Fondos de préstamos suscritos por el Estado son absorbidos por corrupción

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa, Honduras.- Honduras ha llegado al límite del endeudamiento financiero y la pandemia por COVID-19 ha sido solo una excusa usada por los políticos para cumplir con ese propósito.

Antes de la pandemia el Congreso Nacional autorizó al Poder Ejecutivo para suscribir préstamos cercanos a los 3 mil millones de dólares en total, los que serían divididos en varias etapas.

Es en ese contexto que el Poder Legislativo ha dado luz verde de forma reiterada para adquirir financiamientos, colocar bonos soberanos y de esa forma endeudar al país por varias décadas, situación que ha encendido las alarmas en diversos sectores de la sociedad.

Para el caso la Coalición Patriótica Ciudadana, ha dicho que este nivel de endeudamiento debe preocuparnos porque al final será el pueblo el que deba de pagar por un dinero que en muchas ocasiones ni ve.

Desde el punto de vista del coordinador de esta Coalición, Juan Carlos Rodríguez, la mayor parte de fondos que el Estado adquiere por concepto de préstamos, va a parar a manos de la corrupción.

“Los últimos años hemos visto como cada vez que el país quiere hacer algo debe endeudarse a través de préstamos, creemos que cuando este dinero llega al país, la corrupción se apodera de él y eso no trae ningún beneficio”, valoró Rodríguez.

La falta de transparencia ha sido una constante de la actual administración gubernamental y eso genera más suspicacias sobre el uso que se le está dando al dinero que reciben de préstamos con la excusa de atender la emergencia sanitaria.

Para Rodríguez, el dinero de los préstamos se invierte en contratos amañados y se desvía a través de actos de corrupción, “desafortunadamente hay poca rendición de cuentas, muchas dudas y denuncias como las que ha presentado de forma oportuna y en reiteradas ocasiones el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) cuestionó.

“Hemos llegado a límite del endeudamiento y estamos superando aún más, porque con estos nuevos bonos soberanos, sumados a los otros préstamos, nos dejan en una situación financiera deprimente y nos garantiza crisis para los próximos años”, pronosticó Rodríguez.

En los últimos dos meses Honduras ha endeudado al país solo por concepto de bonos soberanos por más de 1400 millones de dólares, los primeros 650 destinados para el pago de la deuda energética con los proveedores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), y los más recientes para atender necesidades presupuestarias y también manejar la crisis por COVID-19.

Finalmente Rodríguez sugirió al Estado enfocarse en el desarrollo de proyectos que generen ingresos y no a endeudar al país, asimismo dejó claro que cualquier iniciativa solo funcionará si se respetan valores como la honestidad y rendición de cuentas.

“Sin transparencia en el manejo de fondos y sin respeto al dinero que le pertenece a la ciudadanía, nunca saldremos de la crisis que actualmente sufrimos”, concluyó Juan Carlos Rodríguez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.