La guerra contra las drogas de los EE.UU. está potenciando a las élites corruptas en Honduras

 

Tomado de: foreignpolicy.com

Por: Antony Loewenstein

Foto portada: Orlando Sierra

 

Honduras es un país de tránsito clave para el tráfico de drogas a los Estados Unidos desde América del Sur, especialmente para los «aviones cargados de cocaína que salen de América del Sur», señaló el Departamento de Estado de Estados Unidos en su informe de la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos de 2018.

Como resultado, Honduras es uno de los países más violentos del mundo. Un gran número de hondureños y otros ciudadanos centroamericanos están huyendo debido a las actividades relacionadas con las drogas y las pandillas. Muchos se han dirigido a Estados Unidos, desesperados por escapar de la inestabilidad causada a menudo por el apoyo de Washington a la llamada guerra contra las drogas. Aproximadamente 425,000 migrantes no autorizados de origen hondureño se registraron en los Estados Unidos en 2016.

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, está sumido en la controversia, acusado de manipular fraudulentamente las elecciones de 2017 a su favor. Y, sin embargo, la administración Trump sigue siendo un firme defensor de su gobierno debido a su respaldo a las políticas de inmigración y drogas de Washington.

Viajar por el interior hondureño revela el alcance del descenso del país al caos. No es una zona de guerra en el sentido tradicional; los insurgentes no están apuntando a extranjeros o participando en ataques que matan indiscriminadamente. Pero el campo es el hogar de soldados y pandillas alborotados, junto con la policía que habitualmente acosa a los locales.

Prácticamente todos los que conocí en una visita en 2016 estaban asustados o cautelosos cuando hablaban del gobierno y las fuerzas de seguridad. La calma relativa era engañosa incluso en una ciudad bonita como La Esperanza, ubicada en el suroeste del país. En su centro había bulliciosos mercados de frutas y verduras, y los niños jugaban al fútbol en un campo verde. El nombre «Berta» fue pintado con spray en todas partes, en referencia a la activista ambiental Berta Cáceres, quien fue asesinada en la ciudad en 2016. Incluso en las paredes exteriores de la prisión local, había dos murales en color masivos de su cara. Al lado de uno había un mensaje sobre escuadrones de la muerte de la policía que decía: «Cara de policía». En otra parte decía: «Policía golpeado». Las autoridades no los habían eliminado.

El Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), la organización local fundada por Cáceres, opera una red de servicios comunitarios en el área, incluida la Casa de Curación para víctimas de violencia doméstica. Su gerente, Lilian Esperanza López, explicó que su propósito era «combatir el machismo», apoyar a las mujeres agredidas en una sociedad que rara vez lo hacía y respaldar a las familias que habían sido desplazadas por la deforestación. 

Berta Cáceres

«Berta nos enseñó a resistir», dijo. Después del golpe de 2009, que derrocó al presidente electo democráticamente Manuel Zelaya, lo reemplazó con Roberto Micheletti y recibió el apoyo de la administración del presidente estadounidense Barack Obama, la anticoncepción de emergencia para mujeres fue prohibida y el aborto ahora está prohibido en todas las circunstancias, a pesar de que el país tiene una de las tasas más altas de violencia sexual en el mundo fuera de una zona de guerra oficial. La sede de Copinh, que se llamaba Utopía, estaba en un campo verde exuberante. Tenía la sensación de un centro comunitario con instalaciones de capacitación, dormitorios y grandes espacios para reuniones.

Uno de los líderes de Copinh fue José Asunción Martínez, un hombre de aspecto amable con gorra, bufanda colorida, chaqueta vaquera y jeans. Vivía en Santa Elena, una comunidad cerca de la frontera con El Salvador. Nos sentamos alrededor de una mesa de madera protegida cuando la lluvia comenzó a llover. Un perro comenzó a perseguir a un toro cercano, lo que provocó que los pollos se rebelaran y graznaran. Al igual que muchos miembros de Copinh, Asunción Martínez ofreció un análisis político que no era teórico, sino que se ganaba al vivir con la amenaza diaria de asesinato del estado.

«El papel de Washington es trabajar con el gobierno hondureño para reprimir a las comunidades indígenas en el país», dijo. “El 35% de Honduras tiene concesiones para proyectos de petróleo, gas e hidroelectricidad en tierras indígenas. … Es ilegal «. Llamó a las concesiones, a menudo otorgadas sin consultar a las comunidades locales,» proyectos de muerte «, principalmente proyectos mineros y de energía hidroeléctrica. Martínez se opone a la presencia de Estados Unidos y la Unión Europea en su país, porque su agenda nunca ha sido admitida públicamente.

«Dicen que están aquí para respaldar al gobierno hondureño y fortalecer a los militares, pero en realidad es solo una forma de hacer crecer las bases estadounidenses», dijo. “El gobierno hondureño permite más bases estadounidenses a pesar de que afirma que está peleando la guerra contra las drogas. Está militarizando la tierra indígena «. Aunque Asunción Martínez creía que el asesinato de Cáceres había fortalecido la lucha de Copinh, reconoció que Honduras estaba infectada con el dinero de las drogas. «Nuestro país es un narco-estado con narco-alcaldes y narco-parlamentarios», dijo. «Los financian los narcotraficantes, y cuando llegan al poder tienen que pagar a los traficantes».

