Investigaciones y avances tras asesinato del hijo de expresidente reflejan una justicia selectiva en Honduras

Compartir

Tegucigalpa.- La masacre del pasado jueves donde perecieron cuatro jóvenes, incluido el hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa, refleja que las instituciones investigativas y persecutoras del delito mantienen una justicia selectiva al evidenciar la eficiencia en los resultados para capturar a los implicados en el crimen contrario a otros casos que se mantienen en la impunidad.

La Policía Nacional a través de sus entes de investigación, ha logrado avances significativos en menos de 24 horas desde perpetrado el crimen, la madrugada del jueves 14 de julio, se conformó equipos de inteligencia en conjunto con fiscales del Ministerio Público logrando capturar a seis implicados, realizar varios allanamientos y decomisando vehículos, equipos tecnológicos e indicios de evidencia del caso.

El director de la Policía Nacional, Gustavo Sánchez, al ser consultado en conferencia de prensa, del por qué los operadores de justicia actúan diligentemente en casos que están ligados a grupos de poder mas no en el resto de homicidios que se mantienen en la impunidad arguyó que se debe al debilitamiento que fue sometida la institución durante el régimen que instauró el exgobernante Juan Orlando Hernández, extraditado a Estados Unidos por delitos de narcotráfico.

“Esta es una institución que en los últimos diez años estuvo en diferentes procesos que se le quitaban sus competencias y facultades, estuvo en proceso de depuración por más de cuatro años, recibió un debilitamiento institucionalizado y ahora nosotros estamos retomando nuestras funciones, demostrando las capacidades institucionales que tenemos. Lamentamos las cifras de homicidios y las personas que fallecen, pero venimos en un proceso y poco a poco vamos ir brindando las respuestas que la población se merece”, manifestó.

Noticia relacionada Operadores de justicia corresponsables de ola de violencia que enfrenta Honduras

Según afirmó Sánchez, en los últimos doce años fueron asesinados 65 mil hondureños y según la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) la tasa de impunidad en homicidios supera el 94.9%, es decir, apenas 5 homicidios son judicializados.

El dirigente garífuna Randolfo Sandoval cuestionó que existe una justicia selectiva y se refleja con la desaparición forzada de los líderes de la comunidad garífuna del Triunfo de la Cruz, Tela, Atlántida, que hoy cumplen dos años desde que un grupo armado identificados con vestimenta de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) los raptó sin que hasta la fecha exista un avance en las supuestas investigaciones.

“El mismo trato esperamos para los cuatro jóvenes desaparecidos de Triunfo de la Cruz, entre ellos, el presidente del patronato de esta comunidad garífuna Snaider Centeno. No a la seguridad y justicia selectiva”, demandó.

Para el exfiscal y diputado del Partido Libertad y Refundación (Libre), Jari Dixon Herrera, en Honduras sí existe una justicia selectiva que genera malestar en la población al observar que ciertos casos sí se actúan de manera eficiente.

“Esto siempre ha sido así que tenemos que ir avanzando para que todos los casos sean investigados porque, siempre que hay un caso de impacto social, uno se da cuenta que sí hay capacidad para investigar, pero en otros casos no y lo que produce es un malestar en la población porque masacres ha habido todo el tiempo, pero no se ha investigado como en la muerte del hijo del expresidente Lobo Sosa”, dijo a Criterio.hn.

A juicio de Herrera si se investigara de igual forma “eso produciría miedo en el delincuente porque sabe que sí lo hace lo van a capturar y eso disminuiría los grados de impunidad que hay en el país”.

La analista y defensora de derechos humanos, Reina Rivera, también afirma que en Honduras existe una justicia selectiva presta para los intereses de poder y recia hacia los sectores vulnerables que claman por una verdadera justicia.

“La selectividad la hemos visto a diversos niveles, a nivel policíaco, del Ministerio Público y de jueces. Quienes hemos trabajado la defensa de derechos humanos, hemos visto en los últimos años una selectividad para proteger los intereses de terratenientes, agroindustriales, empresas mineras, extractivas y una rápida criminalización y judicialización y defensores de la tierra, ahí se mira la justicia selectiva”, lamentó.

Noticia relacionada Alianza del crimen organizado y narcoactividad ligada a JOH repercute en ola de violencia en Honduras

Así mismo, el sociólogo Marco Tinoco expone que la justicia selectiva en el país es histórica y solo un verdadero cambio en los operadores de justicia reducirá los altos índices de impunidad que azota a la nación.

“Desde luego que en la sociedad se ha medido con distinta vara, con distinta medida y desde luego existe una justicia selectiva que no existe igualdad en el acceso a la justicia y eso es un problema que venimos arrastrando desde hace muchas décadas”, reiteró.

Todos los entrevistados por el equipo de Criterio.hn concuerdan que se debe apostar por una transformación de los operadores de justicia y comienza por evitar que la elección de los magistrados a la Corte Suprema sea transparente y permita la escogencia de los y las mejores personas, así como un fiscal general y adjunto que no sea impuesto por el narcotráfico y el crimen organizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.