Actualidad|Noticias Destacadas

Donación de órganos en Honduras una práctica no reglamentada

Honduras Donación de órganos

En el nuevo documento de identidad se marca con un corazón a quien si está dispuesto a donar sus órganos

Compartir

Redacción: Viena Hernández

Tegucigalpa. – La donación de órganos en Honduras es otro de los principales retos, ya que todavía no existe un reglamento contundente para establecer este proceso, además hace falta concientización en la población para conocer la importancia del trasplante para salvar la vida de muchos hondureños que cuentan con algún órgano que no funciona normalmente.

Según informó a Criterio.hn el comisionado del Registro Nacional de las Personas (RNP), Óscar Rivera, 443,121 hondureños manifestaron interés en aceptar la opción de donador de órganos.

No obstante rivera compartió a este medio digital que “el procedimiento para ejecutarlo aún no se conoce, pero almacenamos la información (de los donantes)”. Las entidades encargadas no les han manifestado cómo será el proceso, pero si cuenta con las bases de datos.

En el nuevo documento de identidad se marca con un corazón a quien si está dispuesto a donar sus órganos

Por esa razón, este medio digital consultó a médicos hondureños para conocer sus impresiones, puesto que una vez que este proceso sea posible al contar con las directrices bien establecidas en leyes y reglamentos, los médicos serán parte esencial para ejecutarlo.

En conversación con Criterio.hn, el presidente de la Asociación de Médicos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), en la ciudad de San Pedro Sula, Carlos Umaña, explicó que se trabajará en una ley para trasplantes de órganos, cuyo reglamento definirá cómo se acudirá a la base de datos de los donantes.

Lea también: Covid, pandemia que genera más dudas que respuestas está todavía está lejos de terminar

Además, el también diputado por el Partido Salvador de Honduras (PSH), adelantó que se trabajarán en una ley de banco de ácido desoxirribonucleico (ADN). Aseguró que son tres leyes complementarias las que están en camino para poder ejecutar el trasplante de órganos.

En 2014, en Honduras se creó la Ley de Trasplante y Extracción de Órganos y Tejidos Humanos, sin embargo, esta todavía carece de reglamento. Además, debido a la imperante corrupción, en el país hay varias personas que logran beneficiarse del multimillonario negocio de la hemodiálisis.

Está el donante cadavérico, para el cual se necesita una concesión especial en la que permite donar sus órganos. Por otro lado, existe el donante autónomo, para lo cual se requiere un reglamento.

Para Reyna Durón, Docente Investigadora de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC), en entrevista con Criterio.hn, comentó que, el tema de la donación de órganos está vinculado estrechamente con la neurología.

“En Honduras se deben legislar los criterios de muerte cerebral porque para extraer los órganos, uno de los pasos es que el país cuente con una legislación bien precisa con criterios técnicos definidos y acordes al estándar internacional”, apuntó la galena.

Lea también: EE.UU. realiza el primer trasplante de órganos entre enfermos de sida

Cuando los hondureños tramitaron su Documento Nacional de Identificación (DNI), fueron consultados sobre si estaban de acuerdo con donar sus órganos en caso de fallecer, los que aceptaron pueden ver la pequeña impresión de un corazón en la parte de atrás de su cédula.

Umaña ejemplificó que, de suscitar un accidente de tránsito y el donante muere, se requiere de un equipo de respuesta inmediata para salvar los órganos puesto que solo duran unos cuantos minutos para poder ser almacenados antes que inicien a descomponerse.

CONCIENTIZACIÓN Y LEYES CONTUNDENTES PARA SALVAR VIDAS

El trasplante de renal es uno de los que lograría salvar muchas vidas, puesto que al menos 2,100 personas estarían aptas para recibir un trasplante de riñón.

La especialista en neurofisiología clínica, manifestó que se necesita concientizar a la población sobre la importancia de la donación de órganos, pues es una forma de salvar vidas de personas.

Por otro lado, Umaña explicó que, en países como Estados Unidos, existe la posibilidad de eutanasia, en caso que el paciente presente muerte cerebral, lo cual permite que los órganos puedan sean retirados en el quirófano cuando sigue con vida.

“No sé si Honduras esté preparado, si vamos a tener la capacidad, porque esto significa operar casi a un moribundo y quitarle los órganos, esa es la mejor forma, no es tan fácil, es algo complicado y complejo, hay que hacer las leyes”, apuntó el galeno.

Respecto al posible tráfico de órganos, dijo que es más una teoría de conspiración, aunque sí existe, pero no es tan sencillo ejecutar ese delito.

Lea también: Desabastecimiento de medicamentos en hospitales públicos de Honduras supera el 50%

La Secretaría de Salud (Sesal), bajo la dirección de José Manuel Matheu, ha prometido en varias oportunidades que los pacientes renales son prioridad en su gestión. No obstante, en abril, la presidenta de la Comisión de Salud en el Congreso Nacional, Suyapa Figueroa, señaló que realmente «no existe una intención de promover el trasplante de órganos».

Cuando una persona está conectada a un ventilador mecánico pero su cuerpo se mantiene con vida de manera artificial, entonces es candidata a la donación de órganos porque aún cuenta con signos vitales, pero el procedimiento solo se desarrolla cuando el paciente lo haya autorizado.

Hay muchas personas que para vivir necesitan el trasplante de un corazón, un hígado o un riñón, mientras que otros quizá necesiten el trasplante de corneas para recuperar la vista.

De ahí proviene la importancia de contar con la legislación preparada para los trasplantes. Durón, explicó que la normativa debe tener los datos de quienes serán los responsables de conducir la donación, los criterios para declarar muerte cerebral y también la autorización después que la persona ha fallecido, pues “en vida hay otra serie de procesos legales que deben llevarse a cabo”, apuntó la galena.

Además, resaltó que deben establecerse duras penas para la prevención del tráfico de órganos, porque de desarrollarse con una legislación débil puede haber susceptibilidad a caer en esas redes delictivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.