Alarma por manejo oficial de la emergencia sanitaria COVID-19

Honduras urge resurgir

Por: Carlos Zelaya Herrera

Las críticas del gremio médico y académico, docentes, sector privado y comunidades contra el régimen de Juan Hernández Alvarado en el manejo de la emergencia nacional por el coronavirus ya son generalizadas en momentos en que Honduras ocupa el primer lugar del continente y el Caribe en muertes por el patógeno, según la Organización Mundial de la Salud, (OMS).

San Pedro Sula sigue siendo el foco de la epidemia de coronavirus en el país. De 22 decesos confirmados, 18 acontecieron en hospitales del norte de Honduras.

Sin embargo, Hernández aún no convoca a una mesa técnico-científico, sin políticos, para enfrentar la crisis desde todos los puntos de vista; incluso desde la transparencia y correcto manejo de fondos para garantizar que los equipos lleguen a donde más se necesitan.

De igual forma Hernández puso a disposición uno de los enormes edificios del Centro Cívico Gubernamental, (CCG), para pacientes de coronavirus, uno de los reclamos de la comunidad médica y de la población en medios y redes sociales.

Pero arrastra anticuerpos de descrédito, falta de legitimidad, problemas de imagen y más aún a 22 días del toque de queda y de emergencia sanitaria nacional, en poco o nada mejoran la dotación de material biomédico, respiradores y ventiladores, entre otras urgencias en las salas de coronavirus de hospitales y centros de salud públicos donde se atenderá a víctimas del COVID19.

Las 24 muertes, 300 infectados y dos decesos sospechosos más en Cortés, encajan con la dinámica de modelos epidemiológicos que colocan el pico de la epidemia entre el 9 y 20 de abril, con cuadros de decenas de muertos por que no pudieron llegar al hospital o por falta de ventiladores y respiradores mecánicos, desnudarán el cruel el abandono del sistema sanitario y de la salud del pueblo hondureño.

Pero también evidencia del poco corazón y sentido común como testimonios de ineptitud política en momentos difíciles pues siendo advertido con algo de tiempo el gobierno se preparó ni tomó las mejores decisiones como aseguró la Ministra de Salud, hoy en aislamiento por sospechosa de COVID19.

La emergencia sanitaria ha sido un hacer sin hacer, sacrificio sin sacrificarse y loas a la confraternidad social siendo un usurpador del poder.

Grupos de ciudadanos toman calles y accesos a departamentos, municipios y aldeas. Imágenes de una nutrida balacera entre campesinos y ganaderos por desacato al encierro en un sector del departamento de Lempira, con saldo de seis heridos; la refriega de vecinos en San Esteban, Olancho, con policías molestos al ser fumigados, son chispas que pueden encender la pradera seca.

Reclamos por las cadenas nacionales de radio y tv insustanciales, que no aportan nada y sí protagonismo de militares, toques de queda absolutos abruptos que no dan tiempo a nada y el mensaje de Hernández rayando en el negativismo, el pesimismo y el miedo.

Persisten serios y fuertes reclamos contra el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos, (SINAGER), por falta de indumentaria biométrica, fármacos, contratación de personal en salud y críticas directas al propio mandatario que transmite desasosiego, incapacidad y parálisis frente al desafío.

El hondureño sigue viendo muy de cerca lo que pasa hoy en el mundo y cómo los gobiernos se preparan ante los designios inciertos, profundamente humanos y socialmente extensos del COVID19.

Marco Eliud Girón, médico especialista a cargo del Centro de Salud de la colonia El Carrizal, foco de la epidemia en la capital, en un foro televisivo desnudó la inoperancia, incapacidad, manejo autocrático y sesgo militarista del régimen desde que la crisis inició.

No hay hospitales móviles; dónde están los 500 ventiladores mecánicos, dónde está la cloraquina. Que el presidente entregue mascarillas, que destine uno de esos edificios del Centro Cívico Gubernamental. Informen qué hicieron con los dos mil 500 millones de lempiras, cuestionó el galeno.

Antes lo mismo vino señalando el arco de la medicina profesional hondureña; y hubo luces de buen gobierno, manejo adecuado y humano de crisis de otros gobiernos de los que de forma inteligente se debe aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.