Sin alianza unificada de la oposición el Partido Nacional seguirá en el poder

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- Diversos líderes del Partido Liberal, consideran que el Congreso Nacional, integrado en su mayoría por diputados nacionalistas, no aprobará la segunda vuelta ni las demás reformas electorales, porque su mayor interés es continuar en el poder. Aseguran, que en ese contexto, de manera individual, ninguno de los partidos políticos de la oposición podrá ganarles las elecciones porque los nacionalistas controlan la institucionalidad y tienen el dinero para la compra de votos y de credenciales.

“Tenemos el deber de hacer alianzas  con otros partidos para expulsar del gobierno  al Partido Nacional que ha hecho tanto daño a la democracia en Honduras, dijo la abogada, Maribel Espinoza, porque según ella, ese instituto político mantiene en el Congreso los votos de 63 diputados que no van a aceptar la segunda vuelta ni tampoco la Ley Electoral con las modificaciones que se han planteado.

Espinoza, es aspirante a la Presidencia de la República y admite que la dirigencia de su partido, en el pasado cometió errores que no solo afectaron al Partido Liberal, sino a todo el país.  Sin embargo, asegura que ese instituto político está en la senda de la rectificación con liderazgos nuevos. Según ella, este es el momento ideal para crear una alianza interpartidaria  para que el próximo gobierno sea de integración.

“No podemos aceptar más corrupción, más engaños ni más autoritarismo del Partido Nacional que solo ha venido a destruir las instituciones del estado”, indicó Espinoza.

De su lado, el ex Fiscal General del Estado, Edmundo Orellana, concuerda que al Partido Nacional solo pueden dejarlo fuera del poder a través de una alianza de los partidos políticos de la oposición porque es de ellos la responsabilidad de recuperar la democracia.

Nota relacionada Si Libre se integra a una alianza el Partido Nacional estará servido

Orellana dice que Honduras vive bajo un sistema de autoritarismo y que el partido gobernante, además del poder tiene el dinero para pagar credenciales y mantiene controladas a todas las instituciones.  Para él, los nacionalistas pueden hacer el fraude, pese a que los partidos de la oposición tienen representantes en las instituciones electorales.

“Y eso debemos saberlo la oposición, contra el dinero y el poder es difícil pelear si no se hace una alianza que permita vencerlos” sostuvo Orellana, quien apeló a la racionalidad de  los  líderes de los partidos políticos, advirtiéndoles que si insisten ir solos a una  contienda electoral, lo que van a hacer es promover el continuismo del Partido Nacional.

Lamentó la discordia por cuestiones de “niñadas” que en este momento de crisis se dan entre los dirigentes de los partidos de la oposición, que alimentan sus egos gigantescos en lugar de buscarle solución a los problemas del país. Según Orellana  estos líderes deben de bajarse de ese pedestal porque si no el pueblo los va a bajar y ellos serán los responsables de un nuevo fracaso electoral.

“Y dejemos de estar soñando que van a aprobar la segunda vuelta porque ellos no están de acuerdo porque esa es la espada que va a pender sobre el cuello del Partido Nacional”, expresó, Juan Carlos Barrientos.

Barrientos coincide en que si no hay una unión ideal en la oposición, el Partido Nacional va a seguir en el poder.  

Asimismo, dice que la oposición debe de buscar la forma de alcanzar la suficiente  madurez política para unirse y formar una comisión electoral y la integración de planillas  para echarle la “vaca” al Partido Nacional.  Insistió,  que la segunda vuelta solo cabe en mentes progresistas y que el Partido Nacional no tiene progresión democrática.

Por su parte, Arístides Mejía, aseguró que el quebrantamiento de la institucionalidad ha sido progresivo desde el año 2009 cuando se produjo el rompimiento del orden constitucional e indicó, que el Partido Nacional está bloqueando todas las iniciativas para poder permanecer en el poder otro período más.

Según él, no era necesario gastar dinero en una tarjeta de identidad nueva, porque la actual es eficiente y ha sido inviolable. No obstante, dijo que sí se necesita la depuración del censo y que por la gran cantidad de años que no se ha hecho es una tarea titánica que no se podía hacer en los tres meses de pandemia.

Informó que parte de los acuerdos está ir a las elecciones internas con la tarjeta de identidad actual y utilizar la nueva hasta en las elecciones generales.  Mejía dice que la segunda vuelta no es amenaza real para el Partido Nacional y asegura que hay nacionalistas, incluido un vicepresidente del Congreso, que está de acuerdo con implementarla. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.