Actualidad|Noticias Destacadas

Plebiscito y referéndum, mecanismos de consulta popular que siguen marginados en Honduras

Plebiscito y referéndum en Honduras

Compartir

Tegucigalpa.- Tanto el plebiscito como el referendo son un mecanismo legal que permite la participación ciudadana directa en temas de transcendencia, sin embargo, en Honduras la única vez que se intentó impulsar una consulta el presidente de la nación fue defenestrado del cargo mediante un golpe de Estado.

Mediante Decreto Legislativo 3-2006, el Congreso Nacional que presidía Roberto Micheletti creó la Ley de Participación Ciudadana en el que se contempló las figuras de plebiscito y referéndum como mecanismos de consulta popular.

El entonces presidente de la nación, José Manuel Zelaya Rosales, mediante un plebiscito convocó, para el 28 de junio de 2009, a una consulta popular denominada “Cuarta Urna” con la finalidad de preguntarle a la ciudadanía si estaba de acuerdo o no en la instalación de una urna más en las elecciones generales de ese mismo año en la que se determinaría si se aprobaba una Asamblea Nacional Constituyente.

Noticia relacionada Gobierno aumenta 400 millones de lempiras en presupuesto del CNE para organizar consultas populares

Cinco días antes de la consulta, el Congreso aprobó, a través de Decreto Legislativo 135-2009, la Ley Especial que Regula el Plebiscito y el Referendo por lo que calificaron de inconstitucional la consulta que pretendía impulsar Zelaya quien continúo con sus acciones siendo derrocado por militares al tiempo que Micheletti asumió la presidencia de manera de facto.

Tras el golpe de Estado, se llevaron a cabo las elecciones y el Congreso Nacional, esta vez al mando de Juan Orlando Hernández, quien enfrenta un juicio en Estados Unidos por narcotráfico, aprobó el Decreto Legislativo 120-2012 contentivo de la Ley de Mecanismo de Participación Ciudadana siempre con las figuras del referendo y el plebiscito.

Pese que se puso fin con gobiernos militares y entró en vigencia la actual Constitución de la República de 1982 dando paso a la denominada “era democrática” la ciudadanía no es consultada en temas de transcendencia nacional y la normativa que permite su realización está maniatada a la aprobación de la mayoría de los diputados del Congreso.

La normativa vigente establece que tanto el referéndum y el plebiscito pueden ser solicitados por al menos el 2% de los ciudadanos inscritos en el Censo Nacional Electoral, al menos diez diputados del Congreso Nacional y el presidente de la república en resolución de consejo de ministros.

Una vez se conoce la iniciativa en el pleno legislativo, se requiere del respaldo de 86 congresistas de los 128 que conforman el Poder Legislativo siendo las 2/3 partes de los diputados.

Con la asunción al poder de Xiomara Castro, prometió que impulsarán la participación ciudadana a través de consultas implementando una nueva ley al cuestionar que no pueden depender de 86 votos para impulsar las normativas que sean de relevancia nacional.

“El gobierno no va a estar solo y solicito al Congreso Nacional que apruebe la Ley para la Participación Ciudadana para las Consultas, no podemos estar atados que tengamos que obtener 86 votos que sustituyen la voz del pueblo y que no nos permite hacer consultas”, expresó en su toma de posesión el pasado 27 de enero.

Además, con la reforma al Presupuesto General de la República, se incrementó en 400 millones el presupuesto asignado al Consejo Nacional Electoral (CNE) recursos que serán destinados para las consultas populares como lo confirmó el ministro de la presidencia Rodolfo Pastor de María, al equipo de Criterio.hn.

Noticia destacada Juicio político contra Fiscal General y presidente de la Corte podría ser el acabose del Partido Nacional

Sobre el plebiscito se ha hecho referencia para consultar a la población la derogación de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo o el aborto, sin embargo, quedan en declaraciones y no pasan a la realidad.

Para el analista político Edgar Soriano, es importante empoderar a la ciudadanía mediante mecanismos de participación además de jugar como factor determinante para dar mayor gobernabilidad en la nación debido que se aprueban temas sin conocer las valoraciones de los ciudadanos.

De igual manera, la diputada del oficialista Partido Libertad y Refundación (Libre), Silvia Ayala, señaló que muchos congresistas “hablan en nombre del pueblo dentro del hemiciclo sin haberle consultado” por eso considera necesario tener contactos directos con la población que permita conocer cuál es su posicionamiento con respecto a los temas nacionales.

 Cabe señalar que dentro de los estatutos del Partido Libre la máxima apuesta es la instauración de una Asamblea Nacional Constituyente, sin embargo, el coordinador del partido político, Zelaya Rosales asegura que “no hay ambiente” en este momento para la consulta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.