Noticias Destacadas|Opinion

De la política banal en la segunda década del segundo siglo americano

Compartir

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

A Ismael, maestro
Inquieta -más a EUA que a nadie- la posibilidad de una recesión, una Corte que contradice su propio fallo, la investigación del Motín de Trump, el 6 de Enero, la costosa Guerra en Ucrania que amenaza desbordar y proliferar, la polémica sobre el control de armas y la crisis migratoria, continuada. Claro, ¡son cosas que no tienen nada que ver entre ellas! O, ¿casi no, o sí? Porque cuando conectas los puntos con tu lápiz romo, lector, Lo and behold! ¡Todos los caminos te llevan a la política vernácula, que se disputa el control del Estado, en las elecciones de término medio, dentro de 5 meses! Con un país polarizado al extremo, en el cual unos son santos o demonios, las otras, vírgenes o brujas. Y los liderazgos declinan todo diálogo, y buscan agitar a sus propias bases, atacar, confrontar y desestimar a cualquier otro, por serlo, diferente, otro. Igual que aquí. ¡Da pena! ¡Pena ajena!

Hay que conocer al imperio, decía el abuelo, y repiten mis amigos marxistas. Para quien no se haya habituado a él, los Estados Unidos son, como dice la canción de José Alfredo, un mundo raro. Celebra el día del trabajo en la fecha equivocada, y en vez de marchar los obreros, desfilan los policías buenos, las palillonas, los héroes de caricatura infantil y marchan los bomberos bajo grandes globos coloridos. Como todos los países dignos de llamarse tal, EUA está cimentado sobre una historia oficial y pintado de mitos que la academia ha comenzado a abordar. Según los cuales es un país amante de la Paz, defensor de los derechos, sin anteponerlos a su conveniencia y paladín de la autodeterminación, que acoge a los pobres del mundo, a sus masas desposeídas, con las cuales asegura tener un destino compartido. Pero es un mundo más diverso y matizado de lo que se percibe desde lejos. En la práctica, fraccionado entre razas y creencias, entre las ciudades y el campo ralamente poblado, entre gente con mucha y otra con poca y mala educación, entre un Norte más desarrollado que el Sur, entre aldeanos y urbanitas, unos locos, entre ellos locos bellos y gente muy cuerda, ecuánime, de mundo, austera y fría como el filo del escalpelo. Y un mundo en proceso, flotante, no diré, como tantos desde hace 70 años, que a la deriva o en degradación, que no lo sé, pero –sí- a la defensiva, y cada vez más chocado. Que podría estar al borde de otra guerra, inducida con toda deliberación y alevosía, una trampa de ardientes arenas movedizas.

Rusia no quiere terminar la Guerra. ¿Calcula acaso que pronto estará todo consumado? Pero nadie más tampoco quiere. ¡Es muy útil! Hace treinta años que no ganaba tanto el complejo industrial militar. En Madrid, la OTAN organiza su tablero tramposo. Turquía, centenario rival y enemigo de Rusia, da el visto bueno para cerrar el cerco en Lituania, Suecia y Finlandia. (Y ¿para contemplar -otra vez- La Carga de la Brigada Ligera? ¿Cuándo morirá su fama? Preguntaba Tennyson.) Mientras el disminuido X1, G6, ¡descubre el oro de Uganda! y bloquea el ruso! Pero deja pasar los hidrocarburos, pendiente de una solución. Des-pa-cito, como dice otra canción, se prepara el golpe del hacha que ¿puede encender la mecha nuclear táctica?

En Honduras, para realinearla, una campaña de ablandamiento, produce vídeos de propaganda que quieren desprestigiar a XioMel. Los mismos cuentos de antes, con los mismos trucos. En las redes, el fake news. Que Mel está saboteando el gobierno. Que la bancada está dividida. ¡Que Xiomara le va a dar más del millón de dólares a Bad Bunny para que le cante en una fiesta privada! Los migrantes se asfixiaron ¿porque ella no asistió a la cumbre de Los Ángeles? La estupidez de siempre, pero que increíblemente tantos se tragan como si fuera extractada del mismísimo Corán.

Entretanto, visita Honduras por segunda vez, en el lapso de 4 meses, la General Laura Richardson, Comandante en Jefe del Comando Sur. Se dice que ¿para acompañar un cambio de mando en Palmerola? Asiste con ella, su tocaya Laura Dogu, para visitar a Xiomara en la Presidencial. Richardson es una militar profesional, de carrera, que ha estudiado. (Hizo su Maestría en la misma alta Escuela Dwight D. Eisenhower para la Seguridad Nacional y Estrategia de Recursos, en que hizo su postgrado la Embajadora, institución, como reza su nombre, dedicada a la lucha justificada para resguardar los recursos estratégicos que puede necesitar en cualquier momento EUA.) ¿Tierras raras? Oro, Plata, Litio, Oil. ¿Petróleo en La Mosquitia? No viene a decirles a los cachurecos que se arrepientan, o a los «cuilios».

Lleva ventaja ser soldado en un país como EUA, que siempre ha estado en guerra, desde cuando batallaba –en 1800, y mares remotos- contra Túnez, Argelia, Trípoli y Marruecos, los estados berberiscos. Hasta estas últimas guerras que parecen haber sido inútiles, de Vietnam para acá. Laura debe ser una mujer valiente porque ha estado en la guerra verdadera, en la que te disparan de regreso, y no matando cipotes y viejos en la calle. Es aviadora militar y paracaidista y ha merecido importantes condecoraciones, luchando en teatros retadores de hostilidades como la Operación ¡Libertad Iraquí! Y, en Afganistán, Operación ¡Libertad Durable! Ahí, estuvo al mando de un Batallón de Helicópteros de Asalto, que condujo desde las Grandes Planicies americanas hasta los desiertos del Asia Central…. Y ha de ser buena estratega la General, que también ha desempeñado importantísimos cargos políticos, de Attaché Militar al Vicepresidente, Oficial de Enlace con El Congreso y Planificadora de campaña en El Pentágono.

Los EUA nunca han ido a la guerra con otros en su propio terreno, pero su cotidianidad está permeada por la violencia de una guerra social perpetua. Cada otra semana un loco, cada vez mas frecuentemente un hijo de migrantes, con un rifle de asalto, comprado sobre el mostrador sin requisitos, asesina a docenas de niños inocentes frente a las narices de la policía inútil, y un Rambo en fatigas última a inmigrantes en una Iglesia. Algo huele a podrido también aquí.

En la profecía del fin (o propósito) de su historia, EUA es el mito puritano de la Tierra Prometida, el Jardín del Edén en que conviven el león y la oveja, La Ciudad Dorada sobre la Colina, el nuevo Zion o Nuevo Jerusalén. El mito fundacional que inspira la idealización de la libertad del colono blanco en la frontera, para salvar o matar (si se defiende de) el nativo, de una tierra sin límites, que empero creció gracias a una continuada inmigración, inicialmente forzada, de disidentes, perseguidos europeos, y luego –mayormente- migración africana esclavizada y, en el siglo XIX, de irlandeses o italianos muertos de hambre, multitudinaria y en el siglo XX cosmopolita, otra vez hambreada, del Caribe y Mesoamérica. ¡No todos están mencionados en el Libro del Mormón! ¡Ni inscritos en el de la salvación!

Un gran país que a sus aliados del Sur, les impone hace treinta años un tratado de libre comercio que genera desempleo y carestía. Pero no quiere que comerciemos con otro. Ahora está empeñado en contener las caravanas de desempleados a las que percibe como amenaza inminente. Y ¡se lava las manos de las consecuencias! (La culpa, se sabe, es del conductor drogo, no de la política que lo puso al volante, crea el negoción y hacinó a la gente en ese furgón, que no es el primero ni será el último).

Un país que se pregona emblemático de la modernidad y la ciencia; pero, está retrocediendo en todos los campos y no toma conciencia de las fuerzas irracionales y oscuras que se han posesionado de su espíritu y lo condenan al eterno retorno del mismo hubris. Con un sistema de gobierno que se publicita como ejemplar y modélico, pero que igual sucumbe al populismo y a la violencia. Que le hace la guerra al narco, con pólvora y paga la guerra en Ucrania, imprimiendo billetes; y empuja la guerra comercial con China y revive las guerras del pasado. Pero las pierde todas, sobre extendido afuera y dividido adentro ¿Cómo podría sostenerse? ¡Feliz 4 de Julio anticipado, guys y felices elecciones de término medio!

El Carmen, 3 de Julio de 2022

Un comentario en “De la política banal en la segunda década del segundo siglo americano

  1. Excelente, lamento que pocos tengamos la oportunidad de leerlo, me qude con las ganas de su visita a Cofradia, para que la gente sencilla le escuche y pueda escuchar algo distinto al borbandeo mediatico de la tvkuku.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.