Vergüenza porque justicia hondureña tuvo que trasladarse a Nueva York

 

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- El primer fiscal general de Honduras, Edmundo Orellana, al conocerse la sentencia de Juan Antonio “Tony” Hernández, manifestó que es una vergüenza que la justicia hondureña haya tenido que trasladarse a un tribunal de la ciudad de Nueva York.

“Que la justicia que debimos haber tenido en Honduras se haya trasladado a Nueva York no puede ser objeto de alegría para nosotros”, dijo Edmundo Orellana.

Es vergonzoso que tengamos un sistema de justicia incapaz de aplicar la ley debidamente y que sea otro país quien lo venga a hacer. Lo que el juez dijo y los fiscales señalaron es que Honduras es un Estado fracasado, donde su justicia no funciona y su institucionalidad está a disposición del crimen organizado, apuntó Orellana.

El juez Kevin Castel y los fiscales han señalado que los hondureños somos víctimas de un Estado autoritario que ha utilizado los recursos financieros y humanos para cometer crimene4s en contra de la población hondureña y en contra de otros estados.

“No debemos alegrarnos de que la justicia nuestra haya fracasado a tal nivel y que tengamos tanos casos que se están sustanciando en ese tribunal de Nueva York, es otro motivo de vergüenza”, agregó Orellana.

Ojalá que lo ocurrido sea tomado como un ejemplo y ponga a pensar a todos los operadores de justicia para que estos hechos vergonzosos y criminales no se repitan.

Sobre los mencionados en el juicio de Tony Hernández y también mencionados en los otros juicios que allá se ventilan, es un anuncio de lo que viene porque el juez en su último alegato antes de dictar sentencia dijo claramente que Tony Hernández estuvo involucrado con otros funcionarios, militares, políticos y con su hermano y eso es un anuncio que la justicia federal de los Estados Unidos va contra esos que han sido señalados, argumentó el exfiscal general de Honduras.

Los 30 años aplicados a la sentencia son intrascendentes, lo más importante de esta sentencia es la cadena perpetua (for life) que el juez Kevin Castel ha dictado. Los 30 años los agregan como una forma de decir: “para que no salga nunca”.

Y como dijo el juez “no se espera que salga vivo de la cárcel” que ahí va a terminar sus días.

Otra situación relevante de esta sentencia es que el juez ha dicho que se debe dejar sentado un precedente porque Tony Hernández es un funcionario de alto nivel porque está vinculado con autoridades del gobierno (policías, militares, Jueces, políticos)  y con el mismo gobernante hondureño y deben demostrar que la justicia estadounidense es capaz de castigar a estos personajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.