Académicos reclaman cambiar paradigmas de combate al covid-19

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa  .- Los centros de investigación universitarios públicos, privados e independientes se unen al clamor del Colegio Médico de Honduras de un manejo científico de la pandemia de Covid-19, señaló la doctora Reina Durón, médico especialista que dirige el Observatorio del Covid y Dengue de la Universidad Tecnológica de Honduras, (UNITEC).

En 271 días de pandemia solo el 2.94% de hondureños se han hecho pruebas PCR, cuando el estimado es que por cada persona hay cinco contagiados más; a nueve meses de pandemia Honduras muestra un 27% de positividad al mes de noviembre, y de 34% a inicios de diciembre, cifras que muestran que el país se encamina a los peores momentos del Covid-19, advierte el doctor Omar Videa, médico internista.

De 70 casos diagnosticados la semana anterior el 40% presentan una complicación en los dos primeros días, “estamos viendo que la población levanta la mano de forma temprana, pero los casos están complicados, tenemos a cuatro personas sin enfermedades de base de 28 años en cama con neumonía, este virus se comporta como si estuviéramos viendo una mutación, especialmente en Tegucigalpa”.

En las últimas dos semanas los jóvenes asintomáticos se infectaron y se están complicando, este virus no se comporta en diciembre como lo hizo en marzo; si usted respira profundo y tose, el 100% de personas que muestran esos síntomas tienen neumonía cuando se les hace la tomografía y dos días después va a sentir que se está ahogando, no espere dos semanas, espere 24 horas y exija que le hagan todas las pruebas.

El viernes anterior la circulación en la capital era insoportable, se está llevando a la población a la desinformación para que se confíe; los triages y los hospitales se están llenando; una persona se estaba muriendo en su casa porque no se hallaba oxígeno y a pesar de los contactos que tenemos, se estaba muriendo en su casa, apuntó.

Reina Durón, especialista en epilepsia y neurología que lidera el consorcio de investigadores del Covid-19 y Dengue de la Universidad Tecnológica de Honduras, (UNITEC), señaló que el país vive una situación terrible de pos desastre en medio de una pandemia sin un plan estratégico nacional participativo y multidisciplinario que lleve a otro nivel la lucha contra el mal viral.

Mientras, la población, confiada, espera una vacuna, viene la navidad y olvida que vienen los momentos más difíciles para la salud en la historia del país; se requiere un cambio de paradigma para diseñar el mensaje de que, aunque venga la vacuna, eso no significa que todo se terminó y cuenta nueva, ponderó.

Pero, no se saben los efectos secundarios, o cómo va a funcionar esa vacuna entre los hondureños, o si el país será capaz de hacer la distribución adecuada para vacunar a millones de personas en un mes.

Por eso se debe revisar qué estamos haciendo, cómo participan otros sectores porque en el país se reciben boletines en PDF y en Excell, sin contar con una plataforma de acceso público que se requiere para cambiar el paradigma de vigilancia epidemiológica nacional.

Hoy, varios centros de investigación del Covid-19 están en la capacidad de producir los datos de las proyecciones de ocupación hospitalaria o cómo será la situación en dos semanas, entre otros aspectos, pero la información que genera el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos, (SINAGER) o la Secretaría de Salud Pública, es tan inconsistente que no ayuda a generar planes de manejo sostenible a nivel local.

Los centros independientes de investigación científica requieren una articulación con la Secretaría de Salud, como rectora del sistema sanitario, para aportar tableros y estadísticas para que las alcaldías puedan elaborar planes de manejo local pos-destrucción Eta e Iota por cada comunidad, esa es la apuesta de universidades privadas y públicas.

“Es hora de tener diálogos diferentes, no solo grupos para un comunicado, sino que grupos de trabajo con números en los cuales todos confiemos, otras universidades públicas, privadas como otros investigadores quieren colaborar porque ya nos cansamos de números en los que nadie cree”, concluyó la investigadora científica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.