Poder Ciudadano y la Tormenta que viene. ¿Es posible acá o sueños de desesperados?

Por: John Moran Robleda, MA

john.moran@unah.edu.hn

Mucho ha sucedido en el mundo y me costó escribir esta columna. La tuve que rehacer tres veces esta semana. Al final me dediqué a escribir sobre do eventos paralelos que tienen similitudes, pero finales diferentes – los levantamientos populares en Nicaragua y Armenia – y su rol en el “Shadow War” de Trump contra el Cabal.

Armenia y Nicaragua tienen una cosa en común – ambas protestas son creaciones de ONGs vinculadas con el nefasto George Soros. Una aplicación de las técnicas de guerra psicológica (psyops) de la Primavera Árabe – en sí, una mejoría del psyops llamado “Color Revolutions” o Revoluciones de Color como ocurrido en Honduras donde el color usado fue Blanco, Irán verde, Ucrania Anaranjado, etc. Si no saben quién es el, y muchos quizás no, George Soros es un Globalista y uno de las cabezas de este Cabal.

Daniel Ortega culpó a las agencias de inteligencia estadounidenses por las protestas y se equivocó. El “Deep State” está involucrado, pero no como él piensa

La importancia de USAID en este nuevo intento de cambio de régimen en Nicaragua radica en el profuso financiamiento que otorga este a organizaciones políticas de oposición y ONG locales. Un total de 31 millones de dólares entregados solo en 2016. ¿Y quién financia la USAID? George Soros a través de su organización NED.

Las hostilidades contra Nicaragua iniciaron antes que Trump llegara al poder. Inicia en 2016.  Ortega, estaba opuesto a los acuerdos orientados al mercado común con fronteras abiertas hemisféricas soñado por Hillary Clinton. Y para Clinton y sus amigos Globalistas como George Soros, los líderes de izquierda como Brasil, Argentina, Venezuela, Nicaragua y Ecuador fueron enviados a su «cubo de perdedores».

En 2016 se introdujo la llamada Ley NICA aplicando sanciones económicas contra el país. Dependía de un informe un mes antes elaborado por la organización Global Witness, financiado por George Soros, que alegaba falsamente que Nicaragua es el país más peligroso del mundo para los activistas ambientales. En 2016, Global Witness tuvo un presupuesto de más de 13 millones de dólares, recibió $ 3.4 millones de la Fundación Sociedad Abierta George Soros, $ 1.5 millones de Omidyar Network de Pierre Omidyar (AMIGO de George Soros), $ 840.000 de la Fundación Ford (Conectado con George Soros) y más de $ 3 millones de gobiernos europeos de la OTAN más Suecia. Los accionistas y administradores de Global Witness son todos luminarios del sector no gubernamental de élite occidental.

Luego vino la decisión de cortar Nicaragua del TPS.

Todas las medidas contra Nicaragua han sido por la administración de Obama apoyado por Globalistas como George Soros. Pero es claro que, en el plan de los Globalistas, el régimen de Ortega no figura en el futuro que están forjando. Su ciclo pasó.

Mientras el gobierno de Trump ignorantemente se prepara para posiblemente sancionar a Nicaragua por lo que considera una malversación electoral, eso acaba de ocurrir con la reelección de Juan Hernández en Honduras. Igual que Ortega, Hernández se postuló para la reelección a pesar de la prohibición constitucional de términos consecutivos para el presidente. Igual que Nicaragua, se le permitió hacerlo por una decisión cuestionable de la Corte Suprema de Honduras bajo el control de su partido. Esto causó poca preocupación para los políticos de los EE. UU. ¡Pero con Nicaragua están escandalizados ¡

Igual que en Honduras y el IHSS, INSS fue la gota que derramo el vaso. La cuenta está casi vacía, saqueada por Ortega y su jefe electoral Roberto Rivas, un hombre que maneja una elección cada cinco años, pero recibe un salario anual de $60 mil, tiene varios millones de dólares de mansiones, un avión, tres vehículos de lujo en Costa Rica. Ahhhhh, ¿y que ha hecho Trump contra Matamoros Batson que cumplió el mismo papel que Robles en la elección pasada? En corrupción quizás no se compara a Robles, pero sus acciones en fraude electoral es igual que el de Robles.

Trump lo menciona en el Decreto Ejecutivo que “Bloqueo de la Propiedad de las Personas Involucradas en la Corrupción y Abuso de los Derechos Humanos Graves” (un ataque contra el consorcio criminal del Cabal, entre ellos los Clintons. Los EE.UU. se apoderó de todos los activos de Rivas en los EE.UU. hace varios meses, lo que explica la nueva ruta Madrid-Managua (donde tiene una casa de $ 15 millones en Madrid). Rivas es persona non grata en los EE. UU. Cuando está en Nicaragua, viaja con al menos diez vehículos para «Seguridad». El gobierno paga sus billetes de luz en sus mansiones de vacaciones afuera de Managua, pagó los arenales de la casa, paga por la comida (suspira casi 40 libras) y casi todo su estilo de vida extravagante.

Puede que los EE. UU. estén preocupados porque Ortega ha escondido toda la ayuda y asistencia extranjeras en una empresa privada administrada por su familia. Los disturbios estallaron cuando se descubrió que INSS era insolvente, a pesar del aumento masivo de impuestos cada año. Ahora Venezuela está desesperada para que le devuelvan sus préstamos, que es a donde fue el dinero del INSS.

Igual que en Honduras, el FMI y sus medidas crearon las circunstancias que causaron la protesta. Ejemplo: el peaje. El mes pasado, el Banco Mundial organizó un paquete de préstamo de $ 100 millones para mejorar cinco peajes fronterizos, pero todos saben que es solo un impuesto, ya que los peajes fronterizos no generan bienes, solo impuestos obligatorios para cruzar.

Ambos países tienen Primeras Damas que están fuera de control y funcionando como frente para sus maridos y socios políticos.

La yuxtaposición de la política de Estados Unidos hacia Nicaragua y Honduras no podría ser más absurda si uno realmente cree que el tema que guía la política de los Estados Unidos es la práctica democrática. Sin embargo, las administraciones de Clinton, Bush y Obama han demostrado una y otra vez que al gobierno de los EE. UU. le importa poco la integridad de las elecciones en Centroamérica. La preocupación de Estados Unidos es simplemente que gane la gente «correcta». Aquellos leales a la agenda Globalista.  Rex Tillerson, un agente del “Pantano”, siguió esa línea en Honduras y “el Pantano” ya decidió que Ortega ya no les sirve y es más rentable tener otro en el poder sobre el régimen Globalista que Ortega inicio. El régimen Globalista que el Partido Nacional inicio después de los sucesos en 2009 es defendida por el “Pantano/Deep State” y opondrán a Nasralla, Luis Zelaya y Mel Zelaya de tomar poder. En ambos países las Fuerzas Armadas están comprometidos con el régimen y leales a ello. En ambos países ellos no desean ver florecer el Poder Ciudadano.

La revista “The New Yorker” escribió una interesante columna sobre Nicaragua.

https://www.newyorker.com/news/news-desk/nicaragua-on-the-brink-once-again

Ahora vamos a Armenia, donde una protesta del mismo Modus Operandi ocurrió como en Nicaragua. Armenia, país vecino con Rusia, es otro caso donde George Soros y los sectores delincuentes en el “Deep State” tienen un historial de iniciar revueltas, el último en 2016.

Por cierto, si es que no lo sabían, Armenia tiene la embajada más grande de los Estados Unidos en esa región, y el país, como su vecino, Georgia, está repleto de espías estadounidenses (¿qué embajada no los tiene, sea el país que sea?).

En abril 16, 2018, se celebran acciones de protesta de gran escala en Armenia contra la nominación del ex Presidente Serzh Sargsyan para el cargo de Primer Ministro del país. Los jóvenes, entre los que había muchos estudiantes, bloquearon varias calles principales de la capital y avanzaron hacia el parlamento. Pretendían evitar la nominación de Sargsyan para un «tercer término» al frente de Armenia. Cantaron su versión de “Fuera JOH”.

¿Por qué los manifestantes hablan de un «tercer periodo» si el presidente del país fue elegido el ex embajador armenio en Gran Bretaña, Armen Sargsyan?  La razón es que después de los resultados del referéndum de 2015 (tipo Manuel Zelaya en 2009) la forma de gobierno de la república cambió en Armenia del sistema presidencial a la parlamentaria) o sea dejaron el modelo norteamericano a uno más europeo o británico).

Las manos de Soros estaban plasmadas desde el comienzo. Y, de hecho, la situación tenía todas las marcas de una revolución de color, ya que el líder de este movimiento, Nikol Pashinyan, lo llamó una «revolución de terciopelo». La situación, en efecto, representó un escenario explosivo, con todos los elementos en su lugar para provocar el descontento popular necesario que jugaría un intento de cambio de régimen.

Pero todo cambió y tomó un giro diferente. Igual que en Nicaragua, la población bien intencionada de Armenia no tenía idea de que sus agravios estaban siendo aprovechados por intereses internacionales como un peón en un tablero de ajedrez global. Veamos que sucedió:

En abril 23 aliados de Trump en inteligencia militar – Qanon – hicieron referencia a Armenia. Dice: 

“Ahora Creen?” [Poder Ciudadano genuino está apareciendo y creciendo]; – “El mundo está despertando” [la marea anti corrupción y deseo de poder ciudadano esta por todas partes]; – “Coincidencia”? [Todo es espontaneo. Nada fabricado por los “Payasos” del Deep State]; – “Porque fue mencionado específicamente Armenia recientemente?”; – “Los Payasos” están perdiendo control” [Creyeron que podían crear una base de operaciones como en Corea del Norte y Siria, pero fracasaron]; – “Igual que Corea del Norte han sido liberados; tenemos nuestros activos y agentes allí.”

Lejos de crear una crisis con Rusia, fue, al contrario. Ni alarmado estaban. Moscú siempre respaldaba a los gobiernos anteriores de Sargsyan, y acusaban a Soros y los EE.UU. de provocar a Rusia en Armenia, pero esta vez se Vladimir Putin se mantuvo callado y neutral mientras miles de estudiantes, jubilados, sacerdotes y finalmente SOLDADOS cantaban durante 11 días sin parar: «¡Rechaza a Serzh!» (su versión de “Fuera JOH”), lema inventado originalmente por una oposición carismática líder y miembro del parlamento, Nikol Pashinian.

Vladimir Putin dijo a Karen Karapetyan, primera ministra interino de Armenia, que una crisis política en su país debería resolverse solo por medios legales.  Putin le dio el consejo en una llamada telefónica.

La ciudadanía junta con los soldados que pusieron patria primero y demostraron que se sienten CIUDADANOS no peones de los líderes políticos y están al servicio del verdadero soberano – la CIUDADANIA. No un general, un partido político, un presidente tirano, etc. Se besaron, abrazaron y bailaron en las calles para celebrar el final de su gobierno.

Normalmente crítica con las protestas antigubernamentales, la ministra de Asuntos Exteriores rusa, Maria Zakharova, elogió la unidad del pueblo armenio en una situación difícil: «¡Armenia, Rusia siempre está contigo!», Escribió Zakharova en Facebook.

Igual que en Siria, Putin y Trump montaron otra operación contra el Cabal en Armenia. Trump y su equipo Qanon indicaron que el siguiente pez es Irán, y Armenia y Siria son parte de ese camino. No es casualidad que mientras sucedía lo ocurrido en Armenia, Emanuel Macron, Presidente de Francia estaba tratando de convencer a Trump a no deshacer del convenio nuclear con Irán.

Sargsyan dijo que se apegará a las demandas de los manifestantes y dijo.

«[El líder de la oposición] Nikol Pashinyan tenía razón. Estaba equivocado. Esta situación requiere soluciones, pero no participaré en ellas. Dejo el cargo de primer ministro de este país. El movimiento en las calles va contra mi puesto. Cumpliré con su reclamo».

Pashinyan y la ciudadanía piden al Congreso Armenio tiene derecho a nominar candidatos para primer ministro dentro de una semana. Hasta entonces, se formará un gobierno interino (que ya está en función), luego harán elecciones parlamentarias extraordinarias (o sea nuevas elecciones).

En pocas palabras, cambiar TODOS los políticos y limpiar el sistema 100%. Nada sirve cortar la cabeza, si el resto sigue intacto.

Los Globalistas han tratado de minimizar el impacto de su derrota en Armenia. El titular del medio “Foreign Policy” lo dice todo.

La renuncia forzada de Serzh Sargsyan es menos una historia de armenios que repudian a Putin (ellos mismos dicen que nada que ver con Rusia) y más una historia de armenios cansados de un líder que atropella a su sistema político.

El éxito de estas protestas se debió a dos factores principales: la alianza política popular bajo el líder de la oposición Nikol Pashinyan y, más tarde, la unión de los militares de las protestas.

Ciudadanos hondureños, los líderes de la “Oposición” Luis Zelaya, Manuel Zelaya y Salvador Nasralla, y las FF: AA.s pueden aprender de Nicaragua y Armenia. Especialmente las Fuerzas Armadas. Es una indicación de cuántas personas en Armenia se han dado cuenta de que tenían el poder de afectar el cambio en un sistema que era ampliamente considerado como corrupto.

Todavía hay mucho por lograr y muchos países siguen siendo controlados por déspotas, dictadores y regímenes autoritarios malvados impuestos y leales por el Cabal, pero uno por uno, serán liberados. Espero que Honduras sea uno de ellos y mi pronóstico sobre JOH se cumpla.

3 comentarios en “Poder Ciudadano y la Tormenta que viene. ¿Es posible acá o sueños de desesperados?

  • el abril 30, 2018 a las 1:39 pm
    Permalink

    NO MI AMIGO, ESCRIBA Y DESARROLLE UN SOLO PUNTO EN UN ENSAYO, NO TRATE DE SER ABARCANTE PORQUE TERMINARA CONFUNDIDO Y CONFUNDIENDO AL AMABLE LECTOR.

    Respuesta
    • el abril 30, 2018 a las 5:10 pm
      Permalink

      Es obvio que tu nivel de comprension de lectura es pobre. Su columna fue bien explicado si estas al dia con lectura y noticias.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.