En el norte del país, los ciudadanos enfrentan amenazas similares. En la ciudad de La Ceiba, las pandillas controlan cada vez más las calles. Los autobuses públicos han sido atacados, con conductores amenazados y asesinados. Me mostraron un impactante video en un teléfono celular, en blanco y negro sin audio, de una pandilla que apuntaba con una pistola al conductor de un autobús mientras conducía. Ella lo mató a tiros. Los pasajeros estaban aterrorizados y el autobús se estrelló. La mujer finalmente fue atrapada después de ser identificada en Facebook.

En la cercana Tocoa, fueron los líderes y campesinos indígenas quienes sintieron la ira del estado. Vitalino Álvarez, de 53 años con siete hijos, era un miembro de alto perfil del Movimiento Campesino Unido y un líder campesino. Su nombre apareció en una lista de éxitos militares, junto con la de Berta Cáceres y docenas de otros activistas ambientales y sociales, utilizados por las fuerzas especiales entrenadas por los Estados Unidos para eliminar enemigos. Después de haber sobrevivido al menos cuatro intentos de asesinato desde 2010, Álvarez fue nombrado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en 2014 por necesitar protección urgente.

Nunca lo recibió. «Cuando Berta fue asesinada, me convertí en el primero de la lista», dijo Álvarez. “Diecisiete días después del asesinato de Berta, intentaron matarme. Había participado en protestas y la había apoyado. Los hombres en motocicletas se acercaron a mi arrendador y querían saber dónde estaba, pero no estaba en casa. Estaban enojados. Salí del área con mis dos hijos inmediatamente en taxi. Les di dinero en caso de que me mataran o lesionaran «.

Además, gran parte de los medios hondureños reforzaron la naturaleza religiosa del país y rara vez informaron honestamente sobre la corrupción política endémica. Mientras hablábamos, apareció una encuesta en la televisión estatal hondureña: «¿Qué tan creíble para usted es el hecho de que la Virgen María está llorando hoy?» El setenta y siete por ciento dijo que era muy creíble. Tales encuestas fueron una distracción conveniente para un público en general que conocía muy bien la realidad disfuncional.

Otro líder campesino fue Johnny Rivas, miembro del Movimiento Campesino Unido en la región del Bajo Aguán. También fue colocado en la lista de éxitos militares. Durante una reunión de agricultores en Tocoa, me dijo que gran parte de las tierras de cultivo de su pueblo en este corazón agrícola se habían convertido en plantaciones de aceite de palma propiedad de la empresa multimillonaria Miguel Facussé Barjum, Dinant. Diez familias oligarcas dominan la industria y la mayor parte del país, y algunas estimaciones afirman que poseen el 90 por ciento de la riqueza del país. La obsesión de Occidente por reducir su huella de carbono está directamente relacionada con la guerra sucia en Honduras y la expansión masiva de la producción de aceite de palma.

El Banco Mundial respaldó estos programas hace dos décadas, que tomaron por la fuerza tierras de los agricultores locales y se las dieron a los agronegocios para desarrollar palmas africanas. Estas plantas se enviaron a todo el mundo para biocombustibles y, a menudo, se intercambiaron en un lucrativo mercado de créditos de carbono.

A pesar de las enormes ganancias que trajo el biocombustible, los traficantes también han utilizado la misma tierra de cultivo para contrabandear drogas. Honduras es un punto medio conveniente en una ruta de vuelo desde Colombia a los Estados Unidos, y una gran cantidad de cocaína ahora fluye desde Colombia, a través de Honduras y hacia el mercado estadounidense.

Honduras es un punto medio conveniente en una ruta de vuelo desde Colombia hacia el Estados Unidos, y una gran cantidad de cocaína ahora fluye desde Colombia, a través de Honduras, hacia el mercado estadounidense.

«Los narcotraficantes compran tierras y tienen ganado aquí, pero esto es una cobertura para construir pistas de aterrizaje», para facilitar el transporte de drogas desde América del Sur a Estados Unidos, dijo Rivas. «Las drogas no se producen aquí, solo se entregan», aunque hay evidencia de que los cárteles están cultivando coca en Honduras cada vez más.

El narcotráfico ha afectado a la región del Bajo Aguán. Ha reducido las propiedades de los campesinos, pero su conflicto no es con los traficantes. “No tenemos fricciones con los narcotraficantes, pero las compañías de seguridad privadas, que protegen a los terratenientes, trabajan con la policía, el ejército y los traficantes. Los traficantes se mantienen solos y no nos molestan «, dijo Rivas.

