El IHSS 60 años después (II Parte)

la oposición

Por: Efraín Bu Figueroa

Al establecerse un techo de cotización estático por tantas décadas, los beneficios de corto y largo plazo resultaron raquíticos como lo vemos hoy en las prestaciones de salud y en la jubilación esta última en un promedio de L. 2,885. Para llegar al convencimiento de que los techos deben ser dinámicos, paso más de medio siglo, en la actualidad tales techos tienden a ser más flexibles (L. 9,326.42 IVM, Lps 8,933.97 EM y RP), así como los porcentajes de contribución de los trabajadores 5% y empleadores 8,7%. Sin embargo, es de hacer notar que, en la última reforma a los mismos, desaparecen las contribuciones del Estado como tal, lo que responde a la reforma neoliberal de desvincular al Estado de esta responsabilidad, antes de privatizarlo.

Otra gran limitante de los techos de cotización es que rompe con uno de los principios esenciales de la seguridad social: la solidaridad. Como las aportaciones están indexadas a un techo de cotización, los contribuyentes de altos ingresos pagan lo mismo que los de muy bajo ingreso, situación que refleja inequidad en el sistema. Las demás instituciones de previsión en Honduras carecen de techos de cotización y lo más adecuado para el IHSS para ser verdaderamente solidario es que estos desaparezcan.

Un factor que ha afectado gravemente al IHSS a través de su existencia, es la escasa responsabilidad del Estado como empleador y como Estado en las aportaciones de sus respectivas cuotas. El Estado se ha negado a pagar por muchos años el 0,5% que le corresponde como tal de acuerdo con la ley.  Ello ha contribuido al déficit crónico de la institución, acumulándose en las últimas dos décadas una deuda del Estado que hasta marzo del 2019 ascendía a más de 4,000 millones de lempiras.

Durante el gobierno de Porfirio Lobo ocurrió en el IHSS el latrocinio más escandaloso en la historia del país. Tal latrocinio puso al borde del colapso a esta institución, situación aprovechada por los promotores de su privatización. Con el surgimiento de la ley marco de protección social, donde se establecen las líneas de la privatización del sistema de salud, se pretende desmembrar al IHSS dejándolo puramente como asegurador. Progresivamente su red proveedora de servicios pasaría a organizaciones privadas con o sin fines de lucro.

En función de la universalización de la atención, el IHSS debe articularse de manera inclusiva con la transformación del sistema nacional de salud asumiendo toda la provisión de servicios del nivel I y II incluyendo los de la Secretaría de Salud y dejar a esta solamente como institución rectora de la salud.

El IHSS debería recibir y ejecutar los fondos del ¨asistencialismo¨ -muchos de ellos son donaciones internacionales- destinándolos a los sectores en extrema pobreza y que son disfrazados bajo denominaciones como “bono diez mil” o “bolsa solidaria”, ¨vida mejor¨ fondos que en su mayoría terminan en las cuentas personales de los políticos y activistas. Estos fondos pueden destinarse a financiar un pilar solidario para los pobres, que incluiría servicios de salud y algunos beneficios previsionales actuarialmente posibles.

No hay duda de que el IHSS necesita actualizarse. El esquema actual sostenido por empleadores, trabajadores y Estado es todavía viable y deberá fortalecerse con el cumplimiento del Estado con el pago de la deuda histórica acumulada y con su aportación al día en su doble condición como Estado y como empleador, igual responsabilidad le toca a la empresa privada. 

El sistema de seguridad social ha sido exitoso en todo el mundo.  El éxito del IHSS radicará en la responsabilidad de los sectores contribuyentes en sus aportaciones, una economía nacional creciente en inversión y empleo y manejo eficiente y honesto de sus ingresos.

El pueblo hondureño tiene el gran reto histórico de luchar por preservar, desarrollar y ampliar el sistema de seguridad social en Honduras, bajo el postulado que sin seguridad social no habrá justicia ni paz social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.