Alfonso Díaz Narváez

Alfonso Díaz Narváez, el presidenciable más joven del partido que se plegó al Partido Nacional

Compartir

Tegucigalpa. –Es el candidato presidencial más joven, a sus 39 años, aspira por segunda ocasión en convertirse en el presidente de Honduras bajo un partido político que ha sido cuestionado de plegarse a los intereses partidarios del oficialista Partido Nacional y no a los intereses de nación.

También lea: Presidenciables quedan en deuda con sus cacareados planes de gobierno

José Alfonso Díaz Narváez, nació un 16 de agosto de 1982 en la ciudad de El Progreso, departamento de Yoro. Es el mayor de cuatro hermanos que procrearon su padre Alfonso Díaz Murillo, trabajador de la construcción y, su madre, Ofelia Narváez Flores, ama de casa.

Creció en un hogar de clase media en la ciudad conocida como “la perla del Ulúa” porque por el municipio de El Progreso cruzan las aguas del poderoso río Ulúa, uno de los más importantes del norte de Honduras que en la década de los 30 y 50 sirvió para trasladar madera.

Sus estudios de educación primaria los cursó en la Escuela Doctor Ramón Rosa, del barrio Pénjamo. Su educación secundaria la realizó en el Instituto Perla del Ulúa donde cursó el ciclo común y obtuvo el título de bachiller en ciencias y letras. Fue dirigente estudiantil en la Federación Nacional de Estudiantes de Secundaria de Honduras (Fenaesh).

Logró graduarse de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) como ingeniero civil y también de licenciado en economía. Tiene un diplomado en formación pedagógica en educación superior de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM).

SU ASCENCIÓN EN LA UD

El Partido Unificación Democrática (UD) se fundó un 29 de septiembre de 1992 bajo el decreto 189-1993 tras la culminación de la guerra fría que les permitió a las guerrillas centroamericanas lograr tener un estatus de partidos políticos.

Pese a ser instituido un partido socialista, la actualidad refleja todo lo contrario al plegarse a los intereses de los partidos políticos tradicionales de Honduras, el Partido Nacional y el Partido Liberal, que siempre han gobernado en el país.

Narváez se unió a las filas de la UD desde la universidad siendo dirigente estudiantil de la Fuerza Universitaria Revolucionaria (FUR), para los años 2007 a 2012. Cabe indicar que la organización estudiantil fue señalada por el entonces Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) de ser financiados por la UD e inclusive del Partido Nacional para confrontar a los estudiantes en la crisis que vivió la máxima casa de estudios en la administración de Julieta Castellanos.

Saltó de la FUR a ser el presidente de la Junta Directiva Municipal de Tegucigalpa de la UD en el año 2012 a 2013. También, fue subcoordinador de capacitación electoral en 2013 y presidente departamental de Francisco Morazán en 2014. Para el año 2015, fue electo vicepresidente de la Junta Directiva.

SU ASPIRACIÓN PRESIDENCIAL

Para el proceso electoral de 2017, Narváez es ungido presidente de la UD, cargo que ostenta en la actualidad, al tiempo que se convirtió en el candidato presidencial en las elecciones generales logrando obtener solo 4,633 votos lo que representó el 0,14% del total, según datos del extinto Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Pese a que las estadísticas indican que no tienen opción de ganar las elecciones, la apuesta de estos partidos minoritarios se erige en la deuda política que, según informes del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), para las elecciones de 2013 la UD recibió en dicho concepto 5, 954,553 lempiras mientras que para el proceso electoral de 2017 se embolsó 9, 173,173.

Narváez de nuevo es la pieza presidencial de la UD para las elecciones generales del 28 de noviembre siendo la segunda ocasión que aspira en convertirse presidente.

También lea: David Chávez, el nuevo cacique del Partido Nacional que va por la alcaldía de la capital

SUS PROPUESTAS DE GOBIERNO

Con simplemente propuestas más que un plan verdadero de gobierno, Narváez plantea diversificar la endeble economía hondureña reorientando los recursos estatales a sectores prioritarios como ser: salud, educación, seguridad e infraestructura.

Narváez promete mejorar la calidad en los centros de salud y los hospitales públicos, sin embargo, no detalla su manera o forma de cómo lo hará. También plantea revisar el Presupuesto General, reducir trámites burocráticos, pago de servicios ambientales.

De igual manera, retornar a clases presenciales, lograr acuerdos políticos y sociales mediante la implementación de un diálogo nacional, no obstante, no se ha pronunciado sobre las Ciudades Modelo disfrazadas como Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) promovidas por el gobierno de Juan Hernández y peor aún la manera de cómo combatirá la corrupción e impunidad.

La UD se ha mantenido a flote en la vida política nacional logrando incorporar un congresista en el Poder Legislativo que ha jugado un papel en respaldo a las posturas partidarias del Partido Nacional. Su actual diputado, el médico Mario Noé Villafranca, ha sido el reflejo, sin embargo, regresó a las filas del Partido Liberal y abandonó a la UD que pende de un hilo en desaparecer en las próximas elecciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.