Los cables del departamento de estado de WikiLeaks confirmaron lo que había escuchado en la región del Bajo Aguán. Desde el golpe de 2009, el gobierno había trabajado con los terratenientes de la zona para asegurar el territorio para la producción de biocombustibles mediante la intimidación, la coerción y el soborno. Uno de los principales empresarios fue Facussé Barjum, quien murió en 2015, y sus guardias de seguridad privados fueron acusados ​​de matar a docenas de activistas campesinos que se resistieron a sus movimientos. Sus guardias trabajaron con la policía y el ejército hondureño, quienes recibieron grandes cantidades de fondos del gobierno de los EE. UU. Para luchar en su guerra contra las drogas.

Los cables mostraron que el gobierno de los Estados Unidos había estado al tanto del papel de Facussé como importador de cocaína desde 2004, pero no había hecho nada para evitar que su dinero se destinara a financiar, entrenar y mantener a las fuerzas hondureñas trabajando junto a su equipo. Un cable de 2004, titulado, «Avión de drogas quemado en propiedad prominente de Honduras, declaró que,» un conocido vuelo de narcotráfico con un envío de cocaína de 1,000 kilo desde Colombia … aterrizó con éxito el 14 de marzo en la propiedad privada de Miguel Facussé». al menos una quinta parte de la tierra en la región del Bajo Aguán: 22,000 acres con palmeras africanas que cubren el territorio para su floreciente negocio de biocombustibles.

Ir más allá en el área controlada por los traficantes reveló una desesperación aún mayor entre los civiles. El viaje desde Tocoa a la aldea de Vallecito fue principalmente por caminos de tierra; Había 30 familias en casas de ladrillo y concreto, con muchas estructuras nuevas construidas con estaño y madera.

A mi llegada, mi guía, reparador y yo fuimos alimentados con una comida básica de pescado fresco, arroz y frijoles por una familia local. Las cercas de punta blanca que se extienden por millas indicaron que, hace años, como en otras partes del país donde tales cercas significaban actividad de contrabando de drogas, la propiedad detrás de ellas pertenecía a la familia del cártel de drogas Los Cachiros. Solían controlar la tierra, pero los jefes de familia fueron extraditados a los Estados Unidos por cargos de drogas, y sus propiedades fueron transferidas al gobierno hondureño.

Lo que les sucedió a los dos hermanos detrás de la pandilla Los Cachiros reveló una táctica familiar empleada por la Administración de Control de Drogas de los EE. UU. En Honduras y en todo el mundo: ofrecer clemencia al grupo Los Cachiros u otros carteles importantes, a cambio de evidencia de colaboración entre los traficantes y los narcotraficantes. élites (no las élites favoritas, relacionadas con las drogas del gobierno de los EE. UU., sino los carteles de la droga que tanto Washington como Los Cachiros querían derribar). Era imposible saber qué pensaban las familias de las víctimas en Honduras sobre el acuerdo, ya que nunca se les preguntó al respecto.

Devis Leonel Rivera Maradiaga y Javier Eriberto Rivera Maradiaga dirigieron una empresa brutal mientras vivían lujosamente, mataron al menos a 78 personas desde 2003 y construyeron un imperio como intermediarios al trasladar enormes cantidades de drogas desde pistas de aterrizaje ocultas en Honduras a carteles mexicanos (que luego lo enviaron a los Estados Unidos).

Compraron políticos, supuestamente incluidos el ex presidente Porfirio Lobo y su hijo Fabio (quien fue declarado culpable en un tribunal de los Estados Unidos en 2017 por importar cocaína) y presuntamente el presidente Juan Orlando Hernández, cuyo hermano, Tony Hernández, fue recientemente declarado culpable de cocaína.  

Los hermanos Rivera se acercaron a la DEA e hicieron una oferta ya en 2013; sabían que la agencia los estaba investigando, por lo que esto le dio a la DEA una oportunidad única para captar algunas figuras importantes en el tráfico de drogas.

 Los hermanos Rivera se acercaron a la DEA e hicieron una oferta ya en 2013; sabían que la agencia los estaba investigando, por lo que esto le dio a la DEA una oportunidad única de capturar algunas figuras importantes en el tráfico de drogas. Aunque ambos hombres tuvieron que confesar los crímenes que habían cometido, evitaron largas condenas de prisión y se cree que se le ofreció la admisión al programa de protección de testigos, mientras que a algunos miembros de su familia se les concedió permiso para mudarse a los Estados Unidos.

La DEA aceptó el acuerdo e implicó que disminuiría el uso de Honduras como país de tránsito de drogas. No hay evidencia para apoyar esta afirmación, ya que el país sigue siendo una nación clave de contrabando de cocaína.

Mientras continuamos conduciendo, rodeados de verdes colinas onduladas con vacas y ovejas pastando en los campos, nos detuvieron constantemente en los puestos de control militares a lo largo del camino. Hombres armados y policías pidieron nuestras identificaciones y quisieron saber a dónde nos dirigíamos. Algunas de las carreteras habían sido utilizadas por narcotraficantes como pistas de aterrizaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.