Noticias Destacadas|Política y Democracia

Presidenta Castro asevera que unidad en bancada de Libre es parte de la refundación

unidad en bancada de Libre es parte de la refundación

Compartir

Tegucigalpa.- La división a lo interno de los diputados del oficialista Partido Libertad y Refundación (Libre) parece retornar a la quietud tras sostener una reunión en Casa Presidencial con la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, que destaca un “pacto de unidad” rojinegra con miras a la incierta apuesta por la refundación.

“La unidad colectiva y partidaria, característica del caminar de más de 12 años de digna lucha de la resistencia contra la dictadura, es la misma que nos permitirá instalar la refundación nacional y así poder revertir el golpe de Estado de 2009”, indica parte del comunicado de la bancada del Partido Libre.

Al menos una veintena de diputados del Partido Libre, de los 50 que fueron electos tras las elecciones generales de noviembre 2021, figuran como insurgentes al desconocer acuerdos políticos que pactó la presidenta Castro antes de los comicios y anunciar la conformación de una bancada independiente que desconocería las actuales autoridades del Congreso Nacional.

Castro se vio obligada a reunirse, este martes, con los diputados de su partido para evitar una nueva disidencia que generara mayor desestabilidad a su gobierno siendo Casa Presidencial el recinto para acordar la “unidad”, factor que asevera es determinante para continuar el plan de refundación.

Noticia relacionada “Refundación” que pregona gobierno de Xiomara Castro forja inquietud en Conferencia Episcopal

“Hemos iniciado un proceso de refundación y luché por cumplir con la conformación de una Junta Directiva en el Congreso Nacional… Llegamos aquí como contrapeso, estamos aquí en el poder con un compromiso con este pueblo que está esperando respuestas inmediatas este pueblo confió en este partido y nosotros y nosotras no podemos defraudarles”, parte de las declaraciones de Castro.

La presidenta fue directa al recordar que se firmó un acuerdo con el presidente del Congreso, Luis Redondo, dejando claro a los insurgentes que no existe otra autoridad reconocida como quiso imponerse, en enero, el diputado Jorge Cálix, con el respaldo de los diputados del conservador Partido Nacional y la mayoría del Partido Liberal.  

“En ese momento el presidente Zelaya firmó un acuerdo con el presidente Luis Redondo y yo quiero decirles a ustedes que estoy muy agradecida con el presidente Luis Redondo porque se han ido cumpliendo cada uno de los compromisos que se firmaron en ese acuerdo”, resaltó.

Asimismo, resalta que su gobierno es parte de boicot sumado a las condiciones precarias que recibió la nación tras doce años de dictadura que instauró el Partido Nacional al mando de Juan Orlando Hernández, extraditado a los Estados Unidos por delitos de narcotráfico.

“Han pasado 136 días de la toma de posesión y siempre pensamos que íbamos a encontrar situaciones muy difíciles, pero nunca me imaginé que el país estaba en las condiciones que hoy se encuentra. En menos de cuatro meses hay una existencia como nunca la hubo durante doce años”, expresó.

Además, indicó que las leyes que se han aprobado en el Congreso Nacional al mando de Redondo responden a la incierta refundación de la patria que abandera Castro y promete que llevará a cabo.  

Beatriz Valle, fue la única diputada ausente en la reunión que contó con la presencia de 49 diputados propietarios y los 50 suplentes.

“Aclaramos que no existe una bancada independiente, la bancada del Partido Libre es una, fuerte y coherente, dispuesta a luchar sin tregua por recuperar la patria. Las y los 50 diputados propietarios y suplentes reafirmamos nuestro total e incondicional respaldo al gobierno que presidido por la primera mujer presidenta de Honduras”, exponen como bancada.

Por su parte el congresista, Marco Eliud Girón, pieza clave en los diputados insurgentes, antes de la reunión con Castro anunciaba la creación de la bancada independiente que estaría al mando de Cálix, ahora pregona una aparente “unidad” tras lograr una “purificación”.

“Hemos hecho una catarsis, nos hemos sincerado, hemos hablado qué hemos hecho mal para enmendarlos y para tener una sola agenda. Ya queda a la historia lo de disidencia y traidores, la presidenta recibió el respaldo total para cumplir su plan de gobierno”, dijo.

Agregó que existe una unidad partidaria sin condición alguna o componendas de ningún tipo mucho menos llamados de atención por sus posturas disidentes.

Noticia relacionada Más de L 15 mil millones serán administrados por Xiomara Castro para “refundar Honduras”

LA SEGUNDA “UNIDAD” DE LOS INSURGENTES

La segunda “unidad” entre los insurgentes y las autoridades del Partido Libre se firmó esta vez con la presencia de Castro, su esposo y su asesor Manuel Zelaya Rosales, coordinador general de los rojinegros ya se había pactado un acuerdo político que puso fin a la crisis del Congreso Nacional que fraccionó en dos bandos ese poder del Estado.

Antes de las elecciones generales, Castro, en ese entonces candidata presidencial, pactó una alianza de hecho con Nasralla candidato presidencial del Partido Salvador de Honduras (PSH) quien declinó a su aspiración para unirse a la planilla del Partido Libre con la finalidad de derrotar al conservador Partido Nacional.

El acuerdo se centró en que Nasralla apoyaría la candidatura de Castro y, en caso de ganar las elecciones, un diputado del PSH sería ungido como presidente del Poder Legislativo.

Castro ganó las elecciones de manera contundente y puso fin a doce años de gobierno del Partido Nacional, el Partido Libre logró ganar 50 escaños dentro del Congreso mientras que el PSH tiene 10, sin embargo, 22 diputados rojinegros desconocieron el acuerdo y promovieron al diputado Cálix para ser el presidente del Legislativo.

Esto generó que en paralelo se instalaran dos Juntas Directivas, una que preside Redondo y la otra Cálix quien contó con el respaldo de los diputados nacionalistas y la mayoría de liberales a quienes siempre señaló de ser parte del crimen organizado y el narcotráfico que pasaron a ser sus mejores aliados.

Noticia relacionada Congreso de Honduras recurre a prácticas que utilizó el Partido Nacional para aprobar leyes 

Por su parte, Redondo contó con el apoyo del PSH, los restantes diputados del Partido Libre, la presidenta Castro, y algunos liberales y el voto del congresista de la Democracia Cristiana (DC) más la venia de Castro y Zelaya

Las autoridades del Partido Libre determinaron expulsar a los disidentes y Redondo tomó posesión de la sede del Legislativo mientras Cálix sesionaba desde la virtualidad como lo hizo de manera arbitraria el Partido Nacional con la llegada de la pandemia del SARS-CoV-2.

Mientras la crisis se mantuvo por varios días, Zelaya, desde Casa Presidencial, logró llegar a acuerdos con Cálix quien declinó a sus pretensiones, los disidentes retornaron a las filas rojinegras y los diputados conservadores nacionalistas y liberales no les quedó más que regresar al Congreso y sesionar al mando de Redondo.

No se conoció cuáles fueron los acuerdos bajo la mesa a los que llegaron los diputados de Libre con Zelaya Rosales aunque algunos fueron nombrados en otros cargos públicos, no obstante, Valle se mantiene firme en su posición de no reconocer a Redondo como autoridad y denunciar que Zelaya orquesta un control sobre la Presidencia y el Congreso.

Cuatro meses después, resurgió la insurgencia de la veintena de congresistas del Partido Libre que Castro apaciguó sin conocer o revelar qué exigencias o componendas están detrás de la nueva “unidad”.

LA IGNOTA REFUNDACIÓN

La apuesta del gobierno de Castro es la refundación de la nación, sin embargo, no existe un plan de gobierno o algo que detalle a qué y cómo se llevaría a cabo la refundación situación que genera inquietud en ciertos sectores sociales.

“La refundación es una palabra que sugiere examinar los cimientos sobre los cuales se desea reconstruir; para ello, se necesita claras líneas de gobierno y la participación de personas competentes y con valores morales, no es prudente encerrarse en una trinchera ideológica”, manifestó el portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Ángel López.

Noticia relacionada A 100 días de gestión, presidenta de Honduras resalta “conspiración” contra su gobierno por sectores “oscuros”

Misma valoración tiene el analista político, Olban Valladares, quien señala que una verdadera refundación va más allá de crear o modificar leyes que respondan a los pensamientos políticos de un partido determinado, por el contrario, se basa en actores honestos y con valores éticos.

“Una verdadera refundación de un pueblo no inicia o se logra únicamente mediante decretos, transformando instituciones o modificando leyes para que se adapten a ciertos patrones políticos, la verdadera refundación empieza con la actitud de los ciudadanos. Hemos visto que la actitud de los políticos no cambia, algunos funcionarios han transgredido los niveles de la ley, la cultura y la moral. La pregunta es con quiénes vamos a refundar el país”, indicó.

Valladares reitera que una refundación comienza por el respeto a las leyes, el respeto del gobierno a los ciudadanos y viceversa factores que a su juicio “no se están dando” sumado que se debe atacar los principales problemas de nación como inseguridad, miseria, pobreza, falta de oportunidades que generan migración.

Cabe indicar que el gobierno de Castro aprobó un incremento de 400 millones de lempiras al presupuesto del Consejo Nacional Electoral (CNE) que serán destinados, según declaraciones del ministro de la presidencia, Rodolfo Pastor, en realizar consultas populares para tratar temas constitucionales que podrían derivar a una Asamblea Nacional Constituyente que es el objetivo principal del Partido Libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.