sánchez, ambos miembros del sindicato, quienes fueron atacados por individuos encapuchados, armados de pistolas y machetes que al mismo tiempo que proferían golpes, los amenazaban que si seguían con su labor sindical “deberían atenerse a las consecuencias”.

A raíz de esta grave situación de violación de derechos, el pasado 4 de mayo la transnacional Fyffes ha sido suspendida de la membresía de la Iniciativa de Comercio Ético (ETI por su sigla en inglés), cuya sede está en Londres, Inglaterra.

Fyffes tiene ahora 90 días para aceptar sentarse con la UITA a una mesa de diálogo para solucionar la grave situación de violación de derechos en Honduras. De no hacerlo será expulsada definitivamente de dicha instancia de comercio ético.

La Misión se reunió con el Ministro del Trabajo donde además de este caso en la compañía Fyffes, se abordó la situación de incertidumbre que padecen los trabajadores y trabajadoras del Instituto Nacional Agrario (INA), con la pérdida de derechos adquiridos en su contrato colectivo.

Se subrayó con profunda preocupación la actitud dilatoria de la Cervecería Hondureña (AB InBev) y Embotelladora La Reyna (CBC Honduras, PepsiCo), y como ambas empresas pretenden tercerizar a un mayor número de trabajadores y precarizar las condiciones de labor, lo cual el STIBYS ha venido denunciando sistemáticamente.

La Sexta Misión de la UITA se compromete en realizar un exhaustivo informe y darlo a conocer a la opinión pública internacional y socializarlo en la 106.a Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT, en junio de este año, como en el 27 Congreso Mundial de la UITA que se celebrará en agosto del actual en Ginebra, Suiza.

 La UITA cuenta con 425 organizaciones afiliadas en 124 países. Desde su fundación en 1920, la solidaridad internacional de los trabajadores y trabajadoras, y la promoción y defensa de los derechos humanos, han sido y continúan siendo los principios rectores de nuestra Internacional.

 

Un comentario en “Misión de la UITA constata violación de los derechos de los trabajadores en Honduras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.