Noticias pascuales desde Tierra Santa y la Nueva Inglaterra

Alianza

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

 

                                      a Juan, Getefe y otros creyentes gnósticos

Saturando nuestros sentidos, todos los canales nos han bombardeado durante la semana previa con cientos de horas de propaganda sobre, ¡la gesta heroica de Juan Guasón contra el narcotráfico! (El pueblo paga y el que quiere se engaña). Al final del día, aunque falta la música para casi una liturgia, el mandatario se pone frente al podio -que ha usurpado- de la Presidencia y delante de las banderas, con traje oscuro formal, escudo en la solapa, se dirige, con su sonsonete de víctima, a sus amigos y correligionarios. Agradece tiernamente su solidaridad, dice que es muy duro. Ha sido traicionado. Pero va a seguir amándolos hasta ¿el último día de su gobierno? En el Sanedrín, los sumos sacerdotes del Templo, pretendidamente eterno, deliberan prender a Jesús. Le ponen trampas políticas que el carpintero sortea fácilmente. Y, pues su ley no les da el poder de matar, se proponen entregarlo al gobernador del César, acusándolo de sedición, de traición a Roma, porque se hace llamar rey de los judíos. Y usurpar el título amerita una muerte infamante. ¿No? ¡Traicionan a su nación para eliminar al libertador! La Fe ¿lo exige? El Martes Santo es día para conmemorar traiciones. Oliva se toma un Martini seco con una aceituna. Viendo la escena de lejos, los traicionados Cachiro, Arnulfo y Ardón… ríen mejor.

En la Corte del Octavo Distrito de Nueva York, donde ayer se ordenó la intervención de sus bienes por la suma de más de $138.5 millones de dólares, después de haber leído la carta de su madre, suplicando clemencia y 200 mil epístolas más, exigiendo justicia, después de innumerables demoras, para arrastrar el momento solemne, justo hasta este Martes Santo, y luego de haber escuchado el barroco argumento de la defensa (presentando al reo como víctima de una conspiración, para provocar un cambio de régimen), el severo Juez Castel sentenció, por fin, a Tony Hernández, a la más cruel de las penas: pasar su vida en la cárcel. (Un hombre que ha pasado un año en la cárcel, no cree en jaulas para las bestias, decía el gran Ezra Pound). Entre chusco y bufo, Tony pudiera emular al Nazareno -al revés- ¿dando la vida por las de sus hermanos? Pero es un chocarrero insolente.

Aquí no hay barra, pero el Colegio de Abogados ¿podría anularle la membresía al abogado Juan Antonio H, que le espeta un insulto al Juez Castel diciendo: yo también soy abogado, ¿frase que deviene título de un nuevo narcocorrido? ¡Habrase visto! Muestra escasa conciencia de su situación y cero arrepentimientos. A último momento, con el propósito de exigir que se detuviera la sentencia, recurre a la treta del ridículo, implorar que él no estaba preparado, que no conocía a su abogado defensor, que el juez (¡pícaro!) estaba torciendo el proceso. Y consiguió que, recordando a Drácula y al Chapo, Su Señoría recapacitara y le diera ¡30 años más de cárcel después de morir preso! ¿Qué no se lo podrán llevar al camposanto antes de que se cumpla ese rigor? ¿Dónde esta Dady Trump? ¿Dónde disimula James Nealon una lagrima? Welsy y Ebal lloran frente al muro de Casa Presidencial.

¿Y ahora? En Japón florecen precozmente los cerezos y en Tierra Santa, igual que en Nueva Inglaterra, ha comenzado la primavera, estación de la flor y la siembra. Los prados antes yermos frente a los grises muros antiguos de la gran ciudad, se pueblan de amapolas, que son como las gotas de sangre que salpica el látigo en la espalda del mártir. Quien -para florecer- debe ser sembrado dicen los lencas. Luego de un largo periplo en el Desierto, Jesús el Nazareno, seguido de una docena de desarrapados pescadores ebrios de ilusiones, ha llegado ante esos muros. Ha visto el Templo a lo lejos y reflexionado sobre su destrucción, no lejana. Lo que más firme parece sobre el suelo rocoso, será derruido. La misma Roma morderá el polvo bajo los cascos de los bárbaros.

Antier domingo ha entrado Jesús a la Santa Jerusalén, montado en un asno cabizbajo, humilde, aclamado por una plebe que admira sus extraños milagros, y que pone palmas y ramas en su camino. Instruye a sus amigos para que busquen un lugar en donde celebrar juntos La Pascua, la fiesta del vino y el matzo (el pan sin levadura) y el cordero, cuya sangre servirá para salvar a los primogénitos de la peste y de Juan el faraón. Para celebrar el Paso, la liberación de su pueblo peregrino. La apoteosis, de hombre a Dios. En la fiesta, y mientras comparte el pan y el vino, Jesús anuncia a sus discípulos, que va a pasar y que (ellos) lo van a traicionar. Yo no conozco a ese hombre dirán, cuando me vean amarrado al poste. Judas negocia las treinta monedas de plata por el beso con que mostrará su gran amor, y señalará a su maestro, para entregarlo al patíbulo antes de ahorcarse. Difícil ser profeta.

¿Será política? En Foggy Bottom, el gobierno de EUA, obligado por su Parlamento o de compadre hablado, publicará en unos días ¿para junio? una lista con los nombres de los corruptos, los mentados o designados también se dice, desvisados (es decir, descastados), que -por ese solo hecho- se convertirán en parias, habrán perdido no solo sus visas, sino también amigos, con quien nadie podrá hacer negocios sin riesgo de que lo tomen por secuaz ni salir en pagina de Sociales. Los falsos profetas se anticipan a hacer sus listas fake. ¿Elaboraré la mía propia, por deporte?

En Tegucigalpa, los jueces alquilados del régimen mantienen presos a los defensores de los recursos comunitarios, de repente protegiéndolos sin proponérselo, porque a los que andan libres los matan los sicarios. Esa misma judicatura que nunca supo nada de Tony se rehúsa a extraditar a los solicitados testigos del crimen presidencial y suelta a Barrabás, a los pandoros y a los sicarios de los ricos, persigue a María Luisa Borjas y ordena su detención, por el crimen improbable de haber leído en público y en voz alta, un documento del que no era autora, y que ofendió el amor propio de un banquero, por lo demás notorio y vinculado a concesiones dudosas. (Joder, este país, onde la banca, luego de que le vedaran lavar, por fin entendió la imposibilidad de crecer y prosperar al servicio de una población depauperada, sin ahorro y prefiere crecer a base de fideicomisos y financiar concesiones). Quizás imprudente, pero que no merece el encarcelamiento de una dama amenazada por los delincuentes, porque los oficiales honestos, ahí se le cuadran todavía en la calle. ¡Veremos qué hace en Viera, Pilatos de quien además Borjas es informante protegida! ¿Se lavará las manos? Porque se equivocan los jueces que creen que son los que dan el fallo final. Y que pongan sus visas en remojo.

En una sala de audiencias del Senado, en Washington DC., el Senador Tim Kaine entrevista a cobardísimo, infame del secretario de la OEA, Almagro. No le enrostra la traición que le hizo a Honduras para quedar bien con Trump, solo le señala, que porque Trump impuso a JOH, quien complacía, obsequioso, sus caprichos, después de un fraude electoral certificado, el pueblo de Honduras, había tenido que pagar el precio de una dictadura corrupta e incapaz, por cuya causa, decenas de miles de compatriotas abandonaban su tierra para buscar alguna salida, en los muros ribereños del Imperio, y los EUA se habían visto obligados a contemporizar con un mafioso. No soy Yo, JOH, que solo leo en voz alta. Quien lo dice, es Tim Kaine, graduado de la Escuela de Leyes de Harvard. Hombre de ya afianzado prestigio, y muy querido, que conoce Honduras, porque fue misionero de joven aquí en el vecindario, y hasta el día de hoy proclama que aquí fue donde aprendió que lo que había que hacer era darle oportunidades de trabajo a los jóvenes, antes aplaudido alcalde de su ciudad, Richmond, y luego Gobernador, de su Estado, Virginia, y finalmente, Senador de los Estados Unidos de América. Acúsalo a él, ahí, con Chinchilla, ¡a ver qué sale!

En el Consejo Nacional Electoral todavía no detectan ningún fraude. Se validan las actas en que los aspirantes exitosísimos, sacaron más votos de los posibles en cada mesa. Los incircuncisos coordinadores han consumado su traición a la democracia, y parece consolidarse el fraude de noviembre. La ruta electoral asciende al páramo del gólgota. Ahí puedo ver, ya colgados, a los muy mentados personajes de esta tragicomedia. Pero no se preocupen, mis lectores, dicen que el mafufo soy yo, ellos sí, ¡alguien al menos, entiende!

Martes Santo, 30 de marzo, El Carmen, San Pedro Sula.

2 comentarios sobre “Noticias pascuales desde Tierra Santa y la Nueva Inglaterra

  • el marzo 31, 2021 a las 4:22 pm
    Permalink

    Yo voy a dejar de leerlo porque me quiebra el seso y eso es porque Ud. habla varios idiomas y ahi es donde la mata: no domina ninguno.

    Respuesta
  • el marzo 31, 2021 a las 3:11 pm
    Permalink

    Nada mejor atinado mi querido amigo!!. Ya quisiera yo tener un ápice de su inteligencia y acertada critica!!!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.