La norma corruptible de Callejas

Por: Rony Huete*

redaccion@criterio.hn

El inicio del sistema Neoliberal en Honduras, en la década perdida de los noventas, fue el declive de las grandes mayorías, pero también significó el camino para obtener las mejores modas parisinas de la ex primera dama de Honduras, Norma Regina de Callejas.

Norma Regina Gaborit y Rafael Callejas
Norma Regina Gaborit y Rafael Callejas

25 años han pasado desde que uno de los presidentes más corruptos de la historia latinoamericana, haya decidido pasar a la historia como la peor alimaña.

El monumento a la corrupción de ciudad mateo, es un cementerio fantasma, poblado de mentiras que brillan y que la hacen relucir como un reconocido monumento a la corrupción.

De igual forma, el caso de corrupción conocido por la prensa hondureña como el “chinazo” acentúa la riqueza de una pequeña elite extranjera del oriente, cuyas migajas aún son recogidas por la seudo burguesía de la nación de Honduras.

El ex presidente de Honduras, Rafael Leonardo Callejas, ha enfocado su temor en el círculo social,  a través de su fingimiento de ser un buen ser humano, sin embargo junto a su esposa e hijos, maldecían a la nación latinoamericana de Honduras, mediante sus cuestionados actos contra su país.

Rafael Leonardo Callejas, fue el perfil joven y deportista que creo el Partido Nacional de Honduras, para ganar las elecciones presidenciales de 1989, y que inició a constituir en la última década del siglo XX, como la más decadente de Honduras.

Sus sucesores consolidaron el “legado callejista” neoliberal que hundió a Honduras en una de las naciones más pobres del hemisferio latinoamericano.

La devaluación de la moneda hondureña (lempira) ante el dólar estadounidense, la privatización de diversas instituciones estatales, y el entero servilismo a la gusana oligarquía de Honduras, fue su diseño de plan gubernamental en donde nacieron nuevos ricos y murieron muchas esperanzas.

Pero, también surgieron nuevos pobres, que en nombre de la injusticia y la desesperanza iniciaron un éxodo hacía la inmigración desconocida y otros decidieron resistir los crueles mandamientos de una burguesía asesina.

Los poblados de las pequeñas urbes de Honduras, fortalecieron sus periferias con casas que desafían el equilibrio, y construidas en cerros que rodean la capital hondureña, donde en el presente se sobreviven a guerras no declaradas, entre los conserjes de los ricos, llamados aparatos de seguridad del Estado, y los pobres.

El sinónimo de corrupción, Callejas, es un sinónimo que repercute con ira en la comunidad hondureña nacional e internacional, puesto que aún el aire que destila, su legado presidencial callejista, es un efecto colateral, que mantiene hincada la economía de Honduras, frente a los designios imperialistas que hoy exigen, la extradición de Rafael Leonardo Callejas.

Este ex presidente hondureño, relució por ser uno de los mejores sirvientes que han tenido los intereses estadounidenses en Latinoamérica para ejecutar el plan de los “chicago Boys”, pero hoy  se perfila por ser el primer ex presidente de la república de Honduras, de ser acusado internacionalmente.

Los delitos de fraude, soborno, lavado de activos y conspiración, para crear una organización criminal, según los Estados Unidos de América (EEUU), son las acusaciones que ahora adornan el curriculum del ex presidente Callejas.

La esposa de este supuesto criminal internacional, Norma Regina de Callejas, está consternada por la noticia que resuena en el mundo, ya que su perfil como ex primera dama, se extingue por los bochornos internacionales de su esposo.

Está vez, la lluvia de cartas de libertad, que obtuvo el ex presidenciable Rafael Callejas a finales de la década de los noventa y principios del siglo XXI, son un antecedente que Norma Regina desea con ahincó se vuelva a repetir.

Pero esta vez, la libertad de su esposo, la definirá a quien una vez bien sirvió, y en donde acostumbraba a viajar los fines de semana para comprar y verificar las últimas modas parisinas, en la tierra gusanera de Miami, en los Estados Unidos.

Compras que efectuaba, con los millones que su esposo una vez obtuvo, en los cargos que desempeñó y que fueron fuertemente cuestionados internacionalmente.

Incluso en la reconocida Universidad de Harvard, en los Estados Unidos, el caso Rafael Leonardo Callejas, fue motivo de estudio, por la dudosa procedencia que obtuvo sus millonarios  bienes, y sus fuertes influencias en el aparato político estatal y judicial de Honduras.

Los tentáculos de Callejas, no tendrán alternativa que amarrarse frente a los designios judiciales en los Estados Unidos, será allí en donde se le juzgue por los cargos que se le imputan.

Aunque los pupilos de callejas, lloren las lágrimas de su mentor y desean evitar la extradición de Rafael Leonardo, la alimaña que caracteriza a este personaje internacional hasta el momento, es de rechazo y fuertemente cuestionado.

El grito de los que una vez sucumbieron ante la muerte, en la década perdida de los noventas, vuelve a sonar en un eco de ultratumba ¡Justicia! Justicia!

Cualquier atentado o amenaza para el autor de este artículo es responsabilidad de quienes representan y gobiernan el Estado de Honduras y sus invasores o los que menciono en el presente artículo.

*El autor de este artículo es corresponsalía voluntaria de http://conexihon.hn la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica, la organización Casa Mafalda São Paulo, Brasil , La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red y El portal http://desacato.info editado en Florianópolis, Brasil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.