Nueva Ley Electoral manipula el censo, revive figura del fraude y destruye corrientes internas

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa, Honduras.- El dirigente histórico del partido Libertad y Refundación (Libre), Rafael Barahona, se dirigió este martes a las bases de su partido para decirles que les están mintiendo desde el Congreso Nacional e hizo un llamado a los diputados de su propio partido para que no aprueben la nueva Ley Electoral, ya que, a su criterio, derivará en una nueva crisis social.

Barahona, quien compareció en el programa La Plaza -dirigido por la periodista Gilda Silvestrucci- dijo que el dictamen de esta nueva Ley Electoral contiene trampas, primero, en cuanto a la manipulación del censo electoral, y, segundo, en la posibilidad de la eliminación de las corrientes internas de los partidos políticos, lo cual, según él, reduce la democracia.

Nota relacionada Borrador de Ley Electoral no obtuvo mayoría de votos a favor de comisión de dictamen como expresó Mauricio Oliva y Mario Segura

El dirigente cree que eso es peligroso: “Yo entiendo a los cachurecos mentirosos que quieren manipular la verdad a través de esos medios corporativos, pero que el principal partido de oposición se esté prestando a eso yo no lo comprendo. El partido Libre no debe aprobar esta ley porque es un manoseo a al censo electoral”.

“Diputados de Libre, no se presten a aprobar una ley que generará más crisis en el país. Está será una Ley llena de perversidades y trampas. Nos afectará tanto para el proceso primario como generales y se seguirá teniendo al país en una profunda crisis democrática”, expuso Barahona.

Manipulación del censo electoral

En cuanto al primer punto, Barahona explica que “se está realizando la manipulación total del censo, es decir, que todo el esfuerzo económico de todos los que prestaron dinero, cooperantes internacionales, impuestos ciudadanos, por depurar un censo y tener una nueva tarjeta de identidad, todo eso, se corrompe a través de la nueva Ley Electoral.

El dirigente, que leyó varios dictámenes, afirma que el artículo 47 habla de crear nuevamente la figura de los observadores electorales, “una figura que en el pasado siempre sirvió para darle pase a una persona para que pudiera votar en otra mesa en donde no le tocaba. Esta figura se vuelve a habilitar. Además, el censo estará terminado tres meses antes de las elecciones, pero los partidos pueden remitirle al Consejo Nacional Electoral un listado de 18 mil observadores, uno por cada mesa electoral receptora, para que también puedan observar el proceso electoral. Eso quiere decir, que además de los 5 propietarios y suplentes en la mesa receptora, estarán estos otros miles de actores que, aunque el censo esté cerrado, serán habilitados para votar”

“Entonces multiplique el impacto de 18 mil mesas que acreditará cada partido a nivel nacional. Si usted se fija que el Partido Nacional tiene los recursos necesarios para acreditar a los miembros de su partido y por lo menos a otros dos, entonces estamos hablando de un efecto de 50 mil votos duplicados ahí nomás”, sostiene el dirigente de Libre.

Agrega que el artículo 330 del dictamen que se está discutiendo “habilita también de que las personas que no estén en el cuadernillo electoral se puedan anotar en el libro de las mesas de elección, eso les permite votar. Entonces, ¿para qué estamos depurando el censo si a la gente se le permitirá votar donde quiera votar?”.

El que tiene el control del partido podrá decidir si van o no a elecciones internas.

En segundo lugar, en referencia a la eliminación de corrientes internas dentro de los partidos, Barahona cuenta que “hay otros artículos peligrosísimos que le entregan la llave a los principales líderes de los tres principales partidos políticos, que sabemos que son Libre, Nacional y Liberal, para la realización de las elecciones primarias en sus instituciones”.

“Estamos hablando de los tres partidos políticos grandes. ¿Por qué les entregan la llave? Con esta nueva ley, si el movimiento oficialista se siente cómodo como está, sencillamente no va a inscribir su movimiento para las internas. Y si únicamente una corriente alterna al oficialismo se inscribe, entonces los del oficialismo podrán decidir no competir. En ese caso, la ley manda, cuando solo hay un movimiento, a irse en asamblea para escoger a los candidatos. Y en ese caso, el oficialismo tiene a toda la estructura de su parte por lo que eliminaría a las corrientes internas”, explica Barahona.

Barahona, quien es el coordinador de campaña del movimiento Somos Más que encabeza Wilfredo Méndez por el partido Libre, dice que “van a dejar burladas a 40 mil personas si el oficialismo de Libre dice: no, yo no me inscribo”.

El dirigente explica que Libre tiene 600 delegados a nivel nacional y que en su gran mayoría forman parte del oficialismo.

Agrega que eso mismo se daría en el interior del Partido Nacional y el Partido Liberal. Con la nueva Ley Electoral quien tenga la autoridad dentro de su partido puede escoger a sus autoridades en una simple asamblea y nombrarlos de dedo.

“Aquella perorata que nos decían los diputados de Libre de que iríamos a elecciones con un nuevo censo, eso no va en esta ley, eso lo debe saber la base de nuestro partido. Los que están de vocero de esta nueva ley nos están engañando. Se viene una profunda crisis en el país. Esto es una manipulación legal del censo”, concluye el político.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.