Actualidad|Noticias Destacadas

La extorsión, un delito que se le salió de las manos al Estado de Honduras

La extorsión en Honduras

Compartir

“Nosotros deberíamos ser prioridad para las autoridades, pero este gobierno nos está poniendo en segundo plano, si nosotros paramos el transporte a nivel nacional esto se vuelve un caos y ellos no ven eso”, manifestó Wilmer Cálix

Tegucigalpa.- El sector transporte en Honduras continúa siendo golpeado por la extorsión, en lo que va del 2022 han perdido la vida 40 personas trabajadoras del transporte, así lo dio a conocer el dirigente del transporte Wilmer Cálix.

Manifestó que solo este día hay un total de 150 unidades de transporte sin trabajar en Tegucigalpa debido al cobro extorsivo de nuevas estructuras criminales que se hacen llamar “independientes”.

Esta mañana la empresa de transporte Rey Express fue víctima de un atentado en Comayagüela, en la capital de Honduras, por sujetos que según las autoridades son miembros de estructuras criminales, quienes se conducían en una motocicleta.

Este atentado obligó a la empresa a cerrar operaciones por lo menos este día, las autoridades manifestaron que están siguiendo las pistas de los victimarios a través de las cámaras del 911 para darles captura y dar el proceso que por ley corresponde.

Según la organización independiente de derechos humanos Human Rigths Watch, Honduras se encuentra en los países más peligrosos del mundo, en el año 2021 se registraron 39 homicidios por cada 100,00 habitantes, mientras que hasta junio del 2022  se habían registrado 102 femicidios y 23 masacres en los primeros 4 meses de Gobierno de la Presidenta Xiomara Castro, según datos oficiales.

Según el Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad (IUDPAS), las muertes violentas en Honduras en su mayoría son atribuidas al crimen organizado, particularmente a pandillas o “maras” por peleas de territorio para la venta de drogas y el cobro de extorsión.

Cálix mencionó que los atentados han incrementado este año en un 50% en relación al año pasado y que pagar tres extorsiones se vuelve un problema porque muchas veces trabajan solo para eso, “estamos hablando de 40 millones de lempiras mensuales (más de USD 1 millón y medio) a nivel nacional por pago de extorsión solo en nuestro sector”.

En entrevista con Criterio.hn Cálix dijo que están orando para que uno de sus trabajadores no pierda la vida, puesto que este joven que trabaja la ruta del El Carrizal- Miraflores, sufrió un atentado el pasado lunes 15 de agosto mientras trabajaba en su bus y ahora está luchando por su vida en un centro hospitalario.

Manifestó que hasta la fecha la única respuesta que reciben de las autoridades es que están trabajando para erradicar la problemática, pero, “nosotros no vemos nada contundente, no sabemos cómo vamos a terminar cada vez que salimos de la casa”.

Cálix manifestó que los pagos a las estructuras criminales son semanales y que hay una banda que cobra L 400, otra banda cobra L 700 dijo que, en el caso de las bandas nuevas, ellos ponen la cantidad que le van a cobrar a cada bus, “nosotros no podemos decir nada de ese cobro porque si no toman acciones contra nosotros, nos toca pagar y para dónde”.

También Lea: Transporte en Honduras continúa acechado por la extorsión

Contó que los pagos varían depende la ciudad y del grupo criminal que pide la extorsión, las bandas ponen la tarifa dependiendo donde sea la ruta, hay rutas que pagan entre 1000 y 1200 lempiras semanales.

Cálix pidió a las autoridades que pongan en marcha de manera inmediata el plan de seguridad que tenían en, “queremos que se haga, pero no solo en documentos, queremos que se haga en realidad, nosotros deberíamos ser prioridad para las autoridades, pero este gobierno nos está poniendo en segundo plano, si nosotros paramos el transporte a nivel nacional esto se vuelve un caos y ellos no ven eso”.

Las bandas criminales que actualmente les están pidiendo extorsión son, “Los Chirisos, “Los Benjamines”, “El Combo de los que no se deja”, aunque la MS-13 ya no les exige el cobro por extorsión, ahora se unió una banda nueva que se denomina “Los M1”.

Agregó que de continuar las muertes violentas en este rubro ellos van a parar sus unidades, porque no piensan poner en riesgo más vidas de sus trabajadores, “es lo único que podemos hacer, si no nos brindan seguridad tenemos que encerrarnos”.

Comentó que las cosas en seguridad han empeorado y los antisociales saben que en este gobierno hay una debilidad, el gobierno solo está enfocando con la Policía Nacional y está dejando a los militares por fuera, a criterio de Cálix se debe poner elementos del ejército en las calles, “entre más elementos de seguridad estén en las calles se cubren más sectores y nosotros nos sentimos un poco más protegidos y trabajamos con menos temor”.

A criterio del general en condición de retiro, Luis Alonso Maldonado Galeas, lo más importante en este momento es hacer buen uso del presupuesto de la Tasa de Seguridad para resolver esta problemática del país puesto que la inseguridad es un tema grave en Honduras y se debe tratar de manera urgente.

 En entrevista con Criterio.hn, Maldonado dijo que de alguna manera este es solo uno de los problemas que se le salió de las manos a la presidenta Xiomara Castro, debido a que el crimen organizado logró infiltrarse en las empresas de transporte y encontraron espacios como un lavar activos y el gobierno no tiene capacidad para la detección de este delito.

Agregó que también hay filtración de testaferros que son utilizados para penetrarse en las empresas de este rubro utilizando personas naturales que encubren la actividad delictiva, “en Honduras hay falta de capacidad de contrarrestar el delito, no hay sistemas de inteligencia disponibles”.

A criterio de Maldonado Galeas el fenómeno de violencia en el sector transporte se da porque algunos empresarios no cumplen con la extorsión, hay incumplimiento de esta exigencia y esto se vuelve un problema.

Además, lamentó que la presidenta Castro nunca se ha pronunciado para contrarrestar esta problemática que viven los hondureños, sin embargo, urgió a definir la política de criminalidad, fortalecer las unidades de control de lavado de activos y que se cree una unidad de inteligencia en el rubro del transporte vinculado con la extorsión.

El militar retirado apuntó que el actual gobierno centra su atención en criticar al gobierno anterior y en ponerle su propio sello a algunas instituciones, situación que crea un vacío en la capacidad dela cobertura en este tipo de delitos, este flagelo crea un problema de falta de convivencia social y un agravamiento en los conflictos sociales, indicó.

También Lea: Alianza del crimen organizado y narcoactividad ligada a JOH repercute en ola de violencia en Honduras

Por su parte el vocero de la Dirección Policial Anti Maras y Pandillas Contra el Crimen Organizado (DIPAMPCO), Wilfredo Maldonado, dijo a Criterio.hn que en muchas ocasiones lo que sucede es que algunos trabajadores del transporte están vinculados a los grupos criminales y hay diferencias entre ellos y luego esto termina en muerte.

Manifestó que los departamentos con mayor incidencia de este delito y donde más se registran muertes violentas por el fenómeno de la extorsión son, Atlántida, Yoro, Cortés, Tegucigalpa, Olancho, Choluteca y Copán, dijo que los puntos fronterizos del país son zonas donde se está viendo a menudo este flagelo.

Agregó que han capturado más de 180 personas que integrantes de maras y pandillas o a organizaciones independientes y con los delitos de extorsión, desde el 16 de mayo pasado que la Policía Nacional tomó el mando de esta fuerza.

Maldonado mencionó que de estas 180 personas detenidas todas están judicializadas ya tienen una condena, porque parte de la denuncia en contra de ellos también hay evidencias que los involucra y hay prueba que estas personas son culpables.

El vocero policial dijo que de enero hasta la fecha han capturado a 22 miembros de la estructura criminal MS-13 de El Salvador que también se han integrado a los grupos delictivos del país para extorsionar mismos que ya fueron entregados a las autoridades de aquel país.

Exhortó a las personas que están siendo víctimas del flagelo de la extorsión a hacer uso de la denuncia a través del 911 o la línea 143 ya que es así como se hacen reacciones de alerta y ellos pueden actuar de manera inmediata con el despliegue de elementos de seguridad.

Adelantó que actualmente están haciendo trabajos de vigilancia y de investigación con personas sospechas de cometer este delito, “estamos trabajando en conjunto con el Ministerio Público y otras unidades para dar con el paradero de algunos miembros de pandillas que piden extorsión a algunas rutas”.

Cálix señaló que desde el año 2014 Honduras viene enfrentando este flagelo de manera incontrolable, sin poner un alto y la problemática ha venido en aumento, desde noviembre del 2021 las cifras son alarmantes.

Datos del Observatorio Nacional de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (una unidad del IUDPAS), registran que del 2010 al 2019 se dieron 1,781 muertes a transportistas en todo el país, siendo el año 2015 el de mayor incidencia. Para el 2020 se registraron 14 asesinatos a conductores, según este mismo ente.

La extorsión tiene muchos años de haberse enraizado en Honduras y parece que va para lejos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.