Winter Blanco estaría negociando su entrega a la justicia estadounidense

 

Por Mike LaSusa/InSightCrime

El presunto narcotraficante, Wilter Blanco, sospechoso de tener vínculos con numerosos funcionarios corruptos en Honduras, estaría preparando su entrega a la justicia norteamericana, lo que queda por saberse es donde sería procesado,  y ésta sigue siendo una pregunta sin respuesta.

Una fuente no identificada con estrechos vínculos con la policía, informó a la cadena de televisión HCH, el 17 de octubre, que Wilter Blanco, el presunto líder del cártel del Atlántico, se entregaría a las autoridades «en las próximas 24 horas», sin embargo un portavoz  la policía hondureña, rechazó el informe.

Agentes de la DEA están en Honduras para investigar el narcotráfico por parte de miembros de las Fuerzas Armadas
Agentes de la DEA están en Honduras para investigar el narcotráfico por parte de miembros de las Fuerzas Armadas

«No vemos soporte para que la información que salió en los medios de comunicación,» dijo el portavoz a La Prensa. «Estamos siguiendo este caso y cualquier información es de suma importancia.»

El informe de HCH llegó el mismo día que un tribunal federal de Estados Unidos ordenó la revelación de un cargo a Blanco de participar en una conspiración de tráfico de cocaína que se remonta al año de 1999.

La acusación de Blanco,  fue presentada originalmente el 5 de agosto de 2016, pero permaneció sellada bajo la creencia  que al tenerla los fiscales de manera  sellada,  «ayudaría a detener al acusado.»

Sin embargo, la fiscalía solicitó que el tribunal abriera el documento el 12 de octubre, diciendo que el  Gobierno ya no creía que el mantenimiento de la acusación bajo sello ayudaría con la detención.»

La acusación y los informes de entrega inminente de Blanco son de hace un poco más de una semana, luego  que la embajada de Estados Unidos en Honduras,  hiciera  el anuncio que el acusado,  junto a otros sospechosos entre ellos miembros de las Fuerzas Armadas de Honduras, estaban siendo investigado por tráfico de drogas.

Además, los medios de comunicación locales han informado que los alcaldes, diputados al Congreso Nacional, jueces, empresarios y agentes de policía en Honduras también están siendo investigados por sospecha de corrupción ligada a la supuesta red de tráfico de drogas de Blanco, aunque esto no ha sido confirmado oficialmente.

Tal vez lo más explosivo es que las autoridades estadounidenses parecen sospechar que Juan Antonio «Tony» Hernández, hermano del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, también participa en actividades de tráfico de drogas.

Un funcionario de la embajada estadounidense que pidió el anonimato, dijo recientemente a InSight Crime que Tony Hernández es una «persona de interés».

Al escribir estas líneas, no parece que Blanco se haya entregado a sí mismo a las autoridades y tampoco ha sido confirmado el informe brindado por el canal de Televisión.

Análisis Criminal InSight

Mientras Blanco no se entregue,  no está claro que procesará.

 Sin lugar a dudas, las autoridades estadounidenses buscarán su extradición,  teniendo en cuenta la cantidad de información que pudiera tener sobre otros sospechosos, entre las élites políticas y económicas en Honduras.

Pero el fiscal del Fiscal General de la República dijo a InSight Crime que Blanco se enfrenta a cargos de lavado de dinero en Honduras y de acuerdo con las leyes de Honduras, su caso tendría que ser agotado por la justicia nacional antes de ser extraditado.

Dada la presión a la que Blanco enfrenta en Honduras, es posible que pueda optar a negociar su rendición en un tercer país. Existe un precedente para este tipo de maniobra, como es el caso de “Los Cachiros” que se entregaron a principios de 2015 para la
aplicación de la ley estadounidense.

Según la prensa local,  «Los Cachiros» buscaron beneficios para los miembros de su familia a cambio de proporcionar información a las autoridades de Estados Unidos, así como un trato seguro para ellos.

Uno de sus principales colaboradores fue asesinado pocos días antes de su entrega. Unos meses después de la entrega de los “Cachiros,  los Estados Unidos  los acusó de tráfico de drogas, lavado de dinero con los miembros de uno de las familias más ricas y políticamente poderosas de Honduras,  los Rosenthal, quienes son sospechosos de estar vinculados a sus operaciones».

Otros hondureños que ya están en custodia de los  Estados Unidos,  parecen haber proporcionado información relacionada con el caso Blanco. De acuerdo con reportes de medios locales, ellos son cinco policías que fueron extraditados a los Estados Unidos en el mes de julio  enfrentando cargos de tráfico de armas y  drogas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.