Actualidad|Noticias Destacadas

Muerte de dos jóvenes de la Anapo no puede quedar en impunidad

Presentarán denuncia internacional contra el Estado de Honduras

Compartir

Por: Luis Escalante

Ilustración: Guillermo Burgos

Tegucigalpa.- Jairo Josué Martínez y Ronal Javier Coello eran dos jóvenes profesionales hondureños que buscaban convertirse en oficiales en la Academia Nacional de Policía (Anapo), pero que, entre el 11 y el 12 de septiembre, fallecieron por causas todavía desconocidas. La Secretaría de Seguridad busca lavarse las manos y los familiares anhelan conocer qué fue lo que sucedió

A través de un comunicado publicado el 12 de septiembre, la Secretaría de Seguridad insinuó que ambos jóvenes pudieron haber ingerido bebidas energéticas previo a la realización de un entrenamiento, sin embargo, fueron otros doce aspirantes a oficiales los que ingresaron con daños de salud, según informaron fuentes del Hospital Roberto Suazo Córdova, en Comayagua, donde también fueron atendidos Martínez y Coello.

La tarde del domingo, cuando extraoficialmente se conoció la información relacionada con los hechos, se indicó que los aspirantes habían sido sometidos a una «prueba de humo», que no es otra cosa más que enfrentar a seres humanos a gases lacrimógenos, una práctica antitransparente que se realiza durante entrenamientos de iniciación en la institución policial.

A pesar de ello, Seguridad insistió en que el «gas lacrimógeno es de uso exclusivo en entrenamientos antimotines, para aprender a cómo colocarse la máscara antigás y no desesperarse en momentos de control de disturbios civiles». 

Las autoridades de esa secretaría de Estado indicaron que Jairo Josué Martínez y Ronal Javier Coello, después de que iniciaron un ejercicio de entrenamiento en una pista de atletismo ubicada en las instalaciones de la Anapo, en La Paz, centro de Honduras, «se sintieron mal de salud, por lo que fueron trasladados a centros asistenciales. Posteriormente, se recibió información de que habían fallecido». 

Aún con la versión oficial, son dos las familias que exigen respuestas ante el misterioso deceso de sus integrantes. El padre de Martínez, un joven de 24 años que recientemente se había graduado de informática administrativa pero que ante la falta de oportunidad laboral buscaba convertirse en oficial de la Policía, aseguró a medios locales que su hijo presentaba un golpe en la parte frontal de la cabeza.

«Deben ver que estos jóvenes traen golpes en la cabeza (…) en la parte superior, en la frontal. El Ministerio Público debe analizar esto», dijo Leonardo Martínez.

ENTRENAMIENTOS CON SESGO MILITAR

Mirna Flores es investigadora en seguridad en el Centro de Estudios para la Democracia (Cespad) y trabaja de cerca con aspirantes a policías. Desde su experiencia, aunque aun no se puede opinar acerca de las causas de ambos decesos, el problema radica en que a estas personas se les somete a entrenamientos de tipo militar.

«Hay un enorme sesgo militar en estos entrenamientos. Con o sin reforma policial, ese tipo de educación casi militar ha estado presente en la Policía todo el tiempo», lamentó en entrevista con Criterio.hn.

Asimismo, explicó que en los procesos de iniciación de la Policía se cometen múltiples abusos a los derechos humanos, entre ellos la llamada «prueba de humo».

«Cuando estas personas enfrentan estos procesos de iniciación, se les somete a abusivos ejercicios físicos. Son prácticas demasiado jerárquicas y poco transparentes que la Policía conserva», añadió.

Lea: Extorsión se extiende a territorios donde se concentran proyectos extractivistas

Flores también enfatizó en que se debe realizar una investigación que determine qué fue lo que ocurrió. «Fueron dos personas las que murieron, no solo una, y además hay varios lesionados».

Al mismo tiempo, extenuó que las investigaciones las deben acompañar organismos defensores de derechos humanos, «porque así se evitará la coacción «.

La Secretaría anunció que la Fiscalía Especial de Delitos contra la Vida, del Ministerio Público, ejercería las acciones de investigación, al igual que la Inspectoría General de la Policía Nacionals y la Dirección de Asuntos Disciplinarios Policiales.

«En caso de que resultara que hubo instructores u otras autoridades involucradas, y que no se proceda contra ellos, el Estado deberá ser sancionado por omisión. Aunque aun no podemos adelantarnos, sí hay indicios de que se cometieron abusos, y eso deberá ser esclarecido», finalizó Flores.

Las autoridades de Seguridad anunciaron el lunes la suspensión de su cargo del director de la Anapo, Marlon Vásquez Palma, con fines de investigación.

PERSONAS SIN LAS CONDICIONES NECESARIAS

El comisionado de la Policía Nacional en condición de retiro, Leandro Osorio, indicó que, de momento, es importante confiar en las investigaciones que anunció la Secretaría de Seguridad, pero que habrá que tomar las medidas necesarias si se halla responsabilidad por parte de los instructores o del director de la Anapo.

Mencionó que, si la versión oficial resulta ser verdadera, habrá que investigar que a la Anapo últimamente ingresan personas que no cumplen con las pruebas físicas y de confianza que se imponen con fines de admisión.

«Hay denuncias de que muchas personas están ingresando a la Anapo sin cumplir requisitos, más bien de dedo, qué pasa si estas personas cuentan con alguna patología o con problemas de resistencia física», se cuestionó Osorio en conversación con Criterio.hn.

De su interés: Religiosos se oponen a la aprobación de la Píldora Anticonceptiva de Emergencia (PAE)

Además, explicó que lo que se realizó el 11 de septiembre, día en que murieron los dos jóvenes, lo que se realizaba era una ceremonia de bienvenida, por lo que las pruebas físicas, de mayor peso, tuvieron que haber sido realizadas desde antes.

«Pero si, por el contrario, se comprueba que hubo funcionarios de la Policía involucrados en estas muertes, sin dudas habrá que proceder legalmente contra ellos», declaró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.