Manzanas podridas deben salir de la Policía Nacional de Honduras dice la APJ

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. En medio de la crisis que azota a la Policía Nacional, debido a los recientes cuestionamientos públicos que diversos sectores de la sociedad hondureña han realizado a su desempeño institucional y al inefectivo proceso de depuración que aún no garantiza que se haya efectuado una exitosa profilaxis a lo interno de esa entidad policial, dirigentes de la Alianza por la Paz y la Justicia (APJ), se reunieron con autoridades de la Secretaria de Seguridad para exigirles expulsar, de una vez por todas, “las manzanas podridas” de la Policía Nacional.

Personeros de APJ y ASJ se reunieron con la cúpula policial.
Personeros de APJ y ASJ se reunieron con la cúpula policial.

En la reunión participaron, en representación de la sociedad civil, Carlos Hernández y Kurt Alan VerBeek, Presidente y Vicepresidente, respectivamente, de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ); Julieta Castellanos, Rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH); y Omar Rivera, Coordinador General de la APJ. Asimismo, por parte del Gobierno de la República, asistieron a la sesión, Julián Pacheco Tinoco, Secretario de Seguridad; Félix Villanueva, Director General de la Policía Nacional;  Javier Leopoldo Flores Milla, Director de Recursos Humanos de la Policía Nacional, entre otros.

Los directivos de la APJ, hicieron saber a las autoridades estatales su profunda frustración ante el hecho que altos oficiales y agentes de escala básica de la estructura policial devengan salarios y gozan de privilegios, sin tener tareas asignadas, ni desarrollar ningún tipo de actividad laboral; de igual modo, manifestaron su insatisfacción por la falta de seguimiento a los procesos de evaluación, investigación, juzgamiento y sanción a policías sospechosos de estar relacionados a actos ilícitos.

Julieta Castellanos, Rectora de la UNAH, manifestó que no tiene forma de entender “por qué algunos oficiales y agentes que no han aprobado las pruebas de confianza, han sido investigados y los resultados no les favorecen, por qué siguen en la institución policial, esto no es comprensible y lo que significa es que todavía son muy fuertes ellos –los malos policías- y que no se ha logrado que les alcancen las normas de la institución, ni las del país, ya que siguen siendo personas con poder”.

Mientras tanto, Carlos Hernández, Presidente de la ASJ, dijo que “es importante reconocer que ha habido un esfuerzo muy grande de querer recuperar la credibilidad de la Policía Nacional y esto contrasta a veces con la frustración que el pueblo hondureño sentimos cuando descubrimos y sabemos de casos de policías que no aprobaron procesos de pruebas de confianza y siguen formando parte de la institución; esperamos que la nueva Ley de la Carrera Policial, y las reformas a Ley Orgánica de Policía Nacional, le permitan al Estado encontrar ese mecanismo expedito para poder tener depuraciones o transformación de la policía de manera efectiva”.

La APJ, desde su creación en el año 2012, colocó como una de sus prioridades, demandar del Estado una acción inmediata y efectiva de “limpieza” de las instituciones estatales, con énfasis en la Policía Nacional, por lo que se exigió el diseño e implementación de un proceso de investigación, evaluación, certificación y formación de los integrantes de una institución gubernamental que, lamentablemente, ha sido permeada por elementos que unas veces por ineptitud, otras por corrupción, colusión y participación directa en crímenes y en delitos, la habían convertido en una plataforma delincuencial desde la que operaban con protección institucional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.