El debate entre los abogados Edmundo Orellana y Oswaldo Ramos Soto, y lodos de otros tiempos

Por: Filiberto Guevara Juárez

El 10 de febrero del presente año, en un programa televisivo de debate político se llevó a cabo un debate entre los abogados Edmundo Orellana y Oswaldo Ramos Soto, cuyo tema central era si la investigación judicial contra el actual presidente de Honduras en la fiscalía de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, por tráfico de cocaína a gran escala hacia EE. UU., tiene o no, fundamento legal. Los dos estuvieron de acuerdo en el derecho a la presunción de inocencia de Juan Orlando Hernández (J.O.H).

No obstante, el ex- Fiscal General de nuestro país, el abogado Orellana Mercado y el ex- Presidente de la Corte Suprema de Justicia de nuestro país, el abogado Ramos Soto, sostuvieron algunos puntos de vistas contrarios: el primero sostuvo que sí habían suficientes fundamentos legales para que los fiscales estadounidenses, llevaran a cabo una acusación  formal contra JOH; en cambio, el abogado Ramos Soto, sostuvo todo lo contrario, llegando a afirmar que para él, JOH, era completamente inocente, y hasta llegó a argumentar que había una dicotomía en la incipiente acusación  contra JOH, porque no se estaba investigando al ciudadano hondureño Juan Orlando Hernández, sino al presidente de Honduras, queriendo dar a entender, que por eso, no estaba obligado a ir a desvanecer las acusaciones que se le imputan.

El abogado Orellana Mercado por su parte, es del criterio, que por ser JOH, el actual gobernante de Honduras, ese hecho, nos llena de vergüenza como nación, y que lo correcto es que se despoje de su investidura presidencial y se presente a la Corte del Distrito Sur de Nueva York, a responder por los hechos por los cuales está siendo investigado.

El abogado Ramos Soto, con una cara que era un poema de derrota, se dedicó a decir, que JOH, es uno de los mejores presidentes que ha tenido Honduras, y que eso lo refleja el buen estado de las carreteras del país, y las buenas condiciones de salud del pueblo hondureño. Ante dichas falacias del abogado Ramos Soto, cabe preguntarse: ¿está el abogado Ramos Soto, en la “Honduras de aquí o en la Honduras de allá” de JOH, es decir, ¿en el de “Alicia en el país de las maravillas”?

En dicho sentido, se debe invitar al abogado Ramos Soto, para que en una noche oscura y bajo la lluvia, maneje su vehículo automotriz y se traslade de San Pedro Sula hasta Cofradía, por ejemplo, para que los golpes producto de la carretera, lo despierten y lo ubiquen en la realidad de “la Honduras de aquí”. Después, si se fracturara en un accidente en dicho trayecto, que posteriormente lo trasladen a la emergencia de traumatología y ortopedia del Hospital Mario C. Rivas, para que vea todas las carencias que él como diputado del Congreso Nacional de la República, ha propiciado, y que experimente el terror de correr el riesgo de infectarse del virus que produce la COVID-19. Así pues, es necesario que el abogado Ramos Soto, se ponga en contacto con la dura realidad de la “Honduras de aquí”, para que deje de defender lo indefendible, es decir a JOH y su gobierno cachureco.

Digo cachureco, porque paradójicamente, él se declara “orgullosamente cachureco”, aunque la palabra cachureco, en México según el diccionario de la Real Academia Española, signifique: torcido, deformado. Todo lo anteriormente expresado no debe parecernos una apología de mala voluntad contra el abogado Ramos Soto, porque un simple análisis racional, se ajusta a la verdad de los hechos, porque al que él tanto defiende: JOH, no en vano lo están investigando en EE. UU., tal como dijo el abogado Edmundo Orellana, durante el aludido debate. Lo otro, en cuanto a la “Honduras de aquí y la Honduras de allá”, tampoco puede ser refutado a la luz del juicio sano y certero.

Si retrocedemos en el tiempo y nos retrotraemos a la noche del 20 de enero y la madrugada del 21 de enero, de 2014, en el Congreso Nacional de la República, con JOH, como presidente aún de ese poder del Estado, y en la víspera de convertirse en Presidente  de Honduras, nos encontraremos al abogado  Ramos Soto, junto a otros diputados malignos y traidores a la patria, urdiendo maquiavélicas argucias para que se aprobaran 67 decretos ley, incluida la Ley General de la Industria Eléctrica 404-2013, para darle un toque maligno de revestimiento legal a 100 contratos leoninos , contenidos en centenares de páginas, que sumaban miles.

 ¡imposible hacer eso en cualquier parlamento de mundo! ¿Cómo se le puede llamar a eso?: «diarrea legislativa», que allanaba el camino del autócrata o dictador, en que se convertiría JOH, al lograr ser gobernante de Honduras, a partir del 27 de enero, de 2014, y en un gobernante de facto hasta la fecha actual, al violar flagrantemente nuestra Constitución con sus artículos pétreos, que no autorizan la reelección presidencial, so pena de convertirse en un traidor a la patria.

Son tantos los lodos de esos viejos tiempos, que el actual decreto presidencial en consejo de ministros (PCM) 138-2020, “que viene a ser la continuación de otra serie de acciones emprendidas para liquidar la ENEE”, fue tajantemente rechazado recientemente por el Movimiento Patria, como organización de sociedad civil, muy preocupada por defender los intereses de la nación hondureña, ya que dicho PCM, es producto del decreto ley 404-2013, aprobado ilegalmente en la fatídica noche del 20 de Enero  de 2020, que tanto daño ha ocasionado a la empresa estatal ENEE, y consecuentemente a toda la nación hondureña, afectando también, a la agroindustria hondureña, al no priorizar la construcción de la represas Jicatuyo, Los Llanitos y el Tablón, que vendrían a proteger a los habitantes del Valle de Sula ,y sus bienes, que fueron afectados por las tormentas tropicales, Eta e Iota.

Articulo relacionado PCM-138-2020, corrupción corporativa y destino nacional

Así pues, no tiene razón el abogado Ramos Soto, cuando defiende al actual gobernante y su Partido de gobierno.

 

San Pedro Sula, 11 de febrero de 2021.

3 comentarios sobre “El debate entre los abogados Edmundo Orellana y Oswaldo Ramos Soto, y lodos de otros tiempos

  • el febrero 12, 2021 a las 8:24 pm
    Permalink

    Tuve la oportunidad de escuchar el debate y no me sorprendio Ramos Soto ,es logico que defienda a su amo ,es parte de la mafia politica del partido nacional ,es complice ,artifice de esta verguenza de desgobierno que tiene a nuestro pueblo hambriento,enfermo y desesperado .

    Respuesta
  • el febrero 12, 2021 a las 4:51 pm
    Permalink

    Pude ver y escuchar dicho debate, y francamente que estar defendiendo a un gobierno tan corrupto, incapaz e ilegítimo, resulta lamentable, sobre todo cuando se sabe que el señor Ramos Soto ha sido por décadas catedrático en Derecho Constitucional. Él también es culpable de lo que sucede en la actualidad, pues ha levantado la mano para aprobar leyes dañinas en contra del pueblo hondureño, y para proteger ladrones y delincuentes de baja monta. En poco tiempo, debido a su edad, tendrá que rendirle cuentas a Dios por sus actos; ¿Qué excusa pondrá con tanta mentira, maldad e indiferencia a las causas justas? En el trono del Juez divino, su oratoria no le valdrá de nada. Debería reflexionar en el ocaso de su protagonismo público el señor de «las cervecitas heladas»…

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.