Elecciones Honduras 2021

Políticos conservadores de Honduras utilizan el “nombre de Dios” para hacer campañas políticas

Compartir

Foto de portada: Redes sociales de Nasry Asfura, candidato presidencial por el oficialista Partido Nacional. Esta imagen fue tomada el 13 de noviembre de 2020 cuando su movimiento interno presentó sus planillas ante el Consejo Nacional Electoral. Ese día sus partidarios, entre activistas y candidatos a cargos de elección popular, realizaron un ritual religioso.

Tegucigalpa. –Políticos, especialmente los del oficialista Partido Nacional, han recurrido a campañas fundamentalistas, utilizando las doctrinas religiosas, para desacreditar a sus contendientes y a la vez ganar las simpatías de los más conservadores.

También lea: Justicia hondureña niega nuevamente libertad a defensores de Guapinol tras 26 meses de detención ilegal

Este escenario conllevó a los líderes de la Iglesia Evangélica advierten con preocupación el uso de temas religiosos por parte de actores políticos que buscan ganar adeptos de cara a las elecciones generales del 28 de noviembre.

El 19 de octubre pasado el Congreso Nacional instaló una mesa de trabajo para desarrollar la moción de la lectura de la biblia en todos los centros educativos del país. Esta moción fue presentada en el 2018 por el diputado del Partido Nacional y secretario del Poder Legislativo, Tomás Zambrano, pese que la propia Constitución de la República establece, en su artículo 77, que Honduras es un Estado laico.

Asimismo, el segundo párrafo del artículo 151 de la Constitución establece: «La educación nacional será laica y se fundamentará en los principios esenciales de la democracia, inculcará y fomentará en los educandos profundos sentimientos hondureñistas y deberá vincularse directamente con el proceso de desarrollo económico y social del país».

Además, la campaña política del oficialista Partido Nacional aprovecha el tema del aborto para invocar una deidad y de esa manera utilizar el tema religioso como parte de su estrategia. Incluso en uno de los anuncios, el candidato presidencial, Nasry Asfura, utiliza el nombre de Dios y se persigna con la intención de mostrar una imagen devota.

El Partido Nacional, que ejerce el poder en Honduras desde el 2010, tras el golpe de Estado de 2009, se identifica por tener una membresía bastante conservadora, de hecho, en sus estatutos se propugna por la fe cristiana, misma que es utilizada en los asuntos de Estado.

Mediante un comunicado, la Red de Pastores y Líderes Evangélicos de Honduras (Replieh) reprocha que los candidatos a cargos de elección popular recurran a la manipulación religiosa con la finalidad de influir en los votantes.

“Nos preocupa la introducción y manipulación de aspectos religiosos en las campañas electorales de los partidos. Asimismo, se está dando un involucramiento no ético de parte de algunos líderes de la iglesia y organizaciones religiosas, buscando influir en la preferencia política del pueblo hondureño”, cita el documento.

También lea: ¡No más politización! Hondureños deben exigir a candidatos independencia judicial: Jiménez Mayor

En entrevista a Criterio.hn, el expresidente del fenecido Tribunal Supremo Electoral (TSE) y exasesor del Congreso Nacional en materia electoral, Augusto Aguilar, detalló que la Ley Electoral de Honduras no prohíbe referirse a Dios, sin embargo, en su artículo 226 prohíbe “exhortar a los ciudadanos a que apoyen, se adhieran, o separen de los partidos políticos, alianzas, movimientos internos o candidaturas independientes, valiéndose de creencias o motivos religiosos”.

En las últimas horas el polémico pastor evangélico Roy Santos, volvió a pronunciarse “en nombre de Dios” y hablar en beneficio del candidato oficialista, Nasry Asfura, a quien postula como “el ungido de su deidad” para ser electo el próximo presidente de Honduras.

Si bien Santos no es candidato político su influencia religiosa está siendo maniobrada con fines políticos y en beneficio del Partido Nacional, como ocurrió en el 2017, cuando implementó la misma estrategia a favor de Juan Hernández.

 Lucía Vijil, analista e investigadora del Centro de Estudios para la Democracia (Cespad), reprocha que los candidatos y candidatas tengan que recurrir a un discurso religioso más allá de una propuesta más académica y más real sobre la transformación del país.

“Denota la calidad de la gente que aspira a cargos públicos que nos dicen que están dispuestos a todo, en cualquier uso de discurso, promoviendo el odio hacia quienes asumen otras banderas de derechos humanos como el tema del aborto que es un tema de salud pública, que no tiene que ser condicionado a creencias religiosas”, agrega.

A criterio de Vijil, la campaña política con fines religiosos tendrá efecto solo en sectores conservadores, sin embargo, considera que no atraerán el voto de los indecisos que es a quien deberían apostarle.

Según el pastor evangélico y catedrático de educación media, Isaac Ramírez, es lamentable que los actores políticos de esta campaña electoral recurran a utilizar el nombre de Dios con finalidad política y “lo más detestable” que pastores o sacerdotes se presten al juego de ellos”.

Cabe señalar que en la última encuesta de Latinobarómetro, el 48% de los hondureños encuestados se identificaron como evangélico, un 41% católicos, 3% practica otra denominación religiosa y un 8% no tiene ninguna afiliación. Aunque, pastores evangélicos afirman que alrededor del 67% de la población es evangélica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.