Etnocidio: una realidad latente en Honduras

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

El asesinato de personas defensoras de los bienes comunes, el secuestro de cuatro integrantes del pueblo garífuna y las constantes persecuciones de las cuales son víctimas los garífunas, lencas, tolupanes, han puesto en alerta a la comunidad nacional e internacional.

A más de una semana del secuestro de cuatro integrantes de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH), las instancias estatales no brindan respuestas del paradero de Milton Joel Martínez, Suami Aparicio, Alber Thomas y el presidente del patronato de la comunidad Triunfo de la Cruz, Sneider Centeno.

Pese a los sistemáticos ataques que es víctima el pueblo garífuna, estos siguen denunciando y evidenciando la realidad que viven en las comunidades.

Aurelia Arzú (foto: youtube)

«Pedimos basta ya»

Aurelia Arzú, subcoordinadora de la OFRANEH, en el foro realizado por la Fundación Friedrich Ebert, «Etnocidio territorial en Honduras: sus vidas también nos importan», señaló que la mortandad de peces en el municipio de Santa Rosa de Aguán no es un crimen de ahora, sino que desde hace mucho tiempo y producto de ello es la cosecha de la palma africana. «Da tristeza ver cómo nos están matando», lamentó Arzú.

«El río fue envenenado» y millones de peces murieron y no cuenta con inspecciones estatales en la zona, por lo cual el hecho podría quedar en impunidad.

Arzú recalcó que todo el pueblo hondureño se encuentra en un estado de vulnerabilidad y esto se debe a la nula voluntad del Estado para respetar los derechos humanos. «Pedimos un basta, ya no pueden estar destruyendo nuestros ríos y tierra.»

Martín Gómez (Foto: Criterio.hn)

«Han robado, saqueado y traficado»

Por su parte, Martín Gómez, representante del pueblo lenca señaló que los pueblos indígenas y garífunas corren un gran riesgo en la humanidad, por eso urge la necesidad de buscar alternativas comunitarias que hagan frente a la situación adversa que viven.

Para Martín, la posición del gobierno ha sido de robar, traficar y saquear y con la actual crisis sanitaria han abierto un camino para seguir viviendo en la impunidad y mantener sumisa a la población.

Por lo cual, hace un llamado a la ciudadanía  a ejercer control territorial en los barrios, colonias y comunidades de las distantes partes del país para hacer eco que la lucha por los derechos sigue vigente.

Del mismo modo, Julio, del pueblo Tolupán hizo un llamado al Ministerio Público a actuar de manera contundente contra los crímenes que han sido víctimas y buscar la manera que el Estado se haga responsable de los atropellos, tanto a nivel nacional como internacional.

Para concluir, Aurelia enfatizó en la responsabilidad del Estado de acatar y hacer cumplir los fallos emitidos por la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre las comunidades de Triunfo de la Cruz y Punta Piedra y el llamado a la población a tomar consciencia sobre la palma africana, ya que esta tiene una duración de cuarenta años y afecta a los ríos y a la vida de los seres humanos que consumen este producto. «El aceite que produce destruye el organismo, no se puede consumir y es el que nos venden», advirtió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.