ZEDE Próspera

Científicos exigen cancelar experimentos genéticos en ZEDE Próspera de Roatán

La realización no supervisada de experimentos genéticos podría dañar a los residentes locales, quienes participarían por compensación económica. Sin embargo, al no ser seguros, no se descarta que más adelante les genere efectos adversos para la salud

Tegucigalpa, Honduras. –La comunidad científica en Honduras ha solicitado a las autoridades hondureñas que investiguen y detengan los ensayos y experimentos genéticos que podrían infringir los derechos humanos y afectar el medio ambiente. Estos experimentos se están llevando a cabo en clínicas privadas, propiedad de extranjeros, en la Zona de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) de Próspera en Roatán, Islas de la Bahía.

A través de un comunicado, diversas organizaciones dedicadas a la ciencia y la salud han alertado a las autoridades hondureñas, incluyendo a la presidenta de la República, Xiomara Castro, y a la secretaria de Salud, Karla Paredes, sobre las terapias genéticas y rejuvenecedoras que están siendo llevadas a cabo por varias clínicas extranjeras en la ZEDE Próspera. Estos procedimientos utilizan células madres, entre otros elementos, sin ninguna regulación por parte del Estado de Honduras.

El comunicado menciona textualmente que estos ensayos clínicos se realizan para combatir enfermedades: pulmonares, esclerosis múltiple, cáncer, fibromialgia, enfermedades neurológicas autoinmunes, entre otras.

ZEDE Próspera
Los científicos señalaron que los experimentos han sido posible debido a la flexibilidad de los códigos regulatorios de las ZEDE, bajo el argumento de actuar con soberanía, lo que permite a las empresas proceder rápido y a bajo costo.

Estas acciones se llevan a cabo bajo la premisa de que Roatán es una isla que recibe muchos turistas, muchos de ellos en búsqueda de tratamientos para enfermedades y para mantenerse jóvenes.

Se explicó además que estos experimentos están siendo realizados primero en el extranjero, en este caso en la ZEDE Próspera, antes de iniciar ensayos clínicos en Estados Unidos.

La preocupación surge debido a la falta de supervisión por parte de las autoridades de salud hondureñas. La operación libre de estos experimentos puede ser perjudicial para los residentes hondureños en la zona, quienes podrían ser utilizados para realizar las pruebas a cambio de dinero. Sin embargo, al no ser seguras, podrían atentar contra la salud y tener efectos adversos.

En resumen, la comunidad científica de Honduras solicita, en primer lugar, investigar y proporcionar un dictamen técnico por el Comité de Biotecnología sobre estos experimentos, y, en segundo lugar, detenerlos, ya que podrían representar una clara violación de los derechos humanos y causar daño biológico si se vierten gérmenes y bioquímicos en la Isla de Roatán y sus alrededores.

Lea: Aduanas no reconoce privilegios del régimen ZEDE a Próspera, afirma titular de entidad

La doctora Reyna Durón, coordinadora del departamento de investigación científica de la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC) expresó a Criterio.hn que la alerta surgió debido a la propaganda en internet sobre los experimentos. Al evaluar el contexto de aplicación, se cuestionó la falta de adherencia a los estándares de bioética por parte de los investigadores.

La científica y doctora Reyna Durón expresó la urgencia que el Colegio Médico de Honduras y otros entes se pronuncien para detener una conducta que no está en línea con la ética científica. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

Durón,coordinadora del departamento de ciencia e investigación de la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC) , advirtió sobre el riesgo de la falta de supervisión, lo que podría llevar a la aplicación de sustancias y terapias no aprobadas, generando contaminación ambiental y biológica.

Específicamente, mencionó la falta de regulación en el uso de células madre, subrayando su origen diverso, desde personas hasta embriones o productos de abortos.

Destacó la necesidad de implementar acciones éticas rigurosas en este ámbito, indicando que no es un asunto inocente y requiere alta regulación y fundamento científico.

Durón enfatizó el procedimiento establecido por la FDA (Food and Drug Administration, por sus siglas en inglés) para la investigación experimental y ensayos clínicos, que incluye etapas desde estudios en células y animales hasta grupos de pacientes, con supervisión por comités de ética biomédica en Estados Unidos y Honduras. 

Subrayó la importancia de operar bajo permisos y supervisión, destacando que la ciencia debe seguir un orden establecido.

Además: ZEDE Próspera, el proyecto anarcocapitalista que se ha adueñado sigilosamente del 3% de isla en el caribe hondureño

LAS EMPRESAS DE EXTRANJEROS QUE REALIZAN LOS EXPERIMENTOS GENÉTICOS

Mini Circle es una de las empresas que reconoce estar realizando ensayos clínicos en Honduras. En su mensaje de bienvenida, la Clínica de Terapia Génica Minicircle afirma: «Estamos llevando a cabo ensayos clínicos en una ciudad autónoma en la isla de Roatán, en el Caribe».

Lo mismo sucede con la empresa Vitalia, la cual tiene su sede en Próspera. Define el lugar como un espacio con un «sistema legal novedoso que permite una rápida interacción de nuevas empresas de biotecnología», al tiempo que ofrece «autoexperimentación y ensayos clínicos».

También está la Clínica GARM, la cual ofrece tratamientos con células madre y menciona en su descripción que «toda la familia puede disfrutar de las comodidades y actividades de Roatán». La crítica hacia estos tres centros es que carecen de la supervisión del Comité de Biotecnología

COMITÉ DE BIOTECNOLOGÍA DEBE AVALAR 

Al respecto, Carolina Alduvín, integrante del Comité de Biotecnología y máster en genética, explicó a Criterio.hn la suma gravedad que se estén realizando pruebas y experimentos sin ningún tipo de supervisión o emisión de un dictamen previo que avale que se están llevando a cabo los procedimientos correctamente.

Debido a que podrían estar llevándose a cabo malas prácticas, además de que no se tiene certeza que los investigadores posean las credenciales necesarias, o aún peor, de que realmente estén utilizando las células que indican usar y no células animales.

En este sentido, explicó el procedimiento correcto cuando se realizan este tipo de experimentos relacionados con la genética. Es necesario que primero el Comité de Biotecnología envíe a un grupo de expertos para que comprueben que se cumplen con los requisitos, y de esta manera ser avalados por el sector salud.

Asimismo, recalcó que el llamado también se hace a Estados Unidos, ya que dichas personas muchas veces llevan a cabo este tipo de acciones en territorios extranjeros para reducir costos, no solo en insumos, sino también en permisos y regulaciones. Subrayó que este panorama de incertidumbre se da en la ZEDE Próspera en Roatán, ya que se ha aprobado que ese territorio no está sujeto a las reglas territoriales de Honduras, sino que es un estado dentro de otro estado.

  • Kelly Ortez
    Periodista comprometida con Honduras, amante de los animales, las letras y la justicia. He escrito para medios nacionales e internacionales, creo fielmente que desde esta trinchera se puede incidir para lograr verdaderos cambios en favor de los sectores más vulnerables. kellyortez@criterio.hn

Compartir 👍

Podría interesarte