Honduras: CPTRT ha recibido 95 denuncias de torturas contra privados de libertad

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-De 2017 a mayo de 2018 se denunciaron  95 casos de tortura en Honduras en su mayoría contra privados de libertad, se reveló este martes en el marco de la conmemoración del Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de la Tortura.

 

Honduras
Asistentes a la conmemoración del Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de la Tortura.

 

La profesional de la medicina e integrante del Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de Victimas de la Tortura (CPTRT), Lucy Pavón, detalló que las denuncias han sido recibidas por dicha organización y que se trata de torturas físicas y sicológicas y que se están originando en las cárceles de máxima seguridad por parte de los custodios, ya sean estos policías y militares, que paradójicamente están obligados a cumplir la ley.

Pavón precisó que de los casos denunciados, 93 pertenecen a varones y dos a mujeres y que todo ha quedado en  una simple denuncia, recepcionada por el CPTRT, porque las víctimas y sus familiares tienen miedo de ir a las instituciones del Estado y porque no creen en la justicia hondureña.

Explicó que la organización da tratamiento médico y sociológico a las víctimas, gracias al apoyo de organizaciones internacionales que trabajan en la protección de la tortura y que le dan seguimiento a las recomendaciones que se le han hecho al Estado de Honduras.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se ha pronunciado en reiteradas ocasiones, denunciando las torturas y las condiciones infrahumanas con las que se enfrentan las personas privadas de libertad en Honduras.

Hoy durante un evento conmemorativo al Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, el CPTRT, la Mesa Penitenciaria y la Fundación Friedrich Eber, pidieron a los Estados Miembros de las Naciones Unidas, sociedad civil y sociedad en general, que se unan en apoyo de los cientos de miles de personas que en el mundo entero han sido víctimas de torturas o que todavía hoy son torturadas.

El 26 de junio de 1987, entró en vigor la Convención de las Naciones Unidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, uno de los instrumentos fundamentales en la lucha contra la tortura. Hoy en día, la Convención ha sido ratificada por 159 Estados Miembros de las Naciones Unidas.

Los presentes al evento reflexionaron que ninguna circunstancia justifica jamás el uso de la tortura u otras modalidades de penas o tratos crueles, inhumanos y degradantes, ya sea durante una guerra, una amenaza de guerra, un periodo de inestabilidad política interna o cualquier otra situación de emergencia o seguridad nacional.

Honduras

El director del CPTRT, Juan Almendarez Bonilla, dijo que el país que más torturas comete en el mundo es Estados Unidos, con su ocupación militar y con el hecho más vergonzoso y reciente, cuando las autoridades migratorias torturaron a niños y mujeres, especialmente hondureños y de otros países centroamericanos.

“Históricamente tuvimos inmigrantes en los países nuestros pero eran los colonizadores y en el siglo 21 tenemos inmigrantes violentos que son las tropas norteamericanas del Comando Sur, que están en nuestro país y dirigen gran parte de la política represiva de este Estado policial, militar, punitivo y persecutorio”: Juan Almendarez Bonilla, director del CPTRT.

A juicio, del también ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), la tortura se relaciona con las guerras, la impunidad,  la necrológica y con la desposesión de los cuerpos.  

El Artículo 14 de la Convención contra la Tortura estipula que los Estados tienen la obligación de velar porque las víctimas de la tortura, que están en su jurisdicción, obtengan reparación, lo que incluye los medios para lograr la rehabilitación más completa posible.

Los Estados deben tomar medidas legislativas, administrativas, judiciales o de otro tipo que sean eficaces para prevenir los actos de tortura en cualquier territorio bajo su jurisdicción. Asimismo, los Estados deben proporcionar rápida y eficaz reparación, compensación y rehabilitación a todas las víctimas de torturas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.