Entropía: el desorden financiero donde prospera la corrupción del gobierno

DEFINICIÓN: De acuerdo al Diccionario Etimológico de Chile, el vocablo entropía se ha tomado del griego ἐντροπία («entropía») que propiamente significaba confusión derivada de un movimiento de giro, a su vez derivada de «entropé», que es la acción de dar la vuelta o retornar o cambio de disposición de algo

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Estadísticas del régimen de Honduras en Salud y Educación tras el impacto de la pandemia, y que las autoridades muestran con optimismo, son vistas como anomalías o singularidades estadísticas pues son marcadamente contrastantes con las de Estados Unidos y países de Europa por organismos de Naciones Unidas, como UNICEF y la OMS, señaló Armando Euceda, Vicerrector Académico de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, (UNAH).

Subsecretario de Educación en dos gobiernos liberales, Euceda sintetizó que la enseñanza ya tenía problemas en todos sus niveles y que con la pandemia los números son impactantes; apenas un 15 a 17 por ciento en cobertura escolar como el mayor desafío porque ya había un millón 200 mil niños registrados en las escuelas y otro millón sin escolaridad.

“Pero lo que más preocupa es que no ha podido ni da señales que va a atender la crisis de la pandemia ni la inequidad educativa; no tiene dinero y está pensando de forma muy peculiar, aunque la educación no está en su agenda y más grave no está en su ADN, lo que tiene en su lugar es el ADN de una entropía increíble en el desorden de las finanzas”, señaló la autoridad universitaria.

“Entropía es una vieja palabra del griego antiguo que nos ayuda a entender el desorden y ayuda a entender que en el desorden crece exponencialmente la corrupción; no hay solución posible en el escenario actual o cambian o nos hunden completamente pero ya no somos ingenuos para creer que con carteleras en los medios de comunicación están haciendo lo correcto.

La oposición política también ha enmudecido, parece que ambos están bien atrapados, en esa danza electorera se olvidan de la salud y la educación a sabiendas que todas las propuestas populistas terminan en los anillos de Saturno.

La única alternativa es con nuevos actores ignorados y la participación de la sociedad civil y aunque los medios de comunicación impongan una agenda mediática, deberían insistir en que, con la dimensión de la crisis, sin un sistema de educación del Siglo XXI no habrá salida de la crisis.

“El presidente no cree en la academia, él tiene su equipo de gente que debe ser valiente para ocupar un puesto en Salud y Educación sin tener los requisitos”, concluyó.

TAMBIÉN EL AGRO

Rafael Alegría, Coordinador de Vía Campesina, sostuvo que el gobierno tiene de ojo de gallo al hacer lo que le viene en gana con la salud, la educación y al sector agrario hondureño.

Con la corrupción drenó 282 millones de lempiras de la Secretaría de Agricultura, dio a las Fuerzas Armadas 4 mil millones del Programa Nacional de Desarrollo Agrícola, mientras la corrupción en el Banco Nacional de Desarrollo Agrícola, (BANADESA), es de 11 mil a 15 mil millones de lempiras, cuestionó Rafael Alegría, Coordinador de Vía Campesina.

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada, (COHEP), también denunció otra cantidad millonaria de dinero que le fue quitada al sector agrícola mientras que los pequeños agricultores no tienen ningún apoyo; “han hecho piñata con la función del gobierno de acumular dinero para la campaña política”, censuró Alegría.

El presupuesto general de la república del 2021 debe ser redestinado, sino todos los diputados que lo aprueben tienen responsabilidad de que las cosas sean mucho peor en el país.

También calificó de correcta la resolución del Ministerio Público que declaró inconstitucional el decreto presidencial en Concejo de Ministros para que las Fuerzas Armadas dirijan proyectos agrícolas. Mucho menos Inversiones Estratégicas de Honduras, (INVES-H), acotó el exdiputado de Libertad y Refundación, (LIBRE).

Al final de enero el régimen de Juan Hernández Alvarado presentó al Congreso Nacional un proyecto de ley para liquidar al Banco Nacional de Desarrollo Agrícola, (BANADESA), luego de que la Comisión Nacional de Bancos y Seguros, (CNBS), dictaminara la insostenibilidad y falta de solvencia por no contar con los recursos mínimos de funcionamiento y ninguna posibilidad de recuperación. Insolvencia tiene parte de sus raíces en la corrupción, como señaló Alegría.

COMUNICACIONES

Otra muestra de la “entropía” financiera del régimen la expuso Orlando Mejía, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones, (SITRATEL), que denunció que son las mismas instituciones públicas las que asfixian a las empresas del Estado.

La estatal eléctrica adeuda tres mil millones de lempiras a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, (CONATEL), 300 millones al Servicio Administrativo de Rentas, (SAR) y carga un déficit de 30 millones de lempiras mensuales.

“Hondutel está en quiebra y la Junta Directiva de la empresa no se reúne, se le viene recortando presupuesto desde el 2014, con el paso de entidades públicas al Centro Cívico Gubernamental perderá 12 millones de lempiras, el Congreso Nacional no aprueba un Plan de Recuperación y CONATEL no deja que entre a licitaciones porque está en mora y ni que entre en el Proyecto de Digitalización porque está en quiebra, indicó Sierra.

“Todos los diputados tienen parientes que trabajan en Hondutel, pero no quieren aprobar ni el Plan de Retiro Voluntario. Apenas sobrevivimos a la pandemia y entre nosotros nos estamos matando, apuntó el dirigente sindical, que no da más que dos meses de vida a la entidad, de continuar las cosas como van.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.