Cierre de accesos provoca caos en alrededores del mercado Zonal Belén

Por: Redacción CRITERIO.HN

Fotos: Fernando Destéphen

Tegucigalpa. –Eran las nueve de la mañana de este martes y en el Bulevar Santa Fe o del Norte se conservaba una aparente calma producto del toque de queda que mantiene a medio vapor las actividades económicas en este centro de abastos.

También lea: Mercado Zonal Belén se traslada a las calles aledañas

La vida en este mercado ya no es la misma de antes cuando decenas de vehículos turnaban para ingresar. Unos llegaban a abastecerse de frutas, verduras y abarrotería en las bodegas para revender sus productos en pulperías y mercaditos, y otros a tomar el autobús para irse a sus pueblos de los municipios del norte de Francisco Morazán, Olancho y algunos de la zona sur y de Yoro, porque adentro también funciona una terminal de buses interurbanos.

El encierro del mercado ha obligado a los vendedores a apostarse en las calles de los alrededores con carretas y canastos de frutas, abarroterías y productos de higiene personal, en busca de clientes que les permitan agenciarse un poco de ingresos.

Pese a la pandemia por el Covid-19, no todos respetan el distanciamiento, tampoco usan mascarillas, pese a que dentro del grupo están los vendedores de estos artículos que se han convertido en una necesidad básica.

La emergencia sanitaria ha cambiado también las rutas de acceso al Zonal Belén. Ahora los vehículos son desviados a la colonia Las Mercedes, convirtiendo este sector en un laberinto y en un malestar para los vecinos de este sector, que hoy colocaron carros y lazos para cerrar el acceso.

El embotellamiento de vehículos se trasladó, ante la vista y paciencia de los agentes de tránsito, a la colonia El Pedregalito y a la parte trasera del mercado Zonal Belén, donde hay un enorme basurero. En este lúgubre lugar, tres niños juegan con unas cajas de cartón vacías. Las imágenes desgarradoras no detuvieron ni el tráfico, ni la mirada de los conductores y transeúntes.

 

Un hombre empuja un troco cargado de cajas hacia la salida del bloqueo que la Policía Nacional mantiene en la entrada del mercado, detrás varios vendedores cargan cajas de plástico vacías. Honduras inicia su tercer mes con medidas de restricción de la circulación debido a la epidemia del nuevo Coronavirus.

 

A pesar de la segmentación de la población para circular y los retenes de la Policía Nacional, aún hay tráfico. Una ambulancia intenta pasar por el Bulevar del Norte, ocupado por vendedores ambulantes del mercado Zonal Belén. Al fondo una mujer camina usando un cubrebocas de tela roja.

 

Una empleada de una panadería recibe un pedido, mientras otra  pasa revisión a la lista. En la colonia Monseñor Fiallos la actividad comercial no se ha detenido, los empleados de farmacias, llanteras, talleres, cafeterías, polleras y licorerías, siguen trabajando como cualquier otro día.

 

Tres niños juegan con cajas de los productos que desechan los dueños de los negocios del mercado, entre gritos y el calor que se mezcla con los olores de la basura de la calle y de un contenedor.

 

Un hombre realiza una escandalosa prédica a pocos metros del bloqueo al mercado Zonal Belén de Comayagüela. 

 

El tráfico en la colonia Monseñor Fiallos de Comayagüela  podría indicar que volvimos a la normalidad. Un camión cisterna lleva agua para vendérsela a los capitalinos que sufren por la ausencia del vital líquido en sus casas. Adelante un camión de mudanzas   y a un lado un pick up verde con un barril plástico azul en su parte trasera, se cruzan en una intersección en la avenida Cabañas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.