La lucha contra la narcodictadura en tiempos del coronavirus

Por: Tomas Andino Mencía

El Coronavirus es una enfermedad que, se supone, aún no ha llegado a Honduras; pero es cuestión de tiempo, poco tiempo, por cierto, para que eso ocurra. Mi tesis es que, si a las fuerzas populares nos toma desprevenidos, esta enfermedad potencialmente será usada como un recurso político y económico por la élite corrupta en el poder para perpetuarse en el poder en contra del Pueblo.

Una vez toque territorio nacional o la OMS la declare “pandemia global”, los Estados estarán obligados a adoptar medidas drásticas para prevenir la enfermedad y eso incluye limitar eventos públicos donde grandes colectivos de personas pueden entrar en contacto unas con otras. Eso incluye la suspensión de eventos deportivos, culturales, y sociales diversos, como hemos visto en países donde se ha declarado la enfermedad.

Esta situación vendría como anillo al dedo al régimen dictatorial hondureño porque no dudo que lo aprovechara para prohibir concentraciones sociales y políticas, deshaciéndose así de las incomodas protestas públicas de ciudadanos inconformes con su gestión. Si a eso le sumamos que en poco tiempo entrará en vigencia el nuevo Código Penal que incluye medidas que criminalizan la protesta social y que sancionará a quienes osen expresarse en oposición al régimen, este tendrá los argumentos perfectos para “justificar” la limitación de las libertades ciudadanas.

Por otro lado, conociendo la mentalidad perversa de quienes detentan el poder, no descarto un escenario peor. Y es que, si llegan a considerar que su realización es una amenaza a su permanencia en el poder, hasta podrían sugerir la suspensión o postergación de las elecciones porque estas se realizarán en poco menos de dos años, cuando la enfermedad esté en su máximo, para lo cual pueden argumentar razones de “salud pública”. En el mejor de los casos, podrían limitar las manifestaciones políticas en las que la de oposición pueda demostrar su fuerza, lo cual conviene a un régimen que busca cualquier excusa para continuar en el poder.

Si este escenario se cumple, tendríamos narco dictadura para rato y estaríamos cada vez más limitados para impedirlo.

Pero en batalla avisada no mueren soldados. Aún estamos a tiempo para tomar las medidas sociales y políticas necesarias no solo para impedirlo, sino para aprovechar esta situación para movilizar al Pueblo antes de que el pánico se apodere de la población y el régimen saque provecho de ello.

QUE SE PUEDE HACER:

Primero, la unidad granítica de movimientos sociales y políticos que coincidimos contra la narcodictadura. Es URGENTE constituir YA un Frente de Unidad Nacional para sacar a la dictadura, que incluya a todos los sectores populares, políticos, económicos dispuestos a movilizarse en su contra. Lo peor vendrá si nos agarran divididos. Exijamos a nuestros líderes que abandonen las posturas sectarias o motivadas por intereses particulares o de grupos y que adopten un enfoque de nación para sacar la narcodictadura lo más pronto posible.

Segundo, dejar para un segundo plano las aspiraciones electorales porque lo primero es lo primero: sacar la narcodictadura para que pueda haber elecciones realmente libres, inclusive para que pueda haber elecciones. ¡Apagar el “Modo electoral” y activarnos en el Modo Lucha Popular!

Tercero, educar al Pueblo sobre lo que es necesario hacer para prevenir el Coronavirus, pues si bien es cierto esta enfermedad es muy contagiosa, tiene la ventaja de que su mortalidad es relativamente baja y puede prevenirse fácilmente. La educación es necesaria para que el Pueblo no entre en pánico y continúe movilizándose mientras toma las medidas de prevención básicas. El pánico desmoviliza y la desmovilización es lo que más conviene a este régimen.

Cuarto, elaborar desde la base popular UN SOLO PLIEGO DE DEMANDAS DEL PUEBLO que incluya las demandas de todos los sectores y no hacer luchas por separado. En ese planteamiento unificado deben ir TODAS LAS DEMANDAS SOCIALES Y POLITICAS PARA UN MEJOR PAIS. Idealmente debe ser discutido primero en la base y ser consolidado en un solo planteamiento por la coordinación del Frente de Unidad Nacional que propuse en el primer numeral.

Quinto, entre esas demandas deben destacar aquellas orientadas a que el Estado garantice condiciones básicas para prevenir el Coronavirus, como garantizar agua potable a la población, haciendo una distribución gratuita y democrática de la misma; combatir el acaparamiento de medicamentos, mascarillas y otros implementos, y su distribución gratuita; traslado de presupuesto de rubros no prioritarios (como el presupuesto militar, subsidios a los empresarios, pagos a las térmicas, etc.) entre otras medidas.

Sexto, al mediano plazo organizar en serio UN GRAN PARO NACIONAL en el que se aglutinen todas las fuerzas sociales y políticas alrededor del Pliego Único de demandas. Ese paro no debe abandonarse solo porque los empresarios no lo quieren (que es la excusa que se ha dado últimamente); de hecho, son los últimos que querrán un Paro Nacional. Hay que organizarlo y garantizarlo con los sectores de base popular que ya han demostrado capacidad de parar el país: los colectivos barriales, campesinos, indígenas, estudiantes, obreros de maquilas, pequeños propietarios, entre otros.  

Séptimo, esa lucha debe seguir hasta lograr el propósito de sacar al narco del poder, que por esta época está en su momento de mayor desprestigio nacional e internacional. Logrando eso, un gobierno de transición debe poner en práctica un Plan de Salvación Nacional que permita a las y los hondureños sobrevivir ante los retos que se nos vienen; y adelantar las elecciones a una Asamblea Constituyente que reorganice el país.

¿Imposible? Será imposible si seguimos en el actual estado de apatía e inmovilización en que estamos las fuerzas populares. Imposible es que sobrevivamos con dignidad si este narco gobierno continúa en el poder. Entonces decidamos: ¿Queremos luchar para sobrevivir o ponernos a llorar por nuestras desgracias? Aún estamos a tiempo. Tomemos la decisión.

Un comentario en “La lucha contra la narcodictadura en tiempos del coronavirus

  • Julio Cesar Rodriguez
    el febrero 27, 2020 a las 4:28 pm
    Permalink

    Cuáles protestas públicas, eso fue un lapsus hormonal fugaz de años anteriores, hoy somos sumisos, domesticados, conformistas, cagados.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.