Marlon Escoto

Marlon Escoto, el académico, que cobijado por la corrupción quiere ser presidente

Compartir

Tegucigalpa. –Considerado por afines al Partido Nacional como uno de los mejores secretarios de educación y por la dirigencia magisterial y sectores estudiantiles de ser su verdugo al ser promotor de la Ley Fundamental de Educación, que dio paso a un plan privatizador de la educación.

También lea: Alfonso Díaz Narváez, el presidenciable más joven del partido que se plegó al Partido Nacional

Al fungir como rector de la Universidad Nacional de Agricultura trascendieron varios actos de corrupción que en la actualidad están vigentes y ni eso es un impedimento para convertirse en candidato presidencial bajo un partido nuevo que podría estar condenado a desaparecer.

Marlon Oniel Escoto Valerio, nació en el municipio de San Matías, departamento de El Paraíso, en la zona oriental de Honduras, un 17 de julio de 1976. Hijo de Danilo Escoto Blandón y Mirtila Valerio Castellanos, quienes procrearon siete hijos.

Creció en un pueblo donde desde niño aprendió la tarea de la agricultura. Sus estudios primarios los realizó en la escuela Miguel Paz Barahona en su localidad y sus estudios de secundaria en el Instituto Departamental de Oriente, en la ciudad de Danlí, en el que logró graduarse de bachiller.

Logró una beca, en 1994, en la Universidad Nacional de Agricultura (UNA), antes Escuela Nacional de Agricultura (ENA), ubicada en el municipio de Catacamas, en el vasto departamento de Olancho, en la que obtuvo el título de ingeniero agrónomo. También logró un diplomado de formación pedagógica en educación superior en la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM).

Para 1999, logró adquirir una maestría de asentamientos humanos y medio ambiente en la Universidad Católica de Chile. Posteriormente, obtuvo un doctorado en ciencias ambientales de la Universidad de Granada en España. En 2016 se casó con Ariana Erazo con quien tiene tres hijos.

SU ESCALADA A RECTOR Y SECRETARIO DE EDUCACIÓN

Luego de recibir su título universitario de la UNA, fue contratado como catedrático y a los 23 años ascendió a jefe de departamento. Para mediados de 2007 fue nombrado rector de la UNA, cargo desde el cual fustigó el golpe de Estado de 2009 que defenestró al entonces presidente Manuel Zelaya Rosales, de hecho, él mismo se declaró ser parte de la resistencia y se unió a las protestas en las calles para exigir el retorna al poder de Zelaya Rosales.

Luego, en 2013, dejó la rectoría de la UNA y pasó formar parte del gabinete del gobierno de Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), sindicado por los Estados Unidos de corrupción y vínculos con la narcoactividad, fue investido como secretario de educación y ratificado en el cargo en el primer periodo de gobierno de Juan Hernández, señalado en tribunales de justicia estadounidense por lazos directos con el narcotráfico. Escoto dejó el cargo en 2017.

Aunque en su administración resalta el cumplimento de los 200 días de clases, también fue promotor de la Ley Fundamental de Educación que detonó con fuertes protestas de estudiantes y docentes y que repercutió para la crisis en 2018 con la lucha de la Plataforma en Defensa de la Salud y Educación en Honduras por evitar la privatización de ambos sectores sociales.

Estoco fue nombrado por Hernández en 2017 designado presidencial del cambio climático, cargo que ostenta hasta el momento.

LAS DENUNCINAS EN SU CONTRA Y LA CORRUPCIÓN EN SU ADMINISTRACIÓN 

En noviembre de 2019, Escoto fue acusado por la Fiscalía Especial de Etnias y Patrimonio Cultural por supuestos delitos de usurpación de tierras y daños agravados contra la comunidad indígena Pech, en el sector de Culuco, municipio de Dulce Nombre de Culmí, Olancho.

Según la acusación de la fiscalía, en julio de 2013 el Instituto Nacional de Conservación Forestal y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre (ICF), otorgó un título de propiedad a favor de la tribu indígena Pech de Culuco, parte de la Biósfera del Río Plátano, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

En mayo de 2019, la Federación de Tribus Pech de Honduras (Fetriph) interpuso la denuncia contra Escoto por apropiarse de 405 manzanas de tierra pertenecientes a la comunidad en las que cercó y realizó quemas para sembrar semillas de pasto mejorado sin que hasta la fecha el caso tenga avances.

En febrero de 2017, la fiscalía hondureña sindicó a Escoto junto a 18 personas, todos miembros del Consejo Directivo de la Universidad Nacional de Agricultura, entre los periodos 2010-2013 y 2013-2016,  por el desvío de más de 164 millones de lempiras incrementados en pagos salariales y arancelarios repartidos a 82 miembros directivos sin ningún respaldo financiero.

Además, el entonces apoderado legal de Escoto denunció que este presentó una demanda en contra de la UNA, junto a 93 docentes, quien los contrató para que le favorecieran con su voto, pero estos, posteriormente interpusieron una demanda por la supuesta deuda acumulada en el pago de salarios no percibidos desde enero de 2009 a mayo de 2011.

También lea: Kelin Pérez, la joven comerciante que pretender evitar la extinción del FAPER

SU ASPIRACIÓN POR LA SILLA PRESIDENCIAL

Quizás como un blindaje ante avances en los casos de corrupción atribuidos en su contra, Escoto busca ser electo presidente de Honduras siendo el candidato del reciente instaurado Partido Todos Somos Honduras que fundó el congresista Enrique Yllescas, electo en 2017 bajo el Partido Alianza Patriótica Hondureña.

No obstante, en octubre de 2020, Escoto había sido ungido candidato presidencial de la fracasada coalición política Creciendo por el Cambio que en su momento fue integrado por los partidos minoritarios: Unificación Democrática (UD), Democracia Cristiana (DC), Rescatemos Honduras y el movimiento político del Partido Nacional, liderado por el expresidente Porfirio Lobo Sosa, Todos por el cambio.

Al final la coalición de minoritarios se diluyó y Escoto aceptó la candidatura presidencial del partido Todos Somos Honduras, institución que surgió en noviembre de 2020 y podría extinguirse si no logra que uno de sus candidatos a diputados o alcaldes sea electo en las votaciones de noviembre, como lo establece la Ley Electoral y de las Organizaciones Política en su articulado 148.

SUS PROPUESTAS

En caso de ser electo presidente, Escoto gira su plan de gobierno en cinco puntos estratégicos que son: el desarrollo económico sostenible, apostarle a luchar contra el cambio climático, desarrollo social, protección a grupos en condición de vulnerabilidad.

Asimismo, reformar los sistemas político electoral, de justicia de Honduras y combatir los altos índices de corrupción e impunidad, sin embargo, Escoto solo refleja propuestas y no un plan que detalle la manera en la que cumplirá su “plan de gobierno”.

También enfoca su estrategia en el retorno a clases, aumentar el presupuesto al sector salud, educación y seguridad, desarrollar gobiernos comunitarios y promover el arte, la cultura y del deporte.

Sobre las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), es del criterio que los regímenes promovidos por el gobierno de Hernández deben ser eliminados y buscar otras fuentes de inversión extranjera.

Pese a tener acusaciones por corrupción que aún están vigentes, Escoto se ubica en la posición 12 de la papeleta electoral a nivel presidencial y busca convertirse en el onceavo gobernante de Honduras desde el retorno a la democracia en 1982 cuando se extinguieron los gobiernos militares, aunque no su poder para derrocar gobiernos como en 2009 cuando defenestraron a Manuel Zelaya Rosales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.