Este mundo raro y nave de locos que ya dejé de entender

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

 

                   A William Davidson, mi maestro, a N

Es raro que la orgullosa China pida al mundo ayuda sin pedir disculpa ante al coronavirus. Y que el loco de Trump ¡diga que no pasa nada! Es surreal, el penco de Trump a quien la presidencia de la Unión le queda tan grande como los zapatos del payaso, pero también el laureado Abogado Dershowits declamando que el abuso de poder no es un delito, porque lo hacen todos y surreal que, con ese criterio, el Senado absuelva a Trump ¡y declare que de nada serviría tener mas testimonios y documentos! Que ovacionen a Trump en la Cámara los diputados del Partido Republicano, el Partido de Lincoln, del conservador Barry Goldwater y del noble John McCain.    Este mundo al revés ¿otra vez? Eran otra cosa aun en los 1970s el Senado y los propios EUA, que hoy luce más como la República de Gilead.

Para el caso, aunque quizá con mas pretexto, es igual de rara la Venezuela de Maduro, quien platica con los pajaritos, que la Colombia de Duque, que le exige a Juan Guaido, su ahijado -que no manda ni en su casa- ¡que le entregue a la presa que tiene el otro! Porque no han conseguido ninguno de los dos integrar a sus naciones, ni siquiera en un imaginario de la convivencia. No joda, compa ¡es raro que presida al gran Brasil, mitad del cono, otro loco como Bolsonaro! Que propone ¿aplastar a las mujeres? e impulsar el genocidio del hombre amazónico, y quemar las selvas porque cree que no hay tal cambio climático y que Brasil será rico si explota El Dorado, a cielo abierto y siembra el Edén con soya transgénica. Absurdo que biblia en mano, la artista del video Sra. Añez opte por lanzarse a la presidencia en las elecciones bolivianas inminentes, siendo la más impopular de las opciones. ¿O será que hay una fuerza casi invisible que lo explica todo?

Es raro este gobierno suyo, compa, de JOH, Que gasta diez veces lo que se gastaba hace diez años en seguridad, sin incidir en los índices de violencia. Cuando han crecido los indicadores de pobreza y las cifras oficiales lo disimulan, cambiando la formula de medición. Aumentan la mortalidad infantil, que había venido cayendo durante un siglo y el número de niños con desnutrición, que venia bajando de treinta años atrás, aumenta el desempleo y la falta de vivienda. Cuando se ha estancado la economía en medio de un ciclo global positivo.  Porque no hay inversión, porque la mayoría de las empresas pierde. Pero el gobierno que ¡recibe 100% más que hace diez años por concepto de impuestos, se asigna el doble del presupuesto! ¡Controla el déficit! ¡Condena la migración ilegal y habla de ponerle gabela a la remesa!

Piense compa. Use la cabeza. Este gobierno que da un paso adelante contra la corrupción y la impunidad trayendo a la MACCIH y dos pasos para atrás –luego- cerrándola y concentrando la potestad de fiscalizar, en manos de un funcionario de nombramiento político que, según la ONU, no ha podido investigar las peores ofensas contra los derechos humanos. JOH sale a su parranda en caravana blindada, porque sabe que, fuera de los paniaguados no lo quiere nadie, como dice Hillary. Que ¡más de setenta por ciento de los hondureños lo rechazan! Y no falta quien quiera matarlo. Pero finge demencia protegido por su guardia pretoriana. Actúa como si todo estuviera bien. Y los activistas cachurecos le piden que se lance para otros cuatro años más. O, ¿no es raro? Y que los gringos lo apoyen sabiendo que es el capo de un cartel.

Eso. Es menos que real la situación de todos los países a nuestro alrededor. Hace meses salió de la Presidencia de Guatemala J. Morales, presentador de la Televisión a quien -por razones semejantes- sus compatriotas tachan de haber encabezado el peor gobierno de su historia. Pero entró a gobernar Guatepeor, A. Giamattei, paladín italiano de la misma derecha ¡cuyo cargo anterior era supervisar el sistema penitenciario! D. Ortega tiene más seguidores que creen en los escombros de la Revolución y la democracia sandinista, pero igual ha desmantelado los equilibrios y garantías del régimen republicano e instituido una policía política. Y Nicaragua vive de ficciones, como el Canal chino que no se excava y los árboles mágicos de metal que Rosario siembra alrededor de Managua. Y también Bukele es loco de doble rasero. Vitupera del frente que lo impulsó, pero esconde a los corruptos de GANA. Juega con dios y con el diablo. Se ofrece como incondicional de Trump y luego viaja a buscar cooperación de China. No necesita hospitales, un estadio de fútbol…. Denuncia la narcodictadura de JOH, pero igual firma el Convenio de ¡país más seguro! Claro. Mas seguro que cuando los militares masacraban curas en la universidad. Si pues. ¿Dónde hay un hombre sensato?

Es menos que real –igual- AMLO declarando que gracias a dios se habían respetado los derechos humanos de los migrantes (en la caravana), a los que, para regresarlos a sus campos de exterminio, viene de macanear la guardia nacional, nueva policía militar del desmilitarizador, formada acaso para mas nobles fines, luchas, contra enemigos mas extraños, armados y peligrosos, invasores menos bien intencionados.  ¡Que coma mierda el Peje que busca el aplauso del déspota que lo humilla balanceándose en el muro!

Mis colegas dirán que me equivoco. Que no quiero tomar en cuentas las complejidades. Del comercio y la diplomacia. Que solo es una posmodernidad que ya no pudo entender Rodolfo. O que siempre he sido así, iluso yo, que no me había dado cuenta, y el mundo sigue girando, sin altercado sobre su propio eje y alrededor del hegemón, que todo esta en orden y es mi senilidad la que asoma entre los barrotes del balcón de mi asilo rural.

Dirán que al envejecer estoy perdiendo la tolerancia, y es cierto antes sufría mas fácilmente a los tontos, a los insensatos, a los que aquí mi tía llama los incircuncisos, gente sin ley ni pauta. Lo cierto es que vivo, ya de viejo, junto con la clara impresión de nuestra vulnerabilidad, la de de estar en un mundo surreal, extraño, raro o enrarecido, falto de lógica y coherencia, dominado por marionetas o por zombies veraniegos. Y la impresión de mi propia creciente impotencia por más que le doy vuelta a la hilacha neuronal del córtex y escarbo el hipocampo, para imprimirle juicio, ratio, medida o sacarle un sentido. ¿Una fuerza?

Un comentario en “Este mundo raro y nave de locos que ya dejé de entender

  • Omar Aquiles Valladares Coello
    el febrero 6, 2020 a las 1:37 am
    Permalink

    al señor historiador lo unico que le falta señalar y como ya han señalado otros, que el mundo esta gobernado actualmente por sociopatas y sicopatas, que no es desde las ciencias politicas ni de la historia donde saldran las respuestas, sino de la siquiatria y la sicologia…